Etiqueta: iniciativa

CaixaBank y elBullifoundation presentan la Guía para Emprendedores en Restauración, Mise en Place

Adriá1El objetivo es que los emprendedores afronten, con las máximas garantías de éxito, la puesta en marcha de un negocio de restauración y minimicen el riesgo de la inversión.

Con esta iniciativa, CaixaBank pretende aportar un valor diferencial a sus clientes y consolidarse como la entidad de referencia para los profesionales de este sector.

CaixaBank y elBulliFoundation han presentado Mise en Place, guía para gestionar un restaurante, un proyecto para emprendedores y empresarios en el que se explica, paso a paso, cómo poner en marcha un negocio de restauración, desde la idea inicial, incluyendo los trámites y requisitos legales, el plan de negocio, el análisis de la competencia, los recursos humanos y el plan de marketing, entre otros aspectos clave para la consecución del éxito empresarial del proyecto.

El objetivo de este manual, desarrollado por un equipo mixto de trabajo de CaixaBank y elBulliFoundation, es que las pymes y emprendedores afronten, con las máximas garantías de éxito, la puesta en marcha de un negocio de restauración y minimicen el riesgo de la inversión realizada. La guía recoge toda la experiencia y conocimientos adquiridos por el equipo de elBullifoundation a lo largo de su trayectoria y es uno de los primeros resultados del acuerdo firmado recientemente entre ambas instituciones.

Mise en Place está disponible en dos formatos. Por un lado, se ofrece una edición impresa, de contenido resumido y carácter motivacional, y, por otro lado, una versión digital en la que se amplía la información contenida en la versión impresa y se recoge todo el contenido teórico y práctico desarrollado durante 6 meses de intenso trabajo, como plantillas y otros materiales prácticos para aplicar en la gestión de los negocios. Además, esta versión digital se irá actualizando periódicamente con las experiencias de los emprendedores.

El libro se podrá consultar en la web de CaixaBank Negocios, y la versión impresa estará a disposición de los clientes que lo soliciten a su gestor, a partir del próximo 15 de mayo.

“Work in progress”

Para Ferran Adrià, “se trata de un proyecto totalmente vivo en el que debemos saber entender las necesidades de los emprendedores para así llegar a ellos y ayudarlos a mejorar sus proyectos siendo conscientes de lo complicado que es”. De este forma, se pretende conseguir un alto grado de interacción con emprendedores y empresarios que permita un flujo incesante de información para adaptar el contenido de la guía a las propias necesidades del sector.

Según Ferran Adrià, “en nuestro país estamos repletos de talento, pero en ocasiones debemos ser conscientes de la necesidad de gestionar eficientemente; ese es el punto de inflexión que nos da el grado de excelencia necesario en los proyectos”.

Además, dentro del propio manual se ha hecho hincapié en la necesidad de un liderazgo efectivo pues, en palabras de Adrià, “la diferencia entre la creación y la innovación, es un buen liderazgo con visión de futuro y un riguroso modelo de gestión”.

CaixaBank, entidad de referencia para el sector de la restauración

CaixaBank ha puesto este completo manual a disposición de sus clientes, en la página web de CaixaBank Negocios. Con esta iniciativa, la entidad financiera pretende aportar un valor diferencial a sus clientes que se suma a la completa oferta financiera que CaixaBank pone a disposición de los profesionales del sector de la restauración.

El director general de CaixaBank, Juan Antonio Alcaraz, afirma que “esta iniciativa es una muestra de la importancia que el sector de la restauración tiene para CaixaBank que, a través de CaixaBank Negocios, ofrece a los profesionales de este sector productos y servicios diseñados para facilitar la gestión del negocio, la financiación y la protección necesarias. Para ello, CaixaBank cuenta con un equipo de gestores especialistas que se desplazan al propio negocio del cliente, para que este no tenga que desplazarse ni salir de su establecimiento”.

Acuerdo entre CaixaBank y elBulliFoundation

Mise en Place, Guía para gestionar un restaurante, es uno de los primeros resultados del acuerdo firmado recientemente entre CaixaBank y elBulliFoundation, que contempla la creación de equipos de trabajo mixtos para diferentes proyectos.

La colaboración de CaixaBank contribuirá al desarrollo de la Bullipedia, proyecto en el que elBullifoundation está elaborando un estudio científico e histórico en apoyo al sector agrario (segmento en el que actualmente CaixaBank está focalizado a través de AgroBank) y a otros sectores de productos específicos.

El acuerdo entre CaixaBank y elBullifoundation, que tiene una duración de dos años, con posibilidad de renovación, incluye además la creación de becas para que clientes jóvenes de CaixaBank se puedan incorporar al equipo de trabajo de elBullifoundation o la celebración de conferencias de Ferran Adrià dirigidas a empleados y clientes de CaixaBank.

¿Vagón o locomotora?

Todos tenemos claro que la locomotora empuja y el vagón siempre va a remolque. Si esta idea la llevamos a la gestión de personas veremos que, sin duda, es una realidad que nos encontramos cada día en las empresas.

A través de la formulación de esta pregunta dimos lugar a puntos de vista variados sobre la idea en nuestro grupo de Facebook “Talento y corazón”. Lo cierto es que el perfil de trabajador del siglo XXI exige una orientación en las competencias que aportan y suman frente a otros profesionales que muchas veces están presentes y viven lo que denominamos el “despido interior”.

Por esto, cada día es más frecuente oír una palabra al alza que es la de intraemprendedor. Este término se acuña para denominar a la persona que integra algunas competencias básicas como son: iniciativa y pro actividad, automotivación, creatividad, capacidad de comunicación y resistencia a la adversidad. Este profesional trabaja para una empresa y forma parte de la misma, pero va más allá, convirtiéndose en un emprendedor dentro de la empresa.
Este término no es un concepto nuevo, en todas las empresas hay trabajadores que destacan por ser altamente creativos y siempre dispuestos a asumir nuevos retos y desarrollar nuevas ideas.
Son cada vez más empresas, sobre todo grandes compañías pero cada vez más PYMES, las que están asumiendo el reto de potenciar a sus intraemprendedores.

Hasta aquí todo perfecto.

Pero en toda relación deben aportar dos partes y, en la Empresa, se debe trabajar sobre una cultura que fomente este tipo de trabajadores.

Entonces, ¿cómo podemos fomentar desde la empresa esta cultura para que los miembros del equipo emprendan internamente?

Aquí te dejo algunas de las claves que pienso son de gran aplicabilidad:

1. Potenciar y fomentar las competencias y habilidades de los trabajadores para desarrollar proyectos internos de la organización.

2. Hacer sentir parte del proyecto al trabajador, delegando y confiándole proyectos que pueda sentir como propios.

3. Dar la máxima autonomía posible en la toma de decisiones y en la gestión de los recursos a disposición del trabajador, para evitar limitar sus movimientos con demasiado control.

4. Formar a los empleados que destaquen como intraemprendedores para potenciar y mejorar sus habilidades y conocimientos con una metodología docente que asegure su aplicación en el puesto de trabajo.

5. Premiar las iniciativas demostrando la importancia que se da en la empresa a las nuevas ideas y apoyar económicamente aquellas que puedan ser desarrolladas en beneficio de la empresa.

6. Aceptar el fracaso como parte del proceso de creación e innovación en las organizaciones.

7. Cambio en el modelo de negocio. Para triunfar primero hay que enfrentarse al fracaso, no debemos tener miedo a apostar por nuevos proyectos si estos nos van a servir para crecer y mejorar nuestro negocio.

Si no facilitamos ninguno de los 7 puntos anteriores ni estamos dispuestos a llevar a cabo cambios, será difícil que en nuestra organización proliferen las locomotoras y, sin embargo, lo normal será que predominen los vagones.

¿Qué tipo de profesionales queremos tener?

José Antonio Carrión López, Director del Máster en Desarrollo para Directivos y Emprendedores de la UA.

Programa de desarrollo de habilidades profesionales

En colaboración con la Cátedra Prosegur, el Observatorio de Inserción Laboral y el Máster en Gestión y Dirección de Recursos Humanos, durante los próximos días 24, 25 y 26 de julio colaboramos en la organización de un programa de verano de desarrollo de habilidades directivas necesarias para los profesionales actuales.

Con un enfoque experiencial, el Programa de Desarrollo de Habilidades trabajará sobre 4 habilidades que son demandadas a los profesionales en el actual mercado, así como a emprendedores que estén en fase de lanzamiento y maduración de su idea de negocio.

De la mano de 4 profesionales de primera línea se pondrán en práctica a través la metodología learning by doing estas 4 habilidades, dotando al participante de las capacidades necesarias para llevarlas a la práctica en su día a día.

Adicionalmente, es programa es de especial interés para estudiantes de la Universidad, en tanto que está reconocido con dos créditos de libre configuración de la U.A.

“Pregúntate si lo que estás haciendo hoy te acerca al lugar en el que quieres estar mañana.”  Walt Disney

PROGRAMA

24 de julio | 9:00 – 14:00 | Equipos ganadores, alcanzando resultados extraordinarios.

Emilio Ronco.

25 de julio | 9:00 – 14:00 | Iniciativa y proactividad, claves para diferenciarte en entornos de alta competitividad.

Faus Olmos Grau

26 de julio | 9:00 – 14:00 | Project Management. Hacia la eficiencia, eficacia y efectividad en la Dirección y Gestión de Proyectos.

Ángel Nájera Pérez

26 de julio | 16:00 – 20:30 | Presentaciones de alto impacto y generación de pitches memorables.

Ignacio López de Zamora

Lugar de celebración | Salón de Grados de la Facultad de Económicas de la Universidad de Alicante

Precio | 80€ | Reconocido con 2 créditos de libre configuración por la Universidad de Alicante

Si quieres más información o inscribirte, puedes hacerlo aquí 

¿Es viable la felicidad en el trabajo?

Sí, es posible y viable la felicidad en el trabajo, sobre todo cuando el trabajador se siente valorado y parte de la empresa, se identifica y compromete con sus responsabilidades profesionales, esto promueve una mayor iniciativa, despierta la creatividad, aumenta la productividad, el compañerismo y la pasión por su trabajo.

(Fuente: entrevista a Cecilia Coll en RRHH Digital: http://www.rrhhdigital.com/ampliada.php?sec=47&id=89145)

Valores sobre los que construimos las empresas

Aunque con la globalización, la internacionalización de la economía y la emergencia y rápida difusión de las tecnologías de la información y las comunicaciones, básicamente asociadas a internet, el cambio forma ya parte inseparable de nuestras vidas, en el fondo los valores básicos sobre los que construimos las sociedad y sobre los que se asientan las empresas no cambian: confianza, prudencia, respeto a los demás, cualificación, iniciativa, seguridad, solvencia, crecimiento compartido, integridad … son y serán básicos para el progreso sostenido.

(Extraído de entrevista a Javier Fur, Presidente del Círculo de Economía de la Provincia de Alicante, en la revista inQUALITAS http://www.inqualitas.net/entrevistas/18452-vivimos-en-el-cambio-y-en-entornos-que-a-partir-de-ahora-seran-siempre-inciertos)

Sobre la crisis y los cimientos de las empresas

La realidad de la crisis es una realidad evidentemente económica con una gran influencia del sector financiero, que durante un tiempo ha podido animar algunas burbujas desde la convicción –que ahora sabemos completamente errónea- de que habíamos entrado en aquel círculo virtuoso del que hablaba días pasados y que aseguraba el crecimiento continuo.

El dinero abundante y barato, las titulizaciones de activos, el crecimiento rápido como único factor de éxito, … fueron engordando esa burbuja inmobiliaria (que no se vio durante mucho tiempo por las dificultades de asociar burbuja con la solidez de un inmueble) que ha derivado en la triste y complicada situación actual.

Pero sería injusto asociar la crisis solo a determinada banca. Eran colaboradores necesarios pero no únicos responsables.

En mi opinión, por debajo de esta crisis económica lo que subyace es una crisis de valores que ha priorizado el éxito a corto plazo, el beneficio inmediato, el crecimiento a cualquier precio, … frente a los valores tradicionales de la prudencia, la solvencia, la seguridad en las transacciones comerciales.

Y es que aunque con la globalización, la internacionalización de la economía y la emergencia y rápida difusión de las tecnologías de la información y las comunicaciones básicamente asociadas a internet, el cambio forma ya parte inseparable de nuestras vidas, en el fondo los valores básicos sobre los que construimos las sociedad y sobre los que se asientan las empresas no cambian: confianza, prudencia, respeto a los demás, cualificación, iniciativa, seguridad, solvencia, crecimiento compartido, integridad … son y serán básicos para el progreso sostenido.

Creo que tras unos años de una cierta confusión motivada por ese crecimiento parecía que imparable, hemos vuelto a poner los pies en el suelo y los directivos hemos tomado plena conciencia de la situación y sabemos cómo abordarla en nuestras empresas. Volver a construir sobre valores sólidos y compartidos, y no sobre cimientos de barro, es el camino correcto.

Habilidades que nos acercan al éxito personal y profesional

Hay habilidades que existen en nosotros y que nos acercan hacia el éxito. Algunas de ellas las tenemos mejor desarrolladas y otras habremos de trabajarlas para conseguir alcanzar su valor óptimo que nos permita crecer tanto personal como profesionalmente. Algunas de las habilidades más importantes que debemos tener en cuenta y optimizar a través de entrenamiento son:

1. Conócete a ti mismo. Es fundamental conocerse a uno mismo para saber los talentos de que disponemos y los que podemos alcanzar con trabajo y esfuerzo. Definir objetivos según nuestras habilidades, conociendo también nuestros puntos débiles. Sin el conocimiento de uno mismo perdemos el 70% de nuestras posibilidades. Existen herramientas que pueden ayudarte a conocerte mejor. 

2. Productividad. Una buena organización del tiempo nos va a permitir ser productivos en nuestro trabajo. Para ello es necesario saber cuales son mis objetivos, ya que no puede haber una buena gestión del tiempo si no sé lo que quiero o lo que es más importante hacer. Existe un gran número de blogs que nos hablan sobre productividad personal y nos ayudan a potenciarla.

3. Iniciativa y creatividad. Es importante ser creativos y proactivos, detectar qué es lo que queremos, diseñar un plan mental para conseguirlo y establecer un plan de acción que nos permita llegar a cumplir nuestros deseos y objetivos.  Esta creatividad nos será útil en nuestros proyectos tanto personales como profesionales.

4. Toma de decisiones. Cada día nos enfrentamos a múltiples y distintas tomas de decisiones. Existen fases que pueden ayudarnos a tomarlas de la forma más adecuada posible, siendo beneficioso dejarnos ayudar por puntos de vista distintos.

5. Comunicación. La comunicación es fundamental en todas sus variantes y en todos los aspectos de la vida. Hemos de trabajar nuestra forma de comunicarnos, tanto en público, como la comunicación no verbal, oratoria, etc.

6. Negociación. Es también muy importante dominar las diferentes técnicas de negociación existentes ya que en nuestro emprendimiento o empresa vamos a tener que utilizarlas de forma habitual. La vida es negociación y esta es la mejor forma de solucionar un conflicto.

7. Asertividad. Es una habilidad fundamental en la vida personal y profesional. Siendo asertivo consigues respetarte a ti mismo y a los demás.

Todas estas habilidades pueden trabajarse cada día para optimizarlas y conseguir que se conviertan en nuestros puntos diferenciales, permitiendo que nos convirtamos en profesionales con grandes habilidades y talentos.

¿Trabajas estos aspectos de tu vida personal y profesional? ¿Crees que hay alguna habilidad que no hemos reflejado?

Reyes González Ramírez es Profesora Titular de Universidad.

Coordinadora académica del Departamento de Organización de Empresas de la Universidad de Alicante

Directora del Máster en Dirección y Gestión de Pymes.

(publicado también en http://campusyempresa.com/2012/7-habilidades-que-nos-acercan-al-exito-personal-y-profesional/)

EL CLIENTE, IMPORTANCIA Y PODER.

Mucho es lo que se ha escrito ya sobre el cliente y aunque todo o casi todo está dicho ya, trataré en este corto artículo de aportar nuevos matices, algún sesgo propio.

Cuanto más tiempo atrás nos remontamos, menos poder tenía el cliente y conforme transcurre el tiempo su figura se va agigantando.  El poder está en relación directa con la relación de dependencia Cliente/Empresa y esta dependencia, a su vez, tiene que ver directamente con la competencia.

Conforme ha crecido la competencia,  el cliente ha cobrado mayor relevancia, sabedor del amplio abanico de opciones que tiene.

Se dice, y con toda razón, que el cliente es la persona más importante de nuestro negocio. Nada tiene sentido sin el cliente. De nada vale el trabajo de archivo de documentación, ni contar con un excelente sistema informático, ni contar con Unidades especializadas de primer nivel,  ni un buen Departamento de Comunicación o  de Tesorería, ni contar con una Estructura perfectamente organizada. De nada nos sirve todo eso si no tenemos al cliente.  En cambio, todo encaja y alcanza su perfecto sentido, pensando y estando orientado hacia el cliente.

A veces, tengo la sensación de que existe una especie de relación amor/odio entre el cliente y su proveedor.  El cliente es capaz de ser nuestro azote y nuestra alegría, nuestro tormento y nuestra esperanza, nuestro insomnio y nuestro relax, nuestro castigo y nuestra satisfacción, nuestro fracaso y nuestro incentivo. Creo que esto que digo lo comprenden perfectamente todos los comerciales.

En relación con el cliente, cualquier empresa tiene, al menos, dos retos: el primero es el de captar al cliente y el segundo el de mantenerlo, o sea, conseguir su fidelidad.

Si tuviera que decidir cuál es el hecho cumbre que se produce, hoy día, en la vida de una empresa, sin duda diría que es la captación de un cliente. Mucho me temo que no le damos la importancia que tiene, es más, creo que pasa casi desapercibido. Al final del día, el equipo humano de ese centro de trabajo debería hacer medio fiesta, cuando no fiesta completa por haber incorporado un nuevo cliente a su base de clientes y por la enorme satisfacción que produce que alguien nos haya hecho depositarios de su confianza.

El segundo reto, como antes digo, una vez captado el cliente, es mantenerlo, fidelizarlo. El primer paso, obligado e imprescindible, es conocerlo, así como sus necesidades y/o carencias en relación con el servicio de nuestra empresa. La única forma de conocerlo es manteniendo contactos, relacionándonos con él, con la frecuencia que cada uno demande. Cada cliente es único.

Por parte de los comerciales,    ¿Cuál debe nuestra actitud y nuestro comportamiento? Ofrezco algunas pautas, sin ánimo de ser exhaustivo:

  Activo, con iniciativa. No solo esperar a que el cliente venga. Salir a buscarle. Ser proactivos en nuestras relaciones comerciales en todas las oportunidades que tengamos.  Transparente.  Ser claro y veraz es rentable a medio/largo plazo.- Ágil.-  Hoy día, nadie quiere esperar. Los asuntos hay que resolverlos con agilidad.- Agradable, amabilidad en el trato.- Forma parte de la calidad del servicio. Antes que nada, al cliente se le gana por el lado personal, el lado humano, antes que por el profesional.- Capacidad profesional y conocimiento del negocio.- Buen conocedor de nuestros productos y servicios, transmitiendo esa sensación al cliente.-  Convicción y entusiasmo.- Cualquier producto, vendido de esa manera, adquiere mayor atractivo.  Conceder todo el protagonismo al cliente.-  En los cursos de formación, hemos aprendido que el cliente no quiere que le vendan, es él quien decide y nos compra. El comercial tiene que conseguir trasladarle esa sensación al cliente.

En definitiva, frente a la rutina diaria, ejercitar nuestra fantasía, en lugar de indiferencia, mostrar interés, en lugar de desánimo, ilusión.  No olvidando que ahora, como antes, la razón de ser de nuestra empresa, el sentido de nuestro trabajo y nuestro éxito es y está en el cliente.