Etiqueta: táctica

Josué Gadea presenta su libro ‘Venta por Valor’, enamora a tu cliente y no bajes los precios

Josué Gadea, consultor, formador especializado en ventas y socio del Círculo de Economía de la Provincia de Alicante, presenta el próximo 29 de junio, a las 12:30h, en la sede del Círculo (Glub Coworking c/ Italia 22 Alicante) su nuevo libro Venta por Valor. La presentación correrá a cargo de David Rueda, directivo del Círculo de Economía de la Provincia y Necomplus.

¨El 99% de las empresas NO hacen venta por valor, sino que intentan vender por ser baratos. En estos últimos años he podido trabajar codo con codo con multitud de empresarios profesionales de las ventas y emprendedores. A veces, me encuentro con una situación que no me gusta nada. Y es que encuentro personas que trabajan de sol a sol para no poder llegar a fin de mes. Un día en que estas personas estuvieron cansadas de no vender, se decantaron por el camino fácil: bajar los precios. Con el tiempo, se están dando cuenta de que no solo no venden más sino que además pierden clientes y trabajan de sol a sol para no cubrir costes¨, asegura Gadea.

Tras el éxito de Vendedor Ninja, Josué Gadea aborda ahora en Venta por Valor cuestiones dirigidas a:

  • Conocer cómo funciona la mente del consumidor y cómo acceder a ella sin generar resistencia
  • Aprender a empatizar al instante cuando presentes una propuesta o estés delante de un posible cliente
  • Aprender 12 elementos de influencia y persuasión que puedes utilizar para vender más y los estás dejando pasar por alto
  • Saber cómo generar valor en la mente de tu posible cliente y a conseguir el efecto “Wow! ¿Sólo cuesta esto?”
  • Aprender una sencilla fórmula para crear comunicaciones que impactan y no dejan indiferente
  • Por supuesto, enseñarte paso a paso cómo aplicarlo a una propuesta de ventas
  • Y mucho más contenido 100% práctico y 1000% rentable..

En los últimos años Gadea ha trabajado para cientos de empresas ayudando a mejorar sus estrategias y tácticas de ventas. Se cuentan por miles los alumnos que se han unido a sus programas de formación en ventas online.

Un mentor con una filosofía clara de muestra en todas sus obras: hay que tomar acción para conseguir resultados.

Sus clientes y lectores conectan con su mensaje por ser, según ellos, una persona hecha a sí misma tremendamente orientada a la acción.

Volvemos

Tras las vacaciones de verano, los que hayamos tenido la oportunidad de tomarlas, volvemos.

Aunque en realidad nunca nos fuimos, que pese a la importancia de la desconexión por aquello de “cargar las baterías”, los empresarios que vivimos con intensidad la empresa difícilmente desconectamos del todo, que la empresa es una de las principales prioridades de nuestra vida, sobre todo cuando la hemos vivido desde sus inicios y pretendemos que nos trascienda, tanto por un compromiso social en tanto que creadora y distribuidora de riqueza y empleo como por el compromiso con nosotros mismos y nuestra capacidad para llevar adelante un proyecto siempre complejo como es cualquier empresa que compite en un mercado cada día más exigente.

Y esa exigencia provoca que la intensidad del día a día, en muchas más ocasiones de las que nos gustaría, dificulte la perspectiva suficiente para encajar las decisiones tácticas y las actividades que abordamos con la estrategia, con la visión a más largo plazo de la empresa. Un encaje, por otra parte, imprescindible si queremos dar coherencia a nuestra compañía.

Es aquello de que “si uno no sabe adonde va, cualquier camino sirve”, y aunque cualquier camino lleva a algún sitio, es probable que si no hemos decidido previamente el destino –o si las decisiones tácticas que tomamos no tienen esa referencia-, el final de nuestro itinerario no sea tal como nos hubiera gustado.

Naturalmente, el camino debe ser tan flexible como sea necesario para adaptarse a los cambios constantes que se producen, pero sin perder la referencia.

Sobre esa referencia, sobre la adecuación de las tácticas a la estrategia, va la pequeña reflexión que he desarrollado en el artículo publicado recientemente en mi sección en Abc “Proa a la mar”, en esta ocasión con el título “Vuelta a empezar”, y la oportunidad que la distancia que el verano puede aportar en muchos sectores a la intensidad del día a día, nos ofrece a los empresarios para redefinir el camino y reforzar las prioridades de la empresa.

Puedes leer el artículo aquí.

Ora et labora

La necesidad de hacer compatibles el corto y el largo plazo de las empresas es objeto de análisis en el artículo que publiqué el pasado día 19 de febrero en Abc Alicante con el título La Esencia y la Existencia.

Y aunque es un tema que parece evidente, no siempre es fácil de llevar a la práctica en las empresas, máxime en etapas convulsas para la actividad empresarial, que nos llevan a centrarnos hasta tal punto en atender los problemas de hoy, que en ocasiones se nos olvida que hoy en las empresas es solo la antesala de mañana.

Nos planteamos la empresa como un proyecto a largo plazo, por lo que es imprescindible tener un horizonte claro al que dirigirnos, es decir plantearnos la empresa con una actitud estratégica que se asienta sobre tácticas sólidas y coherentes entre sí y con esa visión de futuro que pretendemos.

O, como dice la Regla Benedictina, ora et labora.

Puedes leer el artículo completo aquí 

¿Salvar el hoy o preparar el mañana?. El desarrollo profesional (6).

Terminaba el post anterior haciendo mención a la focalización táctica de muchas empresas, que en este tiempo de crisis están obsesionadas con salvar el día a día, en sobrevivir, lo que sugiere entrar en el debate de las prioridades de la empresa, ante lo que cabría preguntarse qué es más importante, ¿salvar el día a día o centrarse en el futuro?.

Pero obviamente, este es un debate falso. Las empresas necesitan salvar el “hoy” porque “sin hoy no hay mañana”. Pero si nadie está pensando en “mañana”, acabamos convirtiéndonos en empresas zombis que caerán a la menor ráfaga de viento imprevisto que aparezca. Y aparecerán, que el mundo, y especialmente el de los negocios –como hemos tenido muchas oportunidades de aprender bien-, es imprevisible.

Tenemos, por tanto, que prepararnos también hoy para ser capaces de responder a las demandas cambiantes que nos exigirá el futuro, lo que significa que la visión estratégica, más que para vislumbrar el futuro –que también hay que tratar de hacerlo, porque fijar metas, aún sabiendo que en muchas ocasiones tendremos que ir reenfocándolas, es muy importante para alinear los recursos de la empresa- debe enfocarse a tener los recursos permanentemente preparados para atender esas exigencias variables de los clientes y del entorno social condicionadas por la globalización, la intensidad de los competidores, la aportación de la tecnología, la innovación continua, …

En consecuencia, hacer las cosas bien hoy es la base sobre la que construiremos el futuro (que empieza en el siguiente segundo) y de una base sólida depende en gran medida una construcción robusta, pero la base la tenemos que preparar pensando en esa construcción, que no es otra cosa que la misión de la empresa, esa especie de utopía que guiará todas nuestras actuaciones y permitirá evolucionar de acuerdo con el contexto pero con el punto claro del horizonte al que nos dirigimos.

Trabajar para salvar el día a día sí, por supuesto. Si no sobrevivimos a hoy, mañana ya no existirá. Pero con la visión permanente del futuro que deseamos alcanzar haciendo perfectamente coherentes la táctica –lo que hacemos hoy- con la estrategia –que apunta hacia lo que queremos y cómo queremos ser mañana-, en el marco de una cultura de empresa que facilite esa transición entre las dos.

Liderando sin fronteras

“Si quieres, puedes; si puedes, debes; si lo haces, triunfarás”.

Con este lema de un colegio en el Estado de Nueva York, abría Fernando Barnuevo, presidente del Comité Organizador, la Jornada Anual de CEDE 2012 “Liderando Sin Fronteras”, el pasado día 18 de octubre en Madrid.

Y como apuntaba Isidro Fainé, presidente de CEDE, en la clausura de la Jornada recordando a Martin Luther King, “da tu primer paso ahora, el resto del camino irá apareciendo a medida que avances”.

Desde la reflexión y con un planteamiento estratégico, estos dos pensamientos apuntan en la dirección que ha presidido toda la jornada “Liderando Sin Fronteras” que prácticamente acaba de terminar: hay que hacer las cosas desde la reflexión, pero en el tema de la internacionalización hay que empezar a hacerlas ya.

El mundo y el mercado son globales y las empresas españolas, adaptándose a cada entorno local, deben plantearse sin dudas su internacionalización si no quieren perder oportunidades o ir encogiéndose poco a poco cuando estamos en tiempos en que el tamaño se está convirtiendo en factor clave para competir.

Y siendo fundamental dar ya ese primer paso, no es razonable esperar que las cosas cambien de manera radical para la empresa de modo inmediato, que en internacionalización ocurre como en otros muchos temas empresariales: poco a poco, paso a paso, “step by step” que decía Carl Hahn en la conferencia inaugural de la jornada, que los frutos de la internacionalización se producen habitualmente en el medio plazo y se consolidan en el largo.

En este punto coincidían prácticamente todos los ponentes: la internacionalización no puede ser solo una medida defensiva, ni en la que podamos confiar para resolver la cuenta de resultados de este año. La internacionalización tiene que formar parte de la estrategia de la compañía y afectar probablemente a varios eslabones de la cadena de valor, no solo o no necesariamente a la parte más visible, que serían las ventas, la exportación.

Para que tenga éxito debe ser, sin duda, una apuesta estratégica personalizada a cada segmento de clientes, a cada contexto local en el caso de exportaciones, con mucho énfasis en el análisis y gestión de los nuevos riesgos implícitos en esta vía de trabajo: riesgos financieros, operativos, culturales, legales, …

Teniendo muy claro finalmente, que con todas las cautelas necesarias, con la cualificación necesaria de la plantilla, con la visión clara, con una estrategia y tácticas adecuadas …, la internacionalización en estos momentos ya no es una opción. La internacionalización es una necesidad.

 

(Publicado el domingo 28.10.2012 en Diario Información de Alicante.