Etiqueta: TICs

El Ayuntamiento de Cartagena acerca la gestión del Urbanismo a los hogares de la ciudad

sistel_logo_blogImplanta una solución que mejora la comunicación y las tramitaciones urbanísticas al ciudadano.

El proyecto tecnológico, realizado por Sistel, socio del Círculo, con las soluciones de NetApp, está destinado a modernizar el área de Urbanismo del consistorio.

 

El área de Urbanismo del Ayuntamiento de Cartagena acomete la digitalización y tramitación electrónica de todos sus expedientes, para que el ciudadano pueda consultar vía web, sin tener que salir de casa, el estado de los expedientes en los que esté involucrado, e incluso realizar algunos trámites.

Para conseguirlo se puso en marcha un proyecto tecnológico de almacenamiento implantado y diseñado por la compañía levantina Sistel, la cual ha ofrecido una solución completa que garantiza al Ayuntamiento de Cartagena la mejora de su comunicación y coordinación entre sus distintos departamentos. Sistel ha aportado la tecnología de NetApp para desarrollar un nuevo sistema de almacenamiento específico y satisfacer las demandas de crecimiento y modernización del organismo público.

Señalar que para llevar a cabo la actualización, se buscó un fabricante de primer nivel con el objetivo de dar un salto de calidad, realizando una inversión sólida a largo plazo, y así mejorar el rendimiento, consolidar la capacidad de almacenamiento y obtener facilidades para crecer tanto horizontal como verticalmente.

El principal objetivo a la hora de poner en marcha el proyecto era adquirir un entorno de gran fiabilidad y altas prestaciones en el que descansasen la virtualización de los servidores, las bases de datos, los datastores y las copias de seguridad.

Según Leandro Carrión Romero, Jefe del Departamento de Nuevas Tecnologías de la Dirección General de Urbanismo del Ayuntamiento de Cartagena, “la principal ventaja que hemos obtenido con esta instalación ha sido la integración de los diferentes departamentos de Urbanismo en una sola infraestructura, mejorando la comunicación y el trabajo entre los miembros”.

Otros importantes beneficios han sido la capacidad de compartir datos entre varios equipos de la red sin afectar el rendimiento, un mejor aprovechamiento de los servidores y del almacenamiento, la posibilidad de gestionar toda la infraestructura desde una sola aplicación, y la alta disponibilidad de todos los servicios.

Reflexiones sobre la crisis (y post crisis)

Parece que empezamos a vislumbrar la salida de la crisis. Crisis que, además, llegó casi por sorpresa cuando la deberíamos haber reconocido con la antelación suficiente y tomar medidas que limitaran sus efectos.

Pero la realidad es que durante el verano de 2007 parece que se hubiera hundido el mundo, con el agravante de que costó mucho reconocerlo, lo que agudizó su impacto derivando en una falta de confianza de los mercados en nuestra economía (y en otras muchas economías occidentales), dificultando la fluidez necesaria en las relaciones comerciales, agravada, sin duda, por una fuerte crisis financiera que afectó de manera importante al crédito hacia las empresas.

Pero afortunadamente comienzan a aparecer luces de esperanza.

Sin duda es una situación compleja pero esto no es nuevo ni probablemente cambiará mucho en el futuro salvo en la que espero progresiva solución de esta crisis que arrastramos.

Pero el resto de factores que inciden sobre la situación de las empresas (la globalización, la internacionalización de la economía, la emergencia y rápida extensión de las tecnologías de la información y las comunicaciones) están aquí para quedarse, y esto incorpora tensión competitiva y exige nuevas formas de hacer, nuevas formas de competir y contar con recursos en muchas ocasiones diferentes de los que la empresa posee y que en el pasado le permitieron evolucionar correctamente.

La globalización, por ejemplo, nos ha mostrado muchas cosas, entre ellas que los programas de mejora de eficiencia en nuestras empresas son fundamentales, pero difícilmente llegaremos en bastantes años a poder competir en costes con los países que llamamos emergentes.

La diferenciación –sin olvidar los costes, por supuesto- debería ser una de nuestras apuestas fundamentales, lo que exige alta cualificación y compromiso de la plantilla, así como el fomento de la creatividad y la innovación que nos permitan competir en buenas condiciones con otros actores de, prácticamente, todo el mundo y en cualquier parte del mundo.

Y cuando hablo de cualificación y compromiso me refiero con el futuro de la compañía; de ahí la importancia del reciclaje permanente de todos los trabajadores. Es imprescindible vivir y trabajar con la época en la que estamos, a la vez que nos preparamos para la nueva época, que siempre empieza hoy.

Con los conocimientos y las capacidades del pasado conquistamos el pasado. Ahora toca prepararnos constantemente para alcanzar el futuro que en ocasiones nos parece incluso inconsistente y del que sabemos poco más que será distinto del pasado.

La apuesta por la innovación así como por la internacionalización (si agentes externos vienen aquí, nosotros debemos salir también al exterior. Esto, además, nos puede blindar ante futuras crisis que ocurrirán, aunque no de manera generalizada en todos los países), solos o cooperando con otras empresas, son clave, en mi opinión, para ganar el futuro.

Y esto exige, como también he comentado, cualificación para el futuro y la mayor flexibilidad posible en todos los aspectos de la gestión que permitan a la empresa adaptarse a esas circunstancias cambiantes que ocurren y ocurrirán.

Seguimos teniendo, como sociedad, el problema básico del desempleo. Pero quiero ser optimista. En este punto ya tocamos fondo y a nivel agregado estamos empezando a mejorar, lo que debe consolidarse con medidas que reactiven la economía, que refuercen nuestra imagen como país, que apoyen nuestras fortalezas y que nos sitúen de nuevo como uno de los motores europeos, eso sí, sobre bases más sólidas que en el pasado.

Pero eso exige movilidad de los trabajadores actuales, actualización permanente, estar en condiciones constantes de competir con la generación joven mejor formada de nuestra historia, y que arrastra una tasa de paro insoportable que supera el 50%.

En este punto, quisiera hacer una mención muy breve a la reforma laboral, que yo sí creo que apoya el empleo en tanto que da a la empresa más argumentos ante una crisis para intentar mantener la mayor cantidad de empleo posible, sin recurrir necesariamente al cierre ante dificultades más o menos coyunturales: facilidades para pactar y acometer ERE´s temporales o limitados, y ajustes salariales, van en esa dirección.

Ajustes justificados también en gran medida por la globalización y la consiguiente necesidad de competir con empresas de países emergentes con un impacto del salario mucho menor en sus costes, lo que les permite ofrecer productos a precios más competitivos.

Y aunque estoy convencido de que nuestra apuesta de futuro como país y a nivel de cada empresa en particular debe ser la diferenciación, el precio es un factor que no se puede menospreciar en ningún caso, máxime en tiempos de crisis como los que aún vivimos.

En esta línea, creo que el tejido empresarial tras la crisis será mucho más especializado, con cada empresa focalizada en la parte de la cadena de valor del proceso en la que sea más eficiente, en la que pueda aportar ventajas competitivas, mucho más abierto a colaborar con otras organizaciones con el objetivo de avanzar juntos a través de la cooperación; innovador y, por supuesto, mucho más internacionalizado que nuestras empresas actuales.

Y en cuanto a los empleados, los imagino muy cualificados, activos, comprometidos con la empresa durante su periodo de vinculación a la misma, con disposición para moverse por todo el ámbito de operaciones de la compañía, convencidos de que su valor es su actualización permanente y un tema muy importante, con idiomas, que el mundo va mucho más allá de nuestras fronteras nacionales, las empresas también tienen que ir, y los empleados tienen, al menos, que seguirlas.

El 82 por ciento de las empresas vascas usa las redes sociales como herramienta de marketing e imagen

El presidente de la Cámara de Bilbao, José Ángel Corres, ha destacado que “la competitividad de las empresas también pasa por las TICs, no sólo por la innovación o la internacionalización, como se viene defendiendo en la actual época de crisis.

“Para ser más competitivos, no podemos dar la espalda a la evolución tecnológica. La tecnología debe incorporarse a los procesos de organización, producción y negocio, precisamente para mejorar, innovar y crecer en un contexto en constante cambio”, ha defendido.

Responsables de Telefónica han explicado que las nuevas tecnologías son, para la compañía, la “clave” para “aportar valor e impulsar la innovación en la sociedad, en las empresas y en las Administraciones Públicas”.

A su juicio, las TICs, Internet y las Social Media “se han convertido en la palanca que permitirá transformar el modelo productivo”. según ha dicho, las redes sociales “empiezan a ser muy significativas para el negocio”, ya que, en Euskadi, más del 82 por ciento de las empresas usa las redes sociales en su estrategia de marketing, publicidad e imagen. Además, casi el 75 por cieno de ellas afirma que usa las redes sociales “como canal de información al usuario”.

Según telefónica, en Euskadi destaca “la importante consolidación” experimentada en el uso de las TIC en las empresas de diez o más empleados, ya que el 98 por ciento de estas empresas tiene conexión a Internet.

(Fuente: http://ecodiario.eleconomista.es/interstitial/volver/acierto/espana/noticias/4276668/09/12/el-82-por-ciento-de-las-empresas-vascas-usa-las-redes-sociales-como-herramienta-de-marketing-e-imagen.)