Etiqueta: recuperación

CaixaBank inicia una campaña con Andrés Iniesta para conceder 4.000 millones en préstamos al consumo

Andrés Iniesta y Juan Alcaraz, director general de CaixaBank• La entidad pondrá a disposición de 4 millones de clientes una amplia línea de préstamos preconcedidos, entre los que destaca el Préstamo Estrella Nómina, de hasta 60.000 euros sin comisión de apertura.

• En el ejercicio 2015, el número de operaciones de crédito al consumo alcanzó la cifra de 2 millones, con una morosidad en este segmento del 2,9%.

• Los canales online experimentan un gran crecimiento en la contratación y suponen un 18% del total de créditos al consumo concedidos.

CaixaBank, grupo financiero líder del mercado español, ha iniciado hoy una campaña con el futbolista Andrés Iniesta para conceder 4.000 millones en préstamos al consumo. Con este objetivo y para agilizar la tramitación, la entidad pondrá en marcha una línea de preconcesión de préstamos que beneficiará a 4 millones de clientes.

La cartera de crédito al consumo de la entidad presidida por Isidro Fainé, y cuyo consejero delegado es Gonzalo Gortázar, supera los 7.500 millones de euros a cierre del primer trimestre de 2016.

En este primer trimestre del año, se han concedido 1.150 millones de euros en financiación al consumo, que representa un incremento del 44% en relación al mismo periodo del año anterior.

La morosidad en este segmento de crédito continúa en descenso y se sitúa en el 2,9%. Por otro lado, el número de operaciones de crédito al consumo durante 2015 ascendió a 2 millones.

Financiación al consumo, palanca del Plan Estratégico 2015-2018

El crecimiento en crédito al consumo es una de las cinco palancas que prevé el Plan Estratégico 2015-2018 de CaixaBank para promover el crecimiento y reforzar la posición de liderazgo de la entidad en banca minorista en España.

El director general de la entidad, Juan Alcaraz, subraya que “CaixaBank presenta un crecimiento muy elevado en la nueva producción de crédito, lo que reafirma la recuperación de la demanda por parte de los hogares y de la evolución positiva de la confianza del consumidor. Por tanto, estamos muy satisfechos del papel que estamos jugando en facilitar crédito a la sociedad”.

En cuanto a las perspectivas del crédito para este año, Juan Alcaraz señala que “esperamos que la nueva producción del crédito siga aumentando, especialmente los préstamos al consumo, en consonancia con el dinamismo económico”.

Según Alcaraz, “con este lanzamiento queremos que nuestros clientes hagan realidad sus proyectos y, por ello, trataremos de reflejarnos en Andrés Iniesta como gran generador de ilusiones”. Además, “Iniesta representa mucho de los valores compartidos con CaixaBank, como el liderazgo, el esfuerzo, el trabajo en equipo, el compromiso y su solidaridad, presentes también en la campaña”, concluye Juan Alcaraz.

Préstamos de hasta 60.000 euros sin comisión de apertura

Entre los préstamos para proyectos personales destaca el Préstamo Estrella Nómina, que permite solicitar un crédito de hasta 60.000 euros, a devolver en un plazo que elige el cliente (hasta un máximo de seis años) y sin comisión de apertura.

Entre la oferta comercial, CaixaBank ofrece préstamos específicos para comprar automóviles, realizar estudios o desarrollar proyectos personales, entre otros.

Por otro lado, CaixaBank también ofrecerá financiación de productos tecnológicos al 0%TAE, a través de la web Compra Estrella.

Crecimiento a través de los canales online: +18% en 2015

Los canales online están experimentando un gran crecimiento en la contratación de créditos al consumo, y suponen ya el 18% del total de créditos al consumo concedidos, a cierre del ejercicio 2015.

Concretamente, del total de contrataciones del préstamo Click&Go –de abono inmediato–, el 30% se hizo a través del móvil; el 24%, a través de la web (Línea Abierta); el 15%, a través de cajeros automáticos; y el 31%, en las oficinas.

Además, CaixaBank dispone de una app para móvil, Crediapp, con la que el cliente puede solicitar financiación, disponer de crédito y conocer la cuota resultante capturando el precio de la etiqueta del producto.

Caminamos en la buena dirección, pero la meta está lejos

(Introducción a la memoria 2014 de actividades del Círculo aún más vigente en este año electoral)

Quizá porque ha cambiado el paradigma; porque probablemente la meta no es tanto un hito concreto como el horizonte que nos guía, la mejora continua de todos los parámetros que definen nuestra vida en común.

La meta es caminar y hacerlo juntos, todos, construyendo cada día un mundo un poco mejor que el que teníamos el día anterior. La mejora continua de la sociedad debería ser un objetivo irrenunciable para todos, exactamente igual que nos lo planteamos en las empresas si queremos tener futuro.

Y es ahí, en las empresas, a partir de planteamientos individuales de todos los que las integramos, donde comienza esa mejora continua de la sociedad que nos puede hacer progresar como país.

Porque el empleo se crea o se destruye en las empresas, siendo la función de las diferentes administraciones en este punto la de facilitar en condiciones de sostenibilidad social, la actividad de las compañías.

Las empresas, en general, no queremos subvenciones, queremos agilidad administrativa, profesionalidad, seguridad en las actividades y negocios que abordamos y en muchos casos, sobre todo en las pequeñas y medianas empresas que constituyen el núcleo fundamental en nuestra provincia, necesitamos orientación, coordinación, facilidades para la cooperación.

Las administraciones están haciendo importantes esfuerzos de modernización, pero tienen aún mucho recorrido. También probablemente ellas necesiten seguridad en sus actuaciones y una mayor altura de miras de los políticos que las dirigen o que orientan la labor de los que las dirigen, procurando decisiones y oposiciones basadas siempre en criterios objetivos y explicables –dentro de las diferentes opciones ideológicas-, con análisis de consecuencias de esas decisiones y de cómo se podría hacer mejor con criterios diferentes, de forma que fueran básicamente los ciudadanos los que evaluaran tras cada periodo legislativo la labor de todos los partidos, y no se recurriera sistemáticamente a la vía judicial para impulsar o paralizar determinados proyectos salvo, lógicamente, conductas poco éticas que la sociedad está comprometida en erradicar.

Y con esa agilidad y apoyo por parte de las Administraciones, las empresas estaremos en las mejores condiciones para profundizar en esta incipiente recuperación que empieza a apuntar.

El crédito empieza a fluir para proyectos viables, las empresas estamos haciendo importantes esfuerzos de modernización y adaptación al nuevo entorno. Este barco (personas, empresas y administraciones) funcionará mejor si todos remamos en la misma dirección.

En 2015 tenemos una nueva magnífica oportunidad de consolidar esa mejora en las condiciones de contexto y específicas de cada empresa que comenzamos a observar. Sin autocomplacencia, con trabajo intenso, en equipo, cooperando con otras empresas y con las administraciones cuando sea necesario para competir en este mundo global. Pero avanzando en la liga que queremos jugar, que es la de la diferenciación, la calidad, la tecnología, la innovación, la honestidad; la liga de la industrialización, la de la sostenibilidad… nuestra liga.

Cliente, equipo y mejora continua, incluso por este orden pero siempre juntas, son, en mi opinión, las claves para continuar avanzando en el camino de la recuperación progresiva que a final de 2015 debería ser ya una evidencia tanto en cifras macro como en las que afectan a cada una de nuestras empresas, familias y personas de nuestro país.

Resumen del Congreso CEDE 2014 en Sevilla

20141104_200248Más de 2.500 directivos se reúnen en Sevilla

El Congreso de Directivos CEDE reunió el pasado 4.11.2014 en la ciudad de Sevilla a más de 2.500 ejecutivos. Bajo el lema “La globalización del directivo”, los directivos españoles han debatido los retos que supone el desafío de la globalización, al que se enfrentan todas las compañías, con el objetivo de impulsar la recuperación económica y la creación de empleo.

Sobre la Confederación Española de Directivos y Ejecutivos – CEDE

La Confederación Española de Directivos y Ejecutivos – CEDE (www.directivoscede.com) , de cuya Junta Directiva forma parte el Círculo de Economía de la Provincia de Alicante, agrupa a 43 entidades confederadas y más de 142.000 directivos de todo el territorio español, dotando a este colectivo de una representación acorde a su relevante función en el desarrollo socioeconómico del país. Fundada en 1997, la Confederación se ha consagrado como referente en la representación de los dirigentes empresariales a través del fomento de la función directiva y aboga por la ética profesional y la formación permanente de los directivos y ejecutivos.

DESARROLLO DEL CONGRESO

Luis de Guindos: “El Gobierno va a continuar con las recetas que han puesto a España en una situación distinta”

El ministro de Economía y Competitividad se ha mostrado convencido de que “España entrará en 2015 con una velocidad del 2 % de crecimiento por el esfuerzo del sector privado y de las familias”, a lo que ha sumado las mejoras en la competitividad y la evolución del sector exterior español gracias a unas exportaciones que, ha pronosticado, seguirán creciendo, pese a que la demanda en Europa es reducida aunque con expectativa de crecimiento próximo así como reducción de los riesgos geopolíticos que impactan directamente en el UE (Ucrania, por ejemplo).

Luis de Guindos ha hecho este análisis de la situación actual y futura del país durante la conferencia inaugural del congreso anual de CEDE, en la que ha destacado los resultados de las pruebas de esfuerzo al sector bancario anunciados el pasado domingo, que han acabado con la incertidumbre en la banca para dar paso al positivismo.

“El Gobierno va a continuar con las recetas que han puesto a España en una situación distinta, con una rebaja fiscal importante en el IRPF que los ciudadanos notarán desde 2015”, ha recordado de Guindos, que ha confiado en el que los ciudadanos “notarán” un incremento en sus rentas de manera compatible con la apuesta decidida y necesaria de reducir el déficit público. Ha recordado que “estuvimos muy cerca del rescate, algo que se ha olvidado y se ha conseguido que la economía española sea la que más ha crecido de las grandes de Europa”.IMG_5261

Luis de Guindos ha recalcado que, según los datos del Banco de España, la financiación a familias y PYMES ha tenido un repunte del 10 %, una evolución que también sigue el crédito nuevo, que lleva un año creciendo.

Ante unas semanas de “noticias detestables”, el ministro ha descartado que la corrupción en el país sea estructural.

El ministro ha subrayado que “España necesita más PYMES, pero también que vayan ganando tamaño, porque sin tamaño no se puede saltar al exterior”. El titular de Economía les ha recomendado además que dependan menos del crédito bancario (más recursos propios y menos endeudamiento, decía) para sortear mejor la crisis.

Antonio Brufau: “Necesitamos un modelo energético que combine competitividad, sostenibilidad y que asegure el suministro”

El presidente de la compañía Repsol ha asegurado el importante papel de los directivos ante un contexto caracterizado por el cambio y la incertidumbre, en el que los directivos deben enfocar “con claridad las estrategias empresariales para alcanzar el futuro y que vean estos riesgos del panorama mundial como oportunidades para el cambio y el crecimiento”.

En una sesión presentada por Mario Armero, vicepresidente de ANFAC, Antonio Brufau ha hecho especial hincapié en el desarrollo y la velocidad con la que los cambios se producen en el contexto actual.

El presidente de la compañía energética ha destacado tres desafíos mundiales en la actualidad.

En primer término, la necesidad de una “gobernanza global y conjunta” que afronte de manera contundente el crecimiento de las clases medias, consiguiendo crear un modelo de gestión de los recursos equitativo y sostenible. Este punto es el que Brufau ha destacado como segundo desafío, ya que el crecimiento de la población conlleva un mayor consumo energético y la necesidad de un uso “inteligente, justo y sostenible” de ella. Para este fin, se necesitaría “un modelo de gestión global” para que unas regiones no se vean realzadas en detrimento de otras.

IMG_5265Antonio Brufau ha destacado que las empresas tienen un papel destacado en la consecución de un mundo globalizado, y ha resaltado cuatro características comunes en la gestión de las empresas verdaderamente globales: la tecnología y la innovación, como “vía para posicionar a la empresa y al país en el futuro”; el talento dentro de la empresa, característica básica que debe poseer todo el equipo humano de la compañía; el propio carácter global de la empresa, que debe basar sus políticas en la cooperación con otras; y por último, el liderazgo asociado al cambio.

Con respecto a las características que deben poseer los dirigentes globales, Brufau ha comentado que un buen directivo “no es solo un gestor, también es aquella persona que moviliza a todo su equipo para hacer frente al cambio, para que toda la organización tenga los mismos objetivos y se dirija hacia un mismo fin”. En esta tarea, es necesario que los líderes asuman riesgos, siempre con control y teniendo presente la volatilidad del contexto.

José Luis Feito califica como sostenible y poco vulnerable la recuperación económica del país

El presidente del Instituto de Estudios Económicos, José Luis Feito, ha asegurado que “no va a haber recaída económica porque hay sostenibilidad en la recuperación”. Feito ha pronosticado la constancia de la recuperación de España en el debate sobre las realidades sociales del Congreso.

Ha subrayado que Europa no entrará en recesión por la continua caída del petróleo y la mantenida recuperación de Estados Unidos, a lo que ha sumado las grandes diferencias entre la Europa de 2010 y la actual. “España está en un proceso de recuperación que es sostenible y poco vulnerable, salvo que mañana haya una hecatombe, con un crecimiento superior al 2 %.

En su intervención, ha recordado que España ha realizado ya un ajuste de su mercado inmobiliario y, especialmente, en el terreno laboral, lo que permite crear empleo y alcanzar un nivel de competitividad como país entre los más elevados del mundo.

Feito ha mostrado un “optimismo” en su análisis de la recuperación económica del país frente a la advertencia del presidente del Comité de Expertos para la Sostenibilidad de las Pensiones, Víctor Pérez Díaz, que ha apuntado que desde el próximo año España comienza la tendencia para convertirse en un país en el que muere más gente de la que nace.

Ante los cambios sociales y demográficos, Pérez ha apostado por analizar la economía “con perspectiva”, pero hacerlo con el “equilibrio prudente” para tener visión de futuro y raíces amplias. Ha subrayado que hace falta “gente sensata y honesta” porque “las élites no han podido con los problemas”. En el debate ha asegurado que la sociedad española será el año que viene “más rica y más vieja”.

El presidente de la Fundación Bancaria de La Caixa, Jaime Lanaspa, ha identificado como retos de futuro la diversidad cultural, la longevidad y la igualdad. “La diversidad cultural es un fenómeno en el que importa mucho hacerlo bien, porque hacerlo mal implica sufrimiento humano y despilfarro”, ha subrayado, máxime en un entorno de globalización, con economías cada día más internacionalizadas.

El futuro de las empresas globales dependerá de la versatilidad, la flexibilidad y la capacidad de liderazgo de sus directivos

Un directivo versátil, flexible y con una amplia capacidad de liderazgo del equipo humano será el factor clave para el futuro de las empresas españolas que quieran avanzar en el entorno global actual. Ésta es la conclusión que se desprende de la mesa debate sobre “El reto de las empresas en la globalización”.

Esta ponencia ha contado con participantes de dilatada experiencia profesional y de perfiles empresariales diversos, como Angel García Altozano, director general corporativo del Grupo ACS; José Luis Bonet, presidente del Grupo Freixenet; Javier Monzón, presidente de Indra; Richard Weissend, presidente ejecutivo de la multinacional HEINEKEN en España; y John M. Scott, presidente de KPMG. A través de la moderación de Simón Onrubia, director del periódico Expansión en Andalucía, los altos ejecutivos han arrojado luz sobre los desafíos a los que se enfrentan las empresas en la actualidad, además de las características necesarias en los directivos del futuro.

La necesidad de un liderazgo fuerte y con una alineación clara en la consecución de los objetivos empresariales ha sido uno de los puntos en los que todos los participantes han concordado. Scott ha hecho hincapié en la importancia de los valores y la capacidad de gestión del equipo humano, resaltando que “el líder no es simplemente un ejecutivo gestor, sino también la persona que consigue que el equipo completo se integre en la compañía haciendo que ésta pueda aprovechar las oportunidades que se le presentan”. Igualmente, Monzón ha declarado que el directivo necesita “compromiso con su empresa, con los profesionales con los que se relaciona, y además tener con la capacidad de ilusionar al equipo”.

El cambio constante al que se enfrentan las empresas ha sido otro de los puntos tratados en esta ponencia, y la capacidad de adaptación se ha revelado como uno de los requisitos indispensables en las habilidades directivas. El cambio no es únicamente contextual, sino que también se refleja en las propias organizaciones y sus equipos. Para el presidente ejecutivo de HEINEKKEN, la necesidad de “una mentalidad abierta e internacional” es una característica necesaria en los directivos, dato con el que coincidía García Altozano resaltando, además, que “cada vez es más frecuente encontrar a directivos españoles en los comités de dirección de empresas internacionales”. Por su parte, José Luis Bonet ha querido resaltar el importante papel que los más jóvenes tienen en el futuro de las empresas y en su globalización. “Hará falta una cantidad enorme de directivos para la internacionalización, cosa que los jóvenes han de tener en cuenta. Jóvenes con conocimientos globales, con idiomas, y sobre todo con sentimientos y conocimientos cosmopolitas, que es lo que se necesita en el futuro”, ha declarado el presidente de Freixenet.

IMG_5253La necesaria internacionalización ha acaparado gran parte de las declaraciones durante la ponencia. La aplicación de las tecnologías digitales y la base digital de las empresas son dos rasgos que, según Monzón, las empresas deben integrar en su día a día. Por su parte, Weissend ha puesto especial atención en la necesidad de adaptar la organización en todos los niveles, incluido el humano, ya que las empresas con profesionales de todo el mundo tienen “una oportunidad única para sumar conocimiento y talento”. En su intervención, Bonet ha querido impulsar el importante papel de la empresa como “base clave del sistema y del bienestar de la gente”, y ha mostrado especial atención a las PYMES, destacando que desde la Cámara de España, institución que próximamente presidirá, “se facilitará que las pequeñas empresas salgan a la conquista del mundo”.

Como colofón a esta ponencia, los participantes han querido ofrecer unos consejos para aquellas personas que estén dando sus primeros pasos en la vida laboral. Javier Monzón ha resaltado que “la vida laboral es larga, y hay fracasos pero también triunfos”, y que las empresas tienen que comenzar con la clara idea de “pensar en global y no en pequeño”. Bonet ha resumido su consejo en tres palabras, “talento, trabajo y tenacidad”.

La cultura del esfuerzo y la confianza son valores esenciales para alcanzar objetivos en un escenario cambiante

El escritor y experto en liderazgo, Álex Rovira, ha ofrecido en su conferencia ‘Creer, crear, lograr’ una serie de claves destinadas a alcanzar una visión completa del contexto actual, caracterizado por el cambio y la volatilidad, además de mostrar los desafíos de la sociedad del futuro.

Para el emprendedor y escritor, los periodos de crisis han servido de “revulsivo” y han hecho que la sociedad se vuelva “más solidaria, exigente y menos ingenua”.

Ha hecho especial hincapié en pedir a la sociedad que apueste por la cultura del esfuerzo pero sin olvidar que el esfuerzo en un valor instrumental, no un valor final: el valor final es lograr. No se trata de implantar la cultura del esfuerzo sin más, sino la cultura del esfuerzo para lograr objetivos.

El escritor ha querido dejar patente que los cambios en la sociedad deben realizarse a través de la colaboración conjunta, haciendo notar a los presentes que “tenemos que ser pilares de apoyo los unos de los otros”.

Ante los enormes cambios que se prevén en el futuro, el escritor ha afirmado que “el escenario cambiante también abre enormes oportunidades”. Rovira ha recalcado su pasión por superarse, por creer en el futuro de la gente para convencerlos de que pueden acceder a ese futuro, y ha apuntado ejemplos de éxito gracias a la confianza, la superación y la constancia.

“El mundo nos exige valores para generar valor. Algo que tenga un retorno social”, ha añadido Rovira, que ha reclamado el protagonismo de un talento “entendido como habilidad y capacidad para hacer”.20141104_140525

“Si logramos todo eso alcanzaremos un impacto sistémico y positivo sin precedentes”, ha sentenciado Rovira en una charla motivadora basada en historias difíciles que, con empeño, se han convertido en pequeños éxitos.

Los directivos defienden la competitividad, la innovación y la pérdida del miedo como claves para triunfar en un mercado global

La directora de informativos de Canal Sur Televisión, Pilar Vergara, ha sentado alrededor de una mesa de debate a cuatro directivos “líderes de empresas líderes, que construyen puentes físicos, metafóricos y conceptuales”, con los que ha analizado la financiación y las claves para construir una empresa con crecimiento internacional.

El director general de Agbar en América, Ciril Rozman, ha apuntado que el crecimiento económico se ha trasladado del primer mundo a los países emergentes, lo que provoca que las empresas españolas compitan con otras con costes sociales diferentes que “ponen en riesgo nuestros modelos”. “La única respuesta para que haya una brisa económica es encontrar competitividad y mercados globales en los que podamos triunfar”.

El presidente de Deloitte, Fernando Ruiz, ha pedido a la sociedad y a los directivos que apoyen a las instituciones y dejen de pensar “que todo está mal, que todos son corruptos. Es un error adoptar posturas fatalistas”, ha considerado Ruiz.

El director general de AIG para España y Portugal, Álvaro Mengotti, ha considerado que las privatizaciones serán “fundamentales para la economía española” en un país global “que tiene mucho que decir”.

El consejero delegado de Abertis Infraestructuras, Francisco Reynés, ha apuntado que frente a las coyunturas económicas, lo importante es el proyecto a largo plazo de las empresas “que tiene que estar bien fundamentado, con un directivo suficientemente analítico para pensar lo que hay hoy y lo que será mañana”. Ha defendido pensar en aspectos económicos, pero sumarle los sociales, relacionales y el factor humano porque “un proyecto basado sólo en datos es un error”.

Rozman ha reivindicado educar en valores en un país muy acostumbrado a fracasos para crear referentes y ha explicado que hay que velar por “el talento e innovación en este mundo global, tremendamente competitivo, desde la conectividad, con un modelo totalmente abierto”.

20141104_151204El presidente de Deloitte, Fernando Ruiz, ha reivindicado más inversión en innovación y ha recalcado que “si no te pagan por el invento, no sirve”. Ante cierto pesimismo, ha recordado cómo estaba el país hace 40 años. “Los directivos españoles han perdido el miedo, son valientes y han mejorado, están totalmente preparados y al nivel de los mejores del mundo. La gestión del talento en el mundo empresarial español es muy bueno”, ha sentenciado.

Reynés ha recalcado que “innovan las personas, no las empresas” y ha pedido a los directivos que vayan “más allá del producto, que será tangible y se podrá notar, pero la clave vuelven a ser las personas. La innovación requiere de personas motivadas para cambiar algo, y cambiar necesita riesgo”, ha apuntado el consejero delegado de Albertis.

“Hay que crear una cultura que no penalice el fracaso, que socialice el éxito. Es fundamental que las compañías tengan actitud para innovar, y esa innovación puede ser tecnológica, de organización, financiera o del producto”, ha expuesto Reynés, que ha considerado que la motivación es “la base de la vida: hay que motivarnos por lo que vamos a tener pero también por lo que vamos a dar. Por un trabajo, por una idea”. Reynés ha apuntado que la economía global tiene que ver con las capacidades y el miedo. “Ser global significa tener un equipo de colaboradores, de proveedores o clientes, que están en diferentes sitios y eso hay que gestionarlo de otra manera”.

Felipe VI defiende la excelencia y el buen hacer de las empresas para impulsar y fortalecer la economía del país

S.M. el Rey Felipe VI ha clausurado el Congreso, un acto que ha aprovechado para reconocer “la promoción del buen hacer y la excelencia de los directivos y ejecutivos españoles” por su aportación al crecimiento de la economía y el bienestar de la sociedad. Felipe VI ha expresado su apoyo al trabajo “eficaz” de las empresas, “clave para fortalecer e impulsar un tejido productivo fuerte, ágil y competitivo”.

Felipe VI ha subrayado que CEDE trata de estimular “un mayor conocimiento de los nuevos mercados que traspasan fronteras y que exigen un compromiso muy claro y decidido con la proyección y presencia internacional de nuestra economía, de nuestras empresas”. Ha recalcado que el modelo de negocio ha cambiado y ha apuntado que “la anticipación, la innovación permanente y la calidad, la sensibilidad y atención al cliente, serán herramientas esenciales para enfrentarnos con éxito a los nuevos retos de la competitividad”.

S.M. el Rey ha detallado que un mundo “que no para de intensificar su complejidad” con unos horizontes económicos cada vez más amplios y competitivos, requiere nuevas maneras de dirigir y de emprender, una permanente actualización de la acción directiva en la “propia globalización de la acción directiva”. Felipe VI ha reiterado “la confianza que produce saber que nuestra sociedad cuenta con una comunidad de directivos a la altura de las nuevas exigencias globales”.

El presidente de CEDE y del Grupo “la Caixa”, Isidro Fainé, ha subrayado durante el acto de clausura que hoy disponemos de “más elementos que nos confirman que la recuperación cobra mayor fuerza, y que nos estamos alejando de los momentos más sombríos de la crisis.

Podemos afirmar que este año creceremos por encima del 1 %, y el año que viene nos acercaremos al 2 %”. Fainé ha considerado que la recuperación de España toma cuerpo “sobre unas bases más solidas” ya que se está reconduciendo el desequilibrio del saldo corriente de nuestra balanza exterior y ajustando el déficit público.

20141104_192307“Necesitamos un largo periodo de crecimiento para absorber el exceso de deuda acumulada y corregir el nivel de paro alcanzado. Por ello, debemos potenciar el sector exportador para que realmente sea el motor de la recuperación. No sólo por la competitividad en precios, sino también por la mejora de la calidad de nuestros productos y servicios”, ha apuntado el presidente de CEDE, que ha defendido mantener el pulso reformista para que “España vuelva a ser un país atractivo para estimular nuevas inversiones extranjeras”.

El presidente de CEDE ha subrayado que “no cabe otro camino que normalizar la práctica de la concesión de créditos que ayuden a financiar el capital circulante que precisan las empresas, así como todos aquellos proyectos más a largo plazo que sean realistas y viables. Fainé ha reiterado que la globalización económica ofrece a las empresas ilimitadas oportunidades “pero a la vez nos plantea un gran número de amenazas y desafíos a los que deberemos hacer frente en los próximos años. Y ello exige una adecuada respuesta colectiva en nuestras empresas que nos conduce, cada día más, a forjar líderes globales.

Fainé ha enumerado las características que definen a un líder global, marcado por su capacidad de anticiparse al futuro “a la vez que es capaz de aunar voluntades y recursos”, junto a la capacidad de mantener el equilibrio, la empatía para acercarse a sus trabajadores y estimular el espíritu de pertenencia a la empresa. El presidente de CEDE ha sumado la capacidad de crear empresas con una gran reputación externa, que siembre certezas y sosiego y capaz de nutrir la individualidad de todos sus empleados.

“Los líderes conquistan el contexto, pero ahora hay que conquistar el nuevo contexto global. Es imprescindible llevar la educación continua hasta su máximo nivel: el conocimiento es infinito y está en constante evolución y, además, la necesidad de aprender nunca se acaba y menos para un líder global”, ha subrayado Fainé. Se ha mostrado convencido de que los directivos españoles han demostrado en las últimas décadas “capacidad y talento” para liderar los procesos de cambio.

“Actualmente, más de 140.000 emprendedores forman parte de la Confederación Española de Directivos y Ejecutivos que contribuyen, de forma positiva, a que España supere una vez más los grandes retos a los que nos enfrentamos”, ha recordado el presidente de CEDE, que ha halagado a los líderes “que se la juegan día a día” como responsables de guiar a las personas que trabajan en sus empresas.

Exigencias del nuevo tiempo en la gestión de RRHH

Reconocer el esfuerzo de los profesionales más valiosos, afinar los sistemas de evaluación y poner en marcha medidas que eviten que los mejores se vayan de la organización. Estos son algunos de los desafíos de las empresas para preparar su despegue ante un panorama laboral que comienza a apuntar signos de recuperación y que demanda un cambio en la gestión de recursos humanos.

(Fuente: http://www.expansion.com/2014/09/12/emprendedores-empleo/1410541196.html)

Queda mucho por hacer

En un artículo anterior publicado también en mi sección de Abc “Proa a la mar”, hablaba de los síntomas de recuperación tras muchos años, demasiados, de crisis, que estaba afectando a la esencia de lo que hemos llamado nuestro estado de bienestar, en tanto que ha impactado de manera muy grave sobre el empleo.

Y es cierto, esos síntomas de recuperación existen y cada día parecen más consolidados. Pero seguimos muy lejos de cualquier posición de confort. Con una tasa de desempleo insoportable próxima aún al 25% de la población activa pese a los excelentes datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) publicados hoy correspondientes al segundo trimestre del año, cualquier actitud de relajación desde  el punto de vista político, empresarial o social sería, cuanto menos, poco responsable.

En realidad, aún lo tenemos casi todo por hacer, en lo que debería ser un esfuerzo colectivo que nos permita consolidar por el camino correcto este avance que empezamos a ver.

Profundizar en la internacionalización de la actividad de las empresas en un mundo que es global –especialmente para las empresas-, interconectado; apostar por la segmentación, especialización y la calidad como elementos diferenciales de nuestra actividad; creer y aplicar la máxima de que el éxito sostenido solo puede ser tarea de todos, y esto tanto a nivel de país como de cada una de las empresas e instituciones que lo formamos; comprometernos, por tanto, con la mejora de la cualificación de los trabajadores desde la responsabilidad compartida de empresa y empleados. Trabajar duro, en fin, para avanzar, evitando caer en errores que en el pasado reciente nos han llevado por caminos que al final resultaron muy duros.

Parece que ya se calmó el diluvio que cayó sobre nuestra economía, pero siguen las lluvias dificultando esa recuperación que apuntaba. Parece que vamos por el buen camino, pero no podemos quedarnos en una supuesta satisfacción por el deber cumplido. Todo está aún por hacer en un entorno que, además, probablemente nunca volverá a ser estático ni especialmente favorable para las empresas que no atiendan permanentemente a las señales variables que ese entorno envía constantemente.

La autocomplacencia, por tanto, no es una actitud aceptable en estos momentos –ni probablemente lo será en el futuro-, como defiendo en el artículo publicado en Abc-Alicante el pasado 22.07, precisamente con ese título: Autocomplacencia, que puedes leer completo pinchando aquí .

La recuperación

La mejora progresiva de la percepción que muchos empresarios empezamos a tener sobre la coyuntura económica y ese mayor nivel de confianza en el futuro, se está viendo confirmada por sucesivos estudios y análisis publicados en estos días, especialmente el II Barómetro de la Empresa Familiar desarrollado por KPMG en colaboración con el Instituto de la Empresa Familiar, que constata el aumento muy significativo de la confianza y las expectativas de los propietarios y directivos de las empresas familiares españolas en los últimos seis meses,  y que se plasma en un aumento de la facturación, mejora en la contratación, mayor facilidad de acceso al crédito o apertura a mercados exteriores.

El informe sobre el Sector Inmobiliario en España, desarrollado por el Instituto de Estudios Económicos incide en la misma expectativa: confirma un aumento de las ventas de viviendas en nuestro país, aumento que prevé que se mantendrá en los próximos dos años lo que reducirá considerablemente el stock actual de viviendas y propiciará un aumento progresivo de los precios desde una cierta estabilidad actual. Este aumento en la venta de viviendas, que en nuestra zona aún se produce en gran medida a clientes extranjeros, se verá reforzado en la medida que se vaya liberando crédito bancario también para compra de viviendas por particulares, lo que está otra vez asociado a la mejora de las condiciones laborales en nuestro país, que no podemos olvidar que el mejor plan de vivienda que se puede poner en marcha es un buen plan de empleo.

Y finalmente, los datos de evolución del empleo en Junio, publicados recientemente vuelven a avalar esa confianza creciente, con el aumento considerable de nuevos cotizantes a la seguridad social por 5º mes consecutivo.

Y aunque no es suficiente (nunca lo es) y no podemos despistarnos en ningún momento, parece que empezamos a remontar una pared que ha tenido bloqueado al país durante siete años.

Tesis mantenida en el artículo que publiqué en Abc el pasado 4.07, que puedes leer completo aquí

El papel de la banca

Artículo publicado el pasado 7.05.2014 en Abc Alicante, en la sección periódica que mantengo en el periódico con el título genérico “Proa a la mar”.

En esta ocasión con referencia al último informe del Instituto de Análisis Inmobiliario, perteneciente al Grupo Euroval –socio del Círculo-, incidiendo en la importancia del flujo del crédito bancario, tanto para empresas como para clientes particulares, en el proceso de recuperación económica que ahora parece que empieza a vislumbrarse aunque aún con muchas incertidumbres debido, precisamente, a esa falta de crédito que aún se observa motivada por las altas tasas de desempleo que tenemos, así como por la falta de confianza en las empresas.

El artículo se centra en un sector, el de la construcción, que ha sido motor durante muchos años en nuestro país, y específicamente en la provincia de Alicante, que sigo considerando necesario para consolidar esta recuperación incipiente y que a corto plazo no tiene alternativas claras.

Puedes leer el artículo completo aquí

Entrevista a Pablo Serna, Director General de TM Grupo Inmobiliario, en Información.

El Diario Información ha entrevistado al Director General de TM Grupo Inmobiliario, socio del Círculo. Bajo el titular «Ahora hace falta liquidez, asumir riesgos e ilusión» Pablo Serna nos habla de optimismo, del futuro inmediato del sector en la provincia de Alicante y de los riesgos y desafíos a los que nos enfrentamos.

Reproducimos a continuación el texto de la entrevista publicado en la web diarioinformación.com:

Una de las principales empresas de la construcción de la Vega Baja y la provincia asegura que comienza a ver brotes verdes, que 2013 ha sido mejor que 2012 y que este 2014 confía en que sea mucho mejor aún.

El diario localizó la pasada semana al gerente de TM Grupo Inmobiliario en México, donde la empresa tiene varios proyectos en marcha.

¿Es optimista de cara a 2014?
Un empresario o cualquier directivo tiene que ser optimista por naturaleza, incluso en momentos de dificultades. En TM Grupo Inmobiliario el año recién acabado ha sido mejor que el 2012 y soy optimista de cara a 2014, que debe ser mejor que 2013.

¿Qué evolución cree que tendrá el sector de la construcción en 2014?
En dicha evolución tendríamos que diferenciar claramente la primera vivienda de la segunda residencia o vivienda turística. Durante el año anterior ya hemos tenido datos de España con un incremento claro de las inversiones extranjeras con respecto a los años anteriores del 2008 al 2012, sin llegar a las cifras del período 2000-2005, y en concreto en Alicante, la provincia más demandada por el mercado europeo, doblando en cifras a Málaga, presentamos un 50% de incremento de transacciones con respecto al 2012. También las 2.000 viviendas aproximadamente para las que se han solicitado licencia de obra en la provincia este año pasado, un 47% más que en 2012, ratifican que tanto la demanda como los promotores-empresarios han empezado a ver la luz que no veían en años anteriores. No todas las localidades o comarcas de la provincia se han comportado igual, es la Costa Blanca Sur (la Vega Baja) la que realmente presenta mejores datos. En definitiva, espero una evolución positiva en este 2014, si bien en ubicaciones y en nichos de mercado concretos. La evolución positiva en primera vivienda, hasta que se consolide la mejora del empleo y la reducción del stock de la banca, todavía tendrá que esperar 1-2 años.

¿Hay riesgos de que esa recuperación no se consolide?
Riesgos siempre hay, pero a la incipiente recuperación de España se unen los mejores datos económicos que Europa presenta en general, que es y será el mercado al que hay que mirar. Con más de 500 millones de europeos tan cercanos, para vender cualquier promotor 25, 50, 100 o 200 viviendas no es necesario que Europa vaya como un tiro. Ahora hace falta liquidez, asumir riesgos e ilusión.

(Fuente: http://www.tmgrupoinmobiliario.com/es/saladeprensa/Pages/Noticias.aspx)

La confianza. Sobre la salida de la crisis (5).

Hace unos días tuve la oportunidad de asistir a la Jornada Anual CEDE 2013, que se desarrolló en Málaga con el lema “Estrategias para la recuperación: el valor del directivo” y sobre todos los temas interesantes que se trataron, destacó especialmente el concepto de confianza como motor de esa deseada recuperación.

Y por fin parece que empieza a haber consenso. No se habla de brotes verdes, que es un concepto desgastado de tanto usarlo en estos últimos años con no demasiado fundamento, sino de optimismo cauteloso sobre las perspectivas de la economía española, según lo definía Isidro Fainé en la clausura, recogiendo las percepciones manifestadas a lo largo de la jornada por prácticamente todos los participantes, tanto nacionales como extranjeros (en este último caso inversores relevantes, que empezaban a apreciar síntomas positivos en nuestra economía que volvían a hacerla objeto de deseo de capital extranjero).

Tal como apuntaban estos inversores extranjeros, ya no hay desconfianza global en el país. Existe capital para invertir en España en proyectos viables y con equipos profesionales: con equipo directivo capacitado, con visión de futuro, comportamiento transparente y ético, como apuntaba uno de los inversores (el consejero delegado, decía otro de los participantes en la mesa, transmite más que el balance de la empresa), o sentido común en la generación de valor, en palabras del moderador de esa mesa de inversores, Fernando Barnuevo.

Pero aún hay muchos retos pendientes y enseñanzas que debemos interiorizar para evitar cometer errores pasados. Entre los primeros, el más importante sin duda es el de iniciar un proceso consistente de creación de empleo de calidad, única forma de asegurar una recuperación sólida no de la economía global, sino de cada una de las empresas y de cada una de las personas de nuestro país (en realidad, esto es de Perogrullo aunque habitualmente hacemos el planteamiento al revés: es la recuperación de las empresas la que propiciará la de las personas, y todos juntos, personas y empresas, la del país. La función de las diferentes administraciones es la de actuar como facilitadores de esa solución).

El problema estriba en cómo creamos empleo de calidad, estable, atractivo, … productivo. La clave está, en mi opinión, en la visión clara del cliente, la focalización en los negocios adecuados (combinación óptima de productos y mercados) y en la mejora continua de la productividad, con el objetivo no tanto de competir en precio como en calidad, diferenciando positivamente nuestra solución a las expectativas del cliente (no vendemos productos, sino emociones, satisfacemos necesidades expresas o tácitas de los clientes).

Y entre las enseñanzas de la crisis, una muy importante que nos afecta en tanto que líderes y por tanto primeros responsables de la evolución de las empresas que dirigimos, es la orientación al largo plazo también en todas las políticas y prácticas de gestión de los recursos humanos de la compañía, y de manera específica en los criterios de retribución especialmente de los directivos, que nunca deberían centrarse en el corto plazo y en el individuo, al menos en su parte fundamental, sino en el largo plazo de la empresa y en el trabajo del equipo (el crecimiento descontrolado a corto plazo, impulsado por incentivos inmediatos e individuales ha sido el causante de deterioros empresariales en ocasiones irresolubles, incluso en el deterioro de sectores enteros que no son fáciles de recuperar).

Pero de estos temas seguiré hablando en próximos posts.

No hay árbol más recio y consistente que aquel que el viento azota con frecuencia.

Con esta cita de Séneca terminaba el Presidente de CEDE, Isidro Fainé, su intervención en la clausura de la Jornada Anual 2013 de directivos, organizada por la Confederación Española de Directivos y Ejecutivos desarrollada el pasado 14.11 en el Palacio de Ferias y Congresos de Málaga, con el lema “Estrategias para la recuperación: el valor del directivo”, y a la que asistieron un total de 1.515 directivos de todo el territorio español.

El elemento diferencial básico de este congreso respecto a los celebrados en los últimos años, es el que podríamos denominar optimismo moderado que subyacía en todas las intervenciones: comenzamos a vislumbrar la recuperación tras 6 años de crisis intensa, y en esta situación el rol del empresario y del directivo es fundamental: debemos estar preparados para afrontar nuevos cambios que se producirán y que en muchos casos estamos impulsando nosotros mismos.

El cambio, decía Isidro Fainé, es el único principio de gestión incontestable y los líderes deben prepararse para gestionar situaciones que ni siquiera pueden imaginar. El pasado no volverá y en estas condiciones de incertidumbre en las que en adelante debemos plantearnos nuestra función, el valor del directivo consiste en encontrar nuevas vías, nuevos paradigmas competitivos, nuevos negocios, … para competir en entornos que serán sustancialmente diferentes a los anteriores, de manera que serán las habilidades relacionales para crear quipos, el carácter, el buen juicio y la capacidad de liderazgo los que determinarán el éxito de los nuevos (y viejos) proyectos empresariales.

Necesitamos líderes que…

–       Innoven (no administren)

–       Desarrollen (no se limiten a mantener)

–       Tengan perspectiva de largo alcance

–       Pregunten y trasladen ¿qué?, ¿por qué?, ¿para qué?.

–       Tengan la vista puesta en el horizonte

–       Pongan en tela de juicio la situación de las cosas

–       Comuniquen, convenzan (no ordena, impone, sino que inspira confianza)

–       Consigan que sus colaboradores confíen en sí mismos

–       Pongan la creatividad por encima de la obediencia ciega

de manera que las organizaciones que fomenten la participación con planes específicos, el trabajo en equipo, incluso la disensión, tomarán mejores decisiones porque los empleados perciben claramente su aportación a la empresa y el sentido de su trabajo.

En el acto de apertura, el Ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, en el marco de las estrategias para la recuperación que es el objetivo de la jornada, hizo énfasis en la importancia y en las oportunidades que ofrece el sector agroalimentario como uno de los motores de esa recuperación. Supone el 8,3% del PIB nacional, el 13% de la población ocupada y más del 15% del total de nuestras exportaciones.

El crecimiento de la población mundial y la demanda creciente procedente especialmente de los BRIC (Brasil, Rusia, India y China) apuntan a importantes oportunidades en el sector agroalimentario si somos capaces de mejorar nuestra competitividad, lo que pasa por la concentración de una oferta hasta ahora muy dispersa descompensando el poder en la cadena alimentaria, muy concentrado en la distribución.

Concentración, innovación, mejora de los procesos productivos e impulso a la internacionalización en mercados alternativos a la Unión Europea (los emergentes, más dinámicos y con mayores oportunidades), son las claves que apuntaba el Ministro para el sector.

El Presidente de Telefónica, César Alierta, abrió las ponencias de la jornada con la conferencia “Un mundo digital: las TIC, protagonistas de la gran transformación de la economía, cultura y sociedad del siglo XXI”.

Estamos viviendo, decía, la revolución digital; nuestras vidas están completamente conectadas y apenas estamos empezando: los servicios “cloud” (en la nube), el pago por móvil, la realidad aumentada, los biosensores, impresoras 3D, pantallas flexibles, cyborgs humanos, 4G, … son realidades o proyectos en fase más que experimental que están conformando la mayor transformación en la historia de la humanidad. Requiere inversiones por parte de las administraciones y las empresas, pero ofrece importantes oportunidades de crecimiento en los ámbitos social, cultural y económico.

Perder el tren de las tecnologías de la información y las comunicaciones (TIC,s) es perder el tren del futuro.

Felipe González, ex Presidente del Gobierno de España, desarrolló la ponencia “Hacia dónde va el mundo”, en la que expuso su visión sobre las variables estratégicas fundamentales de las que dependerán en los próximos años las hegemonías, relaciones de paz, … y que centró en

–       Agroalimentación, referida a las tensiones por la alimentación en una sociedad mundial que crece en número y bienestar, con nuevas necesidades de consumo de muchos millones de personas (China solo es capaz de alimentar con sus tierras al 40% de su población, lo que ofrece una gran oportunidad).

–       TIC,s, en las que aunque Europa fue pionera en su desarrollo (Internet nació en el CERN, en Ginebra), perdimos los primeros pasos de su desarrollo a favor de EEUU, pero volvemos a estar bien posicionados.

–       Energía, que es la tercera y fundamental variable estratégica, en el origen de numerosos conflictos.

Las grandes revoluciones de la humanidad, decía Felipe González, han estado siempre relacionadas con la comunicación entre personas, y hoy con las TIC,s estamos asistiendo a la mayor de todas ellas. Es una revolución que está afectando a la comunicación, pero también a las transacciones, a los procesos empresariales, a las formas de relación, a la globalización, … y aunque lógicamente crea incertidumbre, es bueno que aceptemos que así son las cosas y lo serán en el futuro.

Vivimos una revolución que está cambiando las reglas en todo el mundo. La paradoja es que los que en los últimos 25 años han ganado las dos grandes batallas (*)(países que denominamos desarrollados), están quedándose atrás en los resultados de esta convergencia social, económica y digital, están perdiendo el poder asociado a la globalización

(*)

la batalla entre los sistemas: capitalista ( democracia, mercado) frente a comunista (intervencionismo).

la revolución tecnológica, que es una realidad por el impulso fundamental del Occidente desarrollado.

Lejos de ser –decía Felipe González-, como algunos siguen considerando, únicamente la fábrica del mundo, China produce más ingenieros que el resto del planeta para convertirse progresivamente en una gran potencia tecnológica, industrial, demográfica y económica (es el primer acreedor mundial).

Los perdedores del movimiento de la globalización son, pues, los que la inventaron. Los países emergentes se están beneficiando más de este nuevo paradigma mundial que los países occidentales (inicialmente más desarrollados).

Para recuperar competitividad en esta economía global, EEUU está usando dos palancas:

–       Abaratar el coste de la energía

–       Innovación sobre las tecnologías de la información, como elemento transversal para todos los sectores.

En cuanto a la situación europea, el ex presidente del gobierno no mostraba especial optimismo (“Europa se está retrasando en casi todo, cuando estuvo en vanguardia en casi todo”), mostrándose especialmente crítico en lo que denominaba “la trampa demográfica europea” para identificar el envejecimiento progresivo de la población y la consiguiente inversión de la pirámide poblacional, lo que exigirá contar con población inmigrante -que ahora está saliendo de nuestro país  por no tener oportunidades laborales- para mantener un estado de bienestar que en otras condiciones puede entrar en serias dificultades.

Tenemos que ampliar la vida activa de las personas, decía, a la vez que damos más oportunidades a parados de larga duración y a los jóvenes, y esto solo se puede hacer ligando los salarios a la productividad por hora trabajada (no devaluando los costes salariales, como se está haciendo en muchos países europeos).

No podemos competir con los países emergentes por costes laborales por unidad de producto. Tenemos que hacerlo por productividad, calidad, innovación, implicación, … Tenemos que entrar en la dinámica de mejora de la productividad por el numerados y no por la devaluación interna de los costes laborales, que si no se corrige pude resultar en un sacrificio inútil porque no recuperará el consumo interno.

Y si continuamos con la dinámica actual, ¿hacia dónde va el mundo?, se preguntaba Felipe González: en los próximos 10 años, el PIB mundial dependerá de unos pocos países emergentes en los que estarán las mayores oportunidades (China será responsable del 40%, o India de un 15%) mientras EEUU aportará en torno al 15%, similar a Euro (pa, mientras que hace 10 años entre EEUU, Europa, Canadá y Japón suponían el 75%, que ahora se ha invertido.

El mundo cambió, decía el ex Presidente, … cambiemos”.

A continuación tuvo lugar la mesa redonda “España: percepciones y realidades”, moderada por César Arranz, vicepresidente de CEDE, con la participación de Hilario Albarracín, consejero delegado de KPMG España; Rosa García, presidenta de Siemens España; Raúl Grijalba, presidente ejecutivo de ManpowerGroup; Walter Ji, CEO Spain&Portugal de Huawei; Ana I. Pereda, directora de Expansión; y Jorge Rivera, director de Cinco Días.

Hilario Albarracín apuntaba al inicio de la recuperación (técnicamente ya hemos salido de la recesión), aunque tenemos importantes retos que superar, entre los que apuntaba: la superación de desequilibrios macroeconómicos (desempleo, deuda); transparencia –ya hubo importantes avances en este punto en el sistema financiero, que debe recuperar su papel como canal imprescindible de financiación-; crecimiento de las exportaciones; mayor capital tecnológico en las empresas; desarrollar estrategias de crecimiento en las empresas que contemplen:

–       Visión global del mercado (se fabrica, se ensambla y se vende en distintos países)

–       Digitalización, puesta en valor de la tecnología

–       Ética, responsabilidad y gobierno corporativo.

Rosa Mª García lamentó algunos estereotipos que se asocian con los españoles desde ámbitos habitualmente poco informados, pero esto aporta poco porque afortunadamente no condiciona la opinión de los inversores y clientes interesados en empresas y productos españoles; a la vez que apuntó algunas de las claves que entiende fundamentales para el avance de nuestras empresas:

–       Innovación, no necesariamente disruptiva, pequeña, de las ideas: qué podemos hacer distinto y mejor que nuestros competidores (hay que ser el mejor en algo: el más moderno, el más barato, el más rápido, el más …, a la vez que somos capaces de atraer el mejor talento).

–       Identificación de los clientes objetivo, ¿dónde están –en cualquier parte del mundo- los clientes a los que seremos capaces de emocionar, que aprecian el valor que podemos aportar? (las empresas que no generan valor especial para sus clientes –o no saben transmitirlo- han sido arrasadas y lo seguirán siendo).

–       Transparencia. Internet magnifica cualquier cosa y lo difunde al instante, lo que supone que vivamos bajo el escrutinio permanente de una sociedad cada día más exigente, que no perdona).

–       El tamaño sí importa para competir internacionalmente. Nuestra baja competitividad (-34% respecto a Alemania, por ejemplo) está motivada en gran medida por el tamaño de nuestras empresas.

–       Refuerzo de la industria. Ha sido el patito feo de nuestros sectores productivos (la aportación industrial al PIB en Europa es del 27%, mientras que en España apenas llega al 13%).

Raúl Grijalba en la situación española actual, con demanda interna parada y dificultades de financiación, apostó por la “internacionalización y cambios en los modelos de negocio”. Sobre el rol del directivo fue claro: debe ser capaz de sacar el potencial de las personas, trabajar en equipo e implicarse en la aplicación de la estrategia, con clara orientación al cliente; además de diseñar estructuras flexibles capaces de adaptarse a los constantes cambios en el entorno, y usar la tecnología como motor de productividad e innovación. En su opinión, cambiar el estereotipo de un país implica transformar la imagen del directivo. “Debe ser un maestro de la estrategia, estimular el talento, generar relaciones colaborativas y ser un agente del cambio”.

Walter Ji, CEO de España&Portugal de Huawei, destacó la apuesta en el I+D+i para crecer en el exterior. En este sentido, la multinacional china dedica cada año un 10 por ciento de su presupuesto a investigar y desarrollar innovaciones.

Ana I. Poveda, directora de Expansión, apuntó que desde el verano la percepción interna y externa de España está cambiando, con diferentes indicadores y tendencias positivas ya observables, como la salida de la recesión y las expectativas de crecimiento para 2014; la nueva senda de crecimiento iniciada por nuestra producción industrial o la más reciente del comercio minorista y las matriculaciones de coches, o la evolución positiva de la prima de riesgo (diferencial entre los tipos de interés de nuestro bono y el bono alemán a 10 años, y que determina el diferencial de interés que deben pagar nuestras empresas sobre las alemanas para obtener financiación), que desde los 650 puntos básicos en que se situó hace 15 meses, en estos momentos está en torno a los 235 puntos básicos; empieza a reducirse el stock de inmuebles en venta; o la mejora de la expectativa de los inversores extranjeros, lo que se está traduciendo en nuevas operaciones en nuestro país.

Pero siguen existiendo importantes retos pendientes: la realidad es cambiante y es necesario seguir y/o profundizar en las reformas que nos hagan más competitivos; reindustrializar España (la industria genera empleo estable y es clave en las exportaciones, para lo que es imprescindible bajar el precio de la energía); crear las condiciones para el empleo; mejorar la fiscalidad; o reformar las administraciones, eliminando duplicidades entre las distintas administraciones: local, provincial, autonómica y nacional.

Jorge Rivera, director de Cinco Días, en una línea similar a la de Ana Poveda, habló de las razones para el optimismo y de las sombras que aún se ciernen sobre la economía española.

Entre las primeras señaló el final de la recesión; el mantenimiento firme del turismo; el crecimiento de las exportaciones; la inflación controlada, acompañada de moderación salarial; la elevada rentabilidad de la Bolsa española en el último año; o la mejora del sistema financiero español.

Y entre los riesgos aún vigentes, el paro; la precariedad del nuevo empleo; la atonía del consumo interno, acentuada por la incertidumbre en los hogares; déficit muy alto; falta de fluidez en el crédito; crecimiento incipiente pero excesivamente lento; o el miedo al “ruido político” en los dos próximos años por los sucesivos procesos electorales previstos.

La siguiente tema de debate propuesto, “Cómo compra el cliente: la nueva venta”, se desarrolló por medio de una mesa moderada por Fernando Ruiz, miembro de la Junta Directiva de CEDE, e integrada por Marieta del Rivero, Chief Marketing Officer de Telefónica; Rafael Domínguez de Gor, Presidente de Mayoral; Oscar García, de Unicaja Banco; José Luque, consejero delegado de Fuerte Hoteles; y Felipe Romera, director general del Parque Tecnológico de Málaga.

El presidente de Deloitte y miembro de la Junta Directiva de CEDE, Fernando Ruiz, ha destacado que las nuevas tecnologías han cambiado el perfil del consumidor, con un incremento de las compras por internet del 16% este trimestre, lo que fuerza a las empresas a modificar su relación con los clientes.

Directivos de sectores tan dispares como las comunicaciones, la banca o el turismo han apuntado que las nuevas tecnologías y un perfil renovado de consumidor, que consulta en las redes sociales e internet, representa un reto y una oportunidad para las empresas.

La Chief Marketing Office de Telefónica, Marieta del Rivero, ha recalcado que la tecnología “nos permite tener un conocimiento permanente del cliente pero también hace al consumidor más exigente con las marcas”. Del Rivero ha apuntado que el cliente comparte su identidad en internet a cambio de que las marcas se lo reconozcan a la vez que busca “rapidez –tiempo real-, tecnología y que las marcas sean inteligentes –lo entiendan y le den lo que busca (es muy exigente en información, transparencia, etc.)”. “La tecnología logra que el consumidor sea más exigente hasta en las formas, hay que tener en cuenta sus sentimientos, emociones o expectativas para triunfar. Vender ya no es unidireccional: el cliente está al mismo nivel que la empresa; es necesario escucharlo y adaptar el producto a sus necesidades”.

El presidente de Mayoral, Rafael Domínguez de Gor, ha recalcado que las empresas españolas no pueden aspirar a recuperar el mercado internacional “porque nunca lo hemos tenido” y ha invitado a afrontar los retos de la exportación con marca, diseño, calidad, como lo hace su firma en 60 países del mundo. “La exportación no se improvisa: lo primero es tener un producto válido; hay que conocer el mercado al que nos queremos dirigir (país, canal, etc.); perseverar y cumplir en calidad y plazos de entrega. Nosotros hemos aplicado la filosofía clara, a todos les atendemos en su idioma, en su moneda y desde el país”, para concluir que la fórmula del éxito es ser buenos en todo y los mejores en algo.

El consejero delegado de Fuerte Hoteles, José Luque, ha comenzado diciendo que el turístico es un sector muy activo y competitivo que debe basarse en el desarrollo de la que es su tecnología básica: la calidad de vida. Y se ha sincerado al comentar que los cambios en el consumidor “nos han cambiado la vida. Éramos felices porque el turismo en España funcionaba solo” hasta que, como ha recordado, se compra por internet y, especialmente, se opina en las redes sociales. “Son grandes oportunidades que pueden ser complicadas de gestionar. Estamos cada día enjuiciados por los clientes y el que no cambie no podrá beneficiarse de esta circunstancia”. Para José Luque, las prioridades de los clientes se centran en precio, destino (la marca y la reputación del destino son fundamentales) y reputación de la marca. Una buena segmentación es clave para tener éxito.

El director corporativo de Desarrollo Estratégico y Marketing de Unicaja Banco, Óscar García, ha apuntado que el consumidor actual es desconfiado y selecto, más en su sector, y que las empresas deben cambiar su forma de relacionarse con los usuarios que están “más informados, comparan, son más conscientes y por tanto exigentes. El cliente es más polar, más infiel, más consciente de los productos a los que destina dinero”. Ha detallado que ya no se compran productos, “se compran experiencias, porque todo es imitable. Eso nos obliga a no perder el contacto con el cliente, que cada día es más multicanal”. Y coincidiendo con Marieta del Rivero, manifestaba la necesidad de modificar la forma de interactuar con el cliente que ahora, especialmente a través de la web y las redes sociales, está al mismo nivel que la empresa, con una gran capacidad de afectar positiva o negativamente a la reputación de la empresa.

El director general del Parque Tecnológico de Málaga, Felipe Romera, ha considerado, de acuerdo con su experiencia en el Parque Tecnológico, que existen factores personales que se alejan de lo que podríamos considerar factores objetivos, que condicionan decisiones de compra en ocasiones muy importantes. En el caso de empresas que se instalan (o no) en el Parque Tecnológico, en muchas ocasiones   no valoran solo las infraestructuras o las cifras macroeconómicas; deben considerar “otros muchos factores  intangibles, factores ligados a cosas como que un presidente de una empresa quiera que sus hijos estudien en tal sitio, una paisaje, que cerca haya vuelos baratos…“, y venderse bien.

En la sesión de la tarde, presentado por Amparo Moraleda, miembro de la Junta Directiva de CEDE y patrona de la Fundación CEDE, intervino el conferenciante Mario Alonso Puig, con una presentación en torno a “Recuperación económica y liderazgo directivo”.

Mario Alonso Puig comenzó diciendo que solo el 0,1% de las especies que han aparecido sobre la tierra han sobrevivido. Nosotros somos débiles y sin embargo estamos en ese 0,1%, lo que es fruto de nuestra capacidad mental y del trabajo en equipo.

Dirigir, decía, es distinto a liderar. Para ser directivo hay que tener una posición en la empresa. Para ser líder hay que elegir una forma de ser y de actuar en la vida.

Liderar es inspirar a otras personas, ayudarles a descubrir y desplegar su potencial.

Los cuatro pasos del liderazgo son:

–       Descubrir que hay algo que no está hecho y hay que hacer: el futuro lo construimos nosotros modificando el presente. Esta es la primera misión del directivo: ilusionar por el futuro (“cómo veas el futuro determinará cómo vives el presente”). (Yo quiero hacerlo)

–       Inspirar, infundir en el ánimo de la gente la convicción de que está en nosotros crear nuestro propio futuro. (Yo puedo hacerlo)

–       Resolver. Decisión firme, con compromiso. Implica responsabilidad, capacidad de respuesta.

–       Actuar con firmeza (yo tengo que hacerlo)

Finalmente Thomas L. Jones, Managing Director al Alvarez&Marsal; Eddie Orton, President of Orton Development; y Ramin Sedehi, Director of Berkeley Research Group, coordinados por Fernando Barnuevo, miembro de la Junta Directiva de CEDE, debatieron en torno a “Cómo atraer inversores: clave para el crecimiento”, con una primera conclusión: los inversores extranjeros, partiendo de unos determinados niveles mínimos de confianza en el país, en los que España ya comienza a posicionarse, buscan en las empresas básicamente sentido común en la propuesta de generación de valor, y no un nuevo Silicon Valley (el consejero delegado de una compañía, decía Thomas, transmite más que el balance de la empresa).

En las decisiones de inversión cuentan mucho los directivos de la empresa en la que se va a invertir: deben ser personas capacitadas, transparentes, comprometidas con la empresa y con el equipo, con visión de futuro y éticas.

Y específicamente sobre España, opinaban que sin duda sobreviviremos a esta tormenta pero el proceso de recuperación –salvo en Madrid y Barcelona fundamentalmente- será lento; el capital extranjero –que ya empieza a llegar-, será más abundante cuando se extienda la opinión de que la rentabilidad de invertir en unos activos determinados, es mayor que el riesgo asociados en esos activos, y aunque esa confianza no es aún generalizada para nuestro país, ya comienzan algunos inversores relevantes a tomas posiciones en nuestras primeras empresas (es necesario estabilizar los precios de los activos, porque solo a partir de entonces estaremos en condiciones de transmitir seguridad a esos posibles inversores.

Tras esta mesa se procedió a la clausura del congreso con la participación del Presidente de CEDE, el presidente de la Asociación de Directivos de Andalucía, Ceuta y Melilla, el Presidente de la Diputación Provincial de Málaga, el Consejero de Economía, Innovación, Ciencia y empleo de la Junta de Andalucía; y el alcalde de Málaga.