Etiqueta: sostenibilidad

La reconstrucción del progreso.

Nuestra crisis es económica, sin duda, pero esto es solo la consecuencia de una realidad mucho más profunda relacionada en gran medida con los valores que han dirigido la evolución de nuestra sociedad en los últimos años.

El valor para los accionistas como prioridad máxima (y en ocasiones casi única) de compañías que han sido referentes empresariales, ha orientado una gestión con derivaciones poco sostenibles y menos coherentes con el apoyo mutuo necesario para asegurar un crecimiento equilibrado en términos sociales.

Es cierto que la apertura de los mercados trajo el incremento de la competencia como un factor nuevo con el que había que convivir, pero en armonía. Y en lugar de apostar por el equipo como principal argumento competitivo y único sostenible en el tiempo, optamos por el corto plazo, por el personalismo, por un liderazgo casi apostólico, indiscutible y que no veía más allá del resultado inmediato. Una sobrevaloración de las capacidades del líder que ha terminado dándose de bruces con la realidad: nadie es mejor que la suma de las capacidades y el esfuerzo compartido de los equipos.

Aquella situación de exigencia de resultados a corto, de crecimiento a costa de lo que fuese, de crecimiento poco coherente con el entorno, ha tenido efectos muy dañinos en dos elementos clave en la gestión empresarial: una pérdida considerable de confianza entre todos los grupos de interés en las empresas (directivos, empleados, clientes, proveedores, grupos sociales en torno a la empresa, …), y la instalación de una especie de egoísmo en la gestión que tenían una salida difícil diferente a esta crisis en que seguimos inmersos.

Ese concepto que comentaba de creación de valor para el accionista casi como única prioridad es uno de los que ha propiciado, al menos en parte, esos dos errores de gestión que tanto han influido en esta crisis; y como la mejor forma de resolver un problema es identificar sus causas y corregirlas desde el inicio, este diagnóstico podría comenzar a darnos pistas para romper la espiral negativa en que nos encontramos:

–       Pérdida de confianza, en tanto que los resultados a corto sin visión sólida y compartida se producen en muchas ocasiones como consecuencia de extensión en la empresa de una cultura orientada al beneficio de manera agresiva marginando al cliente –y al proveedor, y al entono social, …-, que es el juez más inflexible del valor de la empresa en el tiempo.

–       Egoismo en la gestión, con sobrevaloración de la figura del directivo y la asignación de retribuciones a la alta dirección vinculadas al valor de la empresa a corto plazo, sin contemplar los compromisos futuros que esa gestión pudiera acarrear.

Y aunque seguro que tenemos que hacer muchas más cosas para volver a la senda del progreso, comenzar recuperando el concepto de equipo tanto en el interior de la empresa como en la relación con sus stakeholders, redescubrir la misión a largo plazo, el compromiso, el concepto gana-gana con los empleados, los clientes, los proveedores; la responsabilidad social corporativa, la creación de valor, en definitiva, para todos los grupos de interés en la empresa con una orientación de sostenibilidad que trasciende las reacciones a corto plazo que han presidido muchas de las relaciones de los años de la tristemente famosa burbuja, es una forma de comenzar a reconstruir el edificio del progreso sobre las bases sólidas que nunca debimos abandonar.

El liderazgo, factor clave. No es posible el éxito empresarial a largo plazo con criterios de gestión de personal solo de corto plazo (5).

Decía Lao Tse, “cuando el líder hace bien su trabajo, las personas se sienten protagonistas de los resultados”.

En reiteradas ocasiones, los diferentes editores de este blog han coincidido en la importancia del liderazgo para avanzar en la empresa. Pero un liderazgo comprometido no solo con la compañía, sino con cada uno de los grupos de interés que componen la empresa, y es que, al final, no es posible ese compromiso con el futuro de la sociedad si no es compatible con el compromiso con los empleados, con los clientes, con los proveedores, con el entorno social, …

La sostenibilidad de una empresa en el tiempo tiene que ver con el grado de implicación de los empleados; con la confianza de los clientes en los productos, servicios y el proyecto empresarial (que una empresa es siempre un proyecto en fase de construcción en tanto que, en el mundo actual, tiene que estar constantemente adaptando su estructura, su estrategia, su orientación, su actividad, a un contexto que es y probablemente será muy variable); con la transparencia en la relación con los proveedores, base de una relación gana-gana que es la única sostenible realmente; con su capacidad para transmitir y hacer realidad su participación activa en el desarrollo de la comunidad desde una posición no solo de negocio, sino también solidaria y ocupada en aportar a la sociedad una parte del resultado que obtiene y que le facilita ese entorno.

Y esto, lejos de relativizarse en tiempos de crisis, acentúa más su importancia, lo que exige mantener esa visión a largo plazo –aún sabiendo que debemos revisar con frecuencia nuestros planteamientos si la evolución de la sociedad dista de nuestras premisas anteriores- que debe caracterizar a los empresarios y a las empresas que quieren sobrevivir y continuar siendo un pilar en nuestro modelo de sociedad.

Visión que tiene que ver con el liderazgo social de la empresa y con el liderazgo interno en la compañía.

Liderazgo responsable, comprometido, abierto, transparente, participativo, modelo de comportamiento, impulsor, capaz de gestionar situaciones ordinarias y momentos críticos de la empresa y de cada una de sus personas; liderazgo objetivo y transparente, como decía, a la vez que contingente, capaz de adaptar las decisiones a las características específicas de cada situación y de cada persona de la empresa.

Y por supuesto, liderazgo orientado a resultados, sin los cuales la empresa no podrá continuar.

El líder actual, por tanto, debe tener claro que la empresa está para conseguir resultados económicos –que son los únicos que aseguran la continuidad del proyecto en el tiempo-, pero los resultados económicos, para que sean sostenibles, deben basarse en pilares muy sólidos, y esos los fijan el compromiso y la participación activa de los empleados; la confianza, la prescripción, la fidelidad de los clientes y proveedores, o la capacidad no solo de adaptación sino incluso de anticipación de la empresa a sus necesidades y expectativas; la identificación de nuevos colectivos de clientes y de nuevos negocios en los cuales la empresa pueda aportar valor; la mejora continua de la gestión –otra vez con participación de todos los grupos de interés, especialmente los empleados-; y el apoyo a la corrección de desequilibrios sociales, mostrando no solo su capacidad para hacer correctamente su labor empresarial directa, sino su función como miembro comprometido con el entorno social, tal como reconoce el modelo europeo de gestión de la calidad. Este es el enfoque del liderazgo efectivo, en mi opinión, en un entorno tan complejo, dinámico y hoy hostil, como el que rodea a las empresas de prácticamente todos los sectores productivos.

Dos complejos del Grupo Marjal, socio del Círculo, recibirán la etiqueta ecológica y la ´Q´ de calidad

Marjal Costa Blanca Eco Camping Resort y Marjal Guardamar Camping & Bungalows Resort han sido distinguidos con la «Q» de Calidad Turística, un reconocimiento que concede el Instituto para la Calidad Turística Española y que avala la excelencia de los servicios ofrecidos por ambos establecimientos. Además de esta certificación, ambos complejos turísticos han obtenido la Etiqueta Ecológica Europea (EEE) que ratifica la implantación de buenas prácticas medioambientales en la gestión de los centros.
Para el director del área de Turismo de Grupo Marjal, Sergio Gómez, «estas dos certificaciones confirman la sólida trayectoria de ambos establecimientos que se han convertido en todo un referente dentro del sector turístico, tanto nacional como europeo. Ambos títulos ponen de manifiesto nuestro compromiso con la calidad del servicio que ofrecemos a nuestros clientes y con el respeto al medio ambiente.
La Etiqueta Ecológica Europea se otorga a los establecimientos turísticos que cumplen con una serie de requisitos sobre funcionamiento, gestión y calidad que son más respetuosos con la conservación medioambiental. Para cumplir con las exigencias requeridas, estos campings resorts han incorporado medidas que favorecen la reducción del consumo energético y del consumo del agua, un plan de recogida de residuos que permite reciclar más de 500 toneladas de residuos.

(Fuente: http://www.diarioinformacion.com/vega-baja/2013/02/08/complejos-grupo-marjal-recibiran-etiqueta-ecologica-q-calidad/1341791.html)

Cómo aplicar la ética en los negocios.

De acuerdo con Joaquín Garralda, profesor del Instituto de Empresa, aunque sea un asunto de especial relevancia en épocas de crisis, la preocupación por los comportamientos éticos de las personas y las empresas es un tema es un tema intrínseco con el buen funcionamiento del mercado. La integridad del directivo, la ética en los comportamientos, genera una confianza que es necesaria para el desarrollo de las transacciones comerciales y de las relaciones profesionales. Confianza que ni los contratos escritos, por muy detallados que sean, pueden sustituir completamente.

Eugenia Bieto, Directora General de Esade, afirma en el documento CEDE La integridad del directivo que “en la función directiva se nos reconoce la integridad cuando actuamos sin división ni doblez (transparencia), cuando intentamos ser auténticos (honestidad) y coherentes con nuestros principios (coherencia). Sin ambigüedad, sin inconsistencia, con congruencia entre lo que pensamos, lo que decimos y lo que hacemos.”

La integridad tiene que ver con la coherencia entre creencia, comunicación y actuación éticas, generando confianza y buscando siempre el progreso conjunto empresa-sociedad. En función de cuán íntegros seamos, más predecibles serán nuestros comportamientos para nuestros grupos de interés (clientes, accionistas, empleados, proveedores, sociedad, …) y esto nos hará ganarnos su confianza. Sin integridad no hay confianza, y si no la hay las relaciones profesionales languidecen, y la empresa no tiene claros visos de continuidad.

La responsabilidad del directivo se extiende no sólo a aquellos grupos de interés sobre los que tiene influencia directa, sino también a  aquellos agentes e instituciones con los que negocia, de los que se provee, a quienes contrata o a quienes siguen su actuación, a los que debe exigir reciprocidad.

Entre los múltiples indicadores con que se valora la gestión directiva, la gran mayoría de ellos financieros, echamos en falta, en general, contar con los que nos ayuden a medir cómo estamos gestionando la ética y la reputación en nuestro negocio. Frente a los indicadores tradicionales de volumen, margen y ventas, por citar algunos, tan asentados y  fáciles de interpretar, el terreno ético es intangible, no existen indicadores claros y sólo se aprecian los resultados en el medio y largo plazo, frente a la inmediatez de los indicadores tradicionales.

Y sin embargo, la visión de corto plazo de determinados bonus de directivos vinculados a los indicadores financieros, ha sido el polvo que nos ha traído en muchas ocasiones el lodo en forma de crisis, promoviendo malas prácticas que se justificaban y perpetuaban por estar basados en la consecución de objetivos, en el crecimiento rápido y poco planificado. Los escándalos empresariales que hemos visto a lo largo de la historia reciente son reflejo de esta falta de políticas de integridad, o de incumplimiento sistemático de códigos éticos o de conducta.

Por el contrario, un modelo de empresa basado en la construcción de un proyecto a medio y largo plazo, en el control de costes y la inversión selectiva, y en la construcción de relaciones sólidas y éticas con el cliente, con el empleado y con todos los grupos de interés, resulta, además de una fuente sostenible de beneficios, la mejor defensa ante las crisis, que seguirán ocurriendo.

Con frecuencia un negocio éticamente deficiente, es un mal negocio desde el punto de vista económico, solo sostenible en el muy corto plazo pero con muy pocas posibilidades de sobrevivir en el medio y largo.

Formación para todos.

Con 30 años de diferencia, pero vamos avanzando por el buen camino. A pesar de que seguimos en uno de los vagones de cola en cuestión de formación a los empleados, las empresas españolas son cada vez más conscientes de su necesidad. La crisis en este sentido no debe asustar.

En los países más desarrollados y más implicados con la formación continua de sus trabajadores, los malos tiempos no hacen más que confirmar que a una mejor formación, más productividad. La consigna, en este sentido, tiene que quedar clara: la inversión en formación nunca cae en saco roto. Y si no, valgan como ejemplos la trayectoria de otros países europeos y las directrices de la Comunidad Europea.

¿Qué es más útil: ayudar a construir un pozo o invertir ese dinero en llevar constantemente agua a una aldea hasta que se acabe el presupuesto? Ésta es una de las grandes preguntas que se plantean las principales ONGs mundiales y que hasta han trasladado a la opinión pública en sus campañas publicitarias.

Pues bien, quienes necesitan ahora también una fuente para salir de la crisis son las empresas. En un momento en el que la economía mundial está en un proceso de desaceleración claro, hay que plantearse cuál es ese pozo del que tienen que beber para salir del atolladero en el que se encuentran. En qué merece la pena invertir para dejar atrás las pérdidas y lograr beneficios.

Uno de estos campos de inversión es la formación. Según el Diccionario de la Real Academia de la Lengua, formar significa criar, educar, adiestrar. Dicho de una persona indica su capacidad para adquirir más o menos desarrollo, aptitud o habilidad, lo que siempre se traducirá en un beneficio para el mismo y para su empresa.

Y es que la inversión en formación es en definitiva la apuesta por el desarrollo de las personas, por la capacidad de resolver, afrontar y superar periodos, en los que más que nunca la diferenciación se basa en la capacidad de ofrecer soluciones.

Un buen ejemplo son las empresas que, en nuestra entorno, siguen apostando decididamente por la formación como motor de sostenibilidad y desarrollo.

Jose Luis Gascó Gascó es Catedrático de Universidad del Departamento de Organización de Empresas de la Universidad de Alicante.

Postgrado en Gestión de la Energía organizado por el Colegio de Ingenieros Técnicos Industriales y la Universidad de Alicante, con la colaboración del Círculo de Economía de la Provincia de Alicante

El Colegio Oficial de Ingenieros Técnicos Industriales de Alicante (COITIA) y la Universidad de Alicante, a través de la Escuela Politécnica Superior de Alicante, van a poner en marcha un postgrado en Gestión de la Energía, Eficiencia y Sostenibilidad en Instalaciones y Edificación, actividad que se enmarca en el ámbito del proyecto puesto en marcha en 2012 por el COITIA denominado “2012: Hacia un Modelo Energético Sostenible”, dando respuesta a la necesidad del mercado de profesionales del mundo de la Ingeniería que incorporen en las edificaciones una tecnología, arquitectura y sistemas de energía eficientes.

Este postgrado se ha organizado con el planteamiento estratégico de llevar a cabo una retención de talentos dando salida a sus alumnos que lo cursen entre diferentes empresas colaboradoras con el fin de evitar en la medida de lo posible que la inversión en formación que se lleva a cabo en España acabe revirtiendo en la creación de riqueza en economías de otros países, consiguiendo de este modo proyectarlo y aprovecharlo en nuestro tejido industrial.

Para ello, el alumno que finalice el postgrado entrará a formar parte de una Bolsa de Trabajo que la Coordinación del mismo enviará a empresas que soliciten dicho servicio. Asimismo, el alumno tendrá la posibilidad de realizar prácticas tutorizadas en empresa para la elaboración del Proyecto Final de Curso. Las empresas colaboradoras del mismo son ELEVA, Schneider Electric, Grupo Marjal, Airelec Clima, Camacho Recycling, Grupo Costa Azul y Telecomunicación de Levante.

Este postgrado tratará la eficiencia energética en los edificios asociada a sus sistemas pasivos y activos y proporciona herramientas para mejorar, no sólo la eficiencia, sino también para lograr una mayor aportación de fuentes de energías renovables.

La constante demanda social en la búsqueda del bienestar de las personas, la creciente y necesaria preocupación por el aumento del gasto energético y su contaminación asociada, y el deseo de personas y gobiernos por el uso de las denominadas energías verdes reflejado en el marco legal del Código Técnico de la Edificación y otras normativas sectoriales relacionadas con la eficiencia energética, hacen de esta especialidad una profesión necesaria, actual y de futuro.

Organizadores

La Universidad de Alicante y el Colegio de Ingenieros Técnicos Industriales unen esfuerzos para obtener un postgrado de alta aplicabilidad en el tejido industrial y edificatorio de la provincia y además, el Círculo de Economía de la Provincia de Alicante se incorpora desde el inicio como colaborador de este Postgrado. De esta forma, Universidad, Colegio y Empresas se unen y trabajan para un objetivo común: promover el diseño, la implantación y la gestión en el territorio de instalaciones energéticamente eficientes, sostenibles y respetuosas con el medio ambiente tanto desde la perspectiva de la construcción como de la rehabilitación.

Realizando este postgrado se consiguen las herramientas para mejorar este rendimiento e incrementar la aportación energética proveniente de fuentes de energía renovables.

El Postgrado además se centra con interés en el tan importante y demandado diseño y cálculo de sistemas, aprendiendo herramientas para evaluar – aplicables tanto a nivel de proyecto como de edificio acabado – su incidencia en la eficiencia energética del edificio desde el punto de vista de su uso, y sistemas para mejorar la gestión energética a través de un diagnóstico inicial y un plan de seguimiento para obtener una optimización de los recursos disponibles y la mejora continua de los mismos, así como la consecución de la Certificación Energética del Edificio.

El programa va dirigido prioritariamente a Ingenieros con experiencia que quieran formarse en el diseño, implantación, gestión, y seguimiento de instalaciones energéticas sostenibles. Así como a los titulados de Grado en Ingeniería, que van a adquirir habilidades para integrar nuevos sistemas eficientes energéticamente en cualquier tipo de espacio o edificación.

RESUMEN JORNADA PUERTAS ABIERTAS DE CAMACHO RECYCLING

El pasado 21 de septiembre, Camacho Recycling organizó en Caudete (Albacete), con la colaboración del Círculo de Economía de la Provincia de Alicante, una jornada de puertas abiertas para los miembros del Círculo y empresarios de la zona.

La jornada constó de dos partes. Una primera de presentaciones y posteriormente, una segunda parte que consistió en la visita a las plantas de tratamiento de Camacho Recycling en Caudete.

La parte de presentaciones contó con la apertura de la Jornada por parte del Alcade del M.I. Ayuntamiento de Caudete, don Miguel Ángel Mollá Nieto y de don Javier Fur, presidente del Círculo de Economía de la Provincia de Alicante, cuya intervención incluimos, en la que destacó la importancia de estas jornadas para los objetivos del Círculo, en tanto que a través de las mismas mostramos experiencias de éxito que pueden ser compartidas, o proyectos que permitan la participación de otros especialistas en diferentes fases de la cadena de valor del proceso de creación y comercialización de un nuevo producto o servicio. Y específicamente en este caso por lo que supone de propiciar el debate en torno a la eficiencia energética, el reciclaje, la reutilización, la no contaminación, … que van constituyendo una línea de trabajo del Círculo en la línea de fomentar el compromiso social de las empresas, así como por su aportación a necesarias mejoras de eficiencia a través de propuestas empresariales sostenibles.

Seguidamente realizaron sus respectivas presentaciones don Roberto Fuentes, Gerente de zona de Ecovidrio, cuya presentación unimos a este resumen, que destacó tanto los beneficios ambientales como económicos del reciclado del vidrio, así como la sensibilización creciente de la población.

Continuó  don Carlos Lázaro, Gerente de Cerámicas Plaza, que destacó las posibilidades en el campo de la cerámica industrial de la introducción de Vidrio Reciclado como materia prima. La introducción de esta materia prima les proporcionó el galardón Alfa de Oro, en un proyecto de creación de una baldosa cerámica ecológica realizado en colaboración con Camacho Recycling.

 

Para finalizar las presentaciones don Fernando Gómez, Presidente de Grupo Camacho, cuya intervención incorporamos, hizo un repaso por la historia, los datos básicos y los productos y servicios del Grupo, con énfasis en las garantías de calidad y en el importante esfuerzo en I+D+i, que constituyen la base de su oferta diferencial, para terminar explicando brevemente el contenido de la visita a las plantas que se realizó a continuación.

Una vez terminadas las presentaciones, los 60 asistentes realizaron la visita a las nuevas instalaciones de Camacho Recycling en el Polígono Tecnológico Industrial de Caudete, así como a las actuales instalaciones.

Finalizada la visita, tuvo lugar una comida de trabajo, en la que los asistentes pudieron intercambiar impresiones tanto sobre la propia jornada  como sobre sus propios negocios. Lo cual fue fructífero para todos ellos.

El Dow Jones Sustainability Index mantiene a nuestro socio CaixaBank en el índice de empresas más responsables del mundo.

• El ranking destaca a las 340 empresas más destacadas a nivel internacional que aplican criterios de sostenibilidad en su gestión.
• CaixaBank se sitúa entre los 15 mejores bancos europeos en responsabilidad corporativa a nivel mundial.

CaixaBank se mantiene en el Dow Jones Sustainability Index (DJSI), el principal indicador mundial de empresas que aplican buenas prácticas de responsabilidad corporativa. La revisión del índice para el ejercicio 2012-2013 incluye a CaixaBank como uno de los bancos más destacados en responsabilidad corporativa del mundo, tanto en su dimensión económica como en la ambiental y social.

CaixaBank ha obtenido una puntuación de 81 en el ranking global, lo que la sitúa entre los 15 mejores bancos europeos en términos de sostenibilidad a nivel mundial. Únicamente 3 entidades financieras españolas, incluyendo a CaixaBank, han logrado figurar en el índice. En el total del DJSI, teniendo en cuenta todos los sectores de actividad, solo se han seleccionado 17 empresas españolas.

El resultado de CaixaBank en el DJSI está especialmente influido por la buena valoración de la dimensión económica y del modelo de servicio al cliente, considerado entre los mejores de Europa. También cabe destacar la puntuación obtenida por la estrategia de sostenibilidad y comportamiento medioambiental de la entidad, que el DJSI ha situado entre las mejores del sector a nivel mundial.

El DJSI se creó en 1999 con el objetivo de incluir a las empresas rentables en sus sectores de actividad que, además, incluyen en su gestión criterios de sostenibilidad. Las compañías seleccionadas para este índice se comprometen a un crecimiento sostenible y a crear valor para el accionista, a medio y largo plazo, según estrictos criterios económicos, sociales y medioambientales.

Aportaciones para salir de una crisis global

A la hora de dirigir los esfuerzos innovadores, bueno será que nuestras empresas miren hacia aquellos sectores donde se espera un mayor crecimiento de la demanda en los próximos años. Me refiero aquí a las denominadas megatendencias mundiales, por ejemplo, la sostenibilidad, que implica un crecimiento importante de actividad en los sectores relacionados con las tecnologías limpias o la ecoinnovación en un sentido más amplio. O la salud y calidad de vida, que aplicadas al reto del envejecimiento, por ejemplo, ofrecerán importantes oportunidades de desarrollo de nuevos productos y servicios. También las iniciativas de emprendimiento social financiadas mayoritariamente por sus resultados económicos podrán suponer la provisión de servicios que muchas veces el sector público no es capaz de satisfacer adecuadamente, contribuyendo a la resolución de los grandes retos de la sociedad.
Por otro lado, y debido al escenario geopolítico mundial, nuestras empresas no tendrán más remedio que internacionalizarse si quieren aspirar a mantener unas mínimas dosis de crecimiento. Así, según las últimas previsiones del FMI, mientras las economías de los países avanzados crecerán de media un 1,2% en 2012, en Europa no se llegará a la cota del 0,5%. Contrastan estas cifras con el crecimiento del 5,65% esperado en los países emergentes, encabezados por China e India, con proyecciones a ritmos superiores al 7%.
En este sentido, los avances actuales en materia de comunicaciones físicas y telecomunicaciones (internet) son imparables, de forma que seguiremos disponiendo de las máximas facilidades para transportar bienes físicos o para proveer servicios de forma remota en todo el mundo. Sin embargo, no podemos permitirnos que bajo la globalización se escondan unos modos de producción insostenible, que no respeten unas reglas de juego comunes y una mínima ética empresarial, enmarcadas en el ya conocido concepto de responsabilidad social empresarial.

(extraído de artículo de Guillermo Ulacia, presidente de Innobasque, la agencia vasca de innovación en Lne http://www.lne.es/opinion/2012/08/05/aportaciones-salir-crisis-global/1280349.html)

Marjal Costa Blanca reciclará al año 575 toneladas de residuos

Marjal Costa Blanca Eco Camping Resort, de nuestro socio Grupo Marjal, ha implantado un plan de recogida de residuos que le permitirá reciclar inicialmente 575 toneladas de residuos al año, de los que 282,5 toneladas corresponderán a envases ligeros y 292,5 serán de papel y cartón. El proyecto se ha estructurado en función de las conclusiones del estudio previo que se ha realizado para analizar la capacidad de generación de residuos del complejo turístico de Crevillent.
El análisis, elaborado por Ecoembes que está considerado como uno de los mayores gestores a nivel internacional de envases domésticos, estima que los cerca de 50.000 usuarios que recibirá el camping de media durante los primeros años de existencia generarán más de 2.700 toneladas de residuos orgánicos, envases y papel de manera anual. De este total, se calcula que 470 toneladas consistirán en envases ligeros y 365 serán papel y cartón.
La introducción de este plan tiene como objetivo mejorar la recogida selectiva de residuos de envases, ofrecer la posibilidad de normalizar el hábito de la separación en origen al personal y a los usuarios de las instalaciones, conocer la trazabilidad de los residuos de envases ligeros y papel-cartón que se producen, así como garantizar su correcto tratamiento.
Además, se pretende sensibilizar a los agentes implicados en el camping sobre la protección medioambiental, colaborar en la gestión sostenible de los recursos para ayudar a conseguir los objetivos marcados por la Unión Europea, realizar una gestión correcta de los residuos basada en los principios de sostenibilidad que consisten en reducir, reutilizar y reciclar, y reducir al máximo posible la cantidad de material que actualmente se destina a los vertederos.
Para llevar a cabo la actuación se han instalado en diferentes puntos del recinto varios contenedores para el reciclaje de residuos, que son de diversos tamaños en función de la frecuencia de uso. El número de dispositivos aumentará conforme se incremente la ocupación del establecimiento turístico.
El director del Grupo Marjal, Francisco Gómez, señaló que «la implantación de este plan de reciclaje es un paso más que damos para potenciar la sostenibilidad de nuestras instalaciones y que se suma al resto de medidas medioambientales que hemos adoptado». «Gracias a esta iniciativa conseguiremos reciclar cada año muchas toneladas de residuos, pero además fomentaremos la práctica del reciclaje dentro del propio complejo entre los usuarios», puntualizó Francisco Gómez.

(http://www.diarioinformacion.com/baix-vinalopo/2012/07/28/marjal-costa-blanca-reciclara-ano-575-toneladas-residuos/1279563.html)