Etiqueta: habilidades

Directivos de la provincia se suman al programa ‘Atleta Corporativo’ para mejorar su estado de competición

Una decena de empresarios y directivos de la provincia de Alicante participaron el pasado jueves, 18 de octubre, en la jornada ‘Atleta Corporativo’ impartida por Luis Mediero en el Hotel Meliá Alicante.

El programa, dirigido a presidentes, CEO´s y directivos de empresas, les ayudó a instaurar hábitos saludables que permitirán beneficiarse de una mayor efectividad, capacidad, destreza cognitiva, salud y longevidad, maximizando su energía para desarrollar su trabajo, así como mantener el bienestar físico y mental en su vida personal.

44414608_1052343091593059_2743539260878487552_n

Como parte del programa los asistentes recibieron:
Evaluación del estado corporal: El análisis de los diferentes datos antropométricos permite valorar tu nivel nutricional y potencia muscula, útil para determinar los requerimientos de aporte y gasto
Plan de acción: estado de competición ideal. Una estrategia personalizada y un plan de acción motivador para alcanzar el cambio real, que recoge las habilidades y hábitos necesarios para alcanzar tu estado de competición ideal.
fd608440-8c55-4a9f-94a8-a576931f78ee

Con el fin de determinar el estado de competición actual, a su llegada al curso los asistentes se sometieron a una evaluación del estado corporal: estatura, peso, masa magra, masa grasa, perímetro abdominal. Para ello fue necesario acudir en ayunas.

1904488a-adad-4ce7-9989-56ed9b954539

Esta prueba les ofreció a los asistentes una idea de su estilo de comportamiento y el impacto en todo lo que hace. Algo que supuso el punto de partida para desarrollar su estado de competición ideal.

Inicio de la VI edición de Escuela de Gestores de Inforges

Inforges Desarrollo de Personas iniciará el próximo 5 de Octubre la XV edición de Escuela de Gestores, un programa diferenciador que entusiasma a todos los que lo hacen tanto por su metodología de aprendizaje como por los conocimientos adquiridos. Compatible y complementario con la formación de cualquier Master MBA, el programa de Escuela de Gestores está principalmente dirigido a directivos junior, autónomos, emprendedores, mandos intermedios y cualquier tipo de profesional con potencial de desarrollo.

El Management es un saber transversal que compete a todos los profesionales con independencia del ámbito y nivel jerárquico de su trabajo y su plan de carrera se debe basar en tus fortalezas propias. El objetivo de Escuela de Gestores es proporcionar a los asistentes las competencias que les permitirán conseguir el éxito profesional a través de la autogestión (fortaleza técnica + gestor en la organización + gestor en la vida personal).

El programa ejecutivo Escuela de Gestores consta de 48h de formación presencial en sesiones de 4h y 180 horas de formación online, ofreciendo una completa formación en conocimientos, metodología de gestión y desarrollo de habilidades del gestor. Además, el programa también ofrece un autodiagnóstico de desarrollo de talento con la herramienta INNERMETRIX y una sesión de 1h de coaching individual con la que obtendrás una radiografía completa de tus fortalezas y áreas de mejora. 

El programa, calendario, ficha de inscripción, metodología y objetivos los podrás encontrar en la página web de Inforges o en éste enlace:

XV Edición Escuela de Gestores

¿Vagón o locomotora?

Todos tenemos claro que la locomotora empuja y el vagón siempre va a remolque. Si esta idea la llevamos a la gestión de personas veremos que, sin duda, es una realidad que nos encontramos cada día en las empresas.

A través de la formulación de esta pregunta dimos lugar a puntos de vista variados sobre la idea en nuestro grupo de Facebook “Talento y corazón”. Lo cierto es que el perfil de trabajador del siglo XXI exige una orientación en las competencias que aportan y suman frente a otros profesionales que muchas veces están presentes y viven lo que denominamos el “despido interior”.

Por esto, cada día es más frecuente oír una palabra al alza que es la de intraemprendedor. Este término se acuña para denominar a la persona que integra algunas competencias básicas como son: iniciativa y pro actividad, automotivación, creatividad, capacidad de comunicación y resistencia a la adversidad. Este profesional trabaja para una empresa y forma parte de la misma, pero va más allá, convirtiéndose en un emprendedor dentro de la empresa.
Este término no es un concepto nuevo, en todas las empresas hay trabajadores que destacan por ser altamente creativos y siempre dispuestos a asumir nuevos retos y desarrollar nuevas ideas.
Son cada vez más empresas, sobre todo grandes compañías pero cada vez más PYMES, las que están asumiendo el reto de potenciar a sus intraemprendedores.

Hasta aquí todo perfecto.

Pero en toda relación deben aportar dos partes y, en la Empresa, se debe trabajar sobre una cultura que fomente este tipo de trabajadores.

Entonces, ¿cómo podemos fomentar desde la empresa esta cultura para que los miembros del equipo emprendan internamente?

Aquí te dejo algunas de las claves que pienso son de gran aplicabilidad:

1. Potenciar y fomentar las competencias y habilidades de los trabajadores para desarrollar proyectos internos de la organización.

2. Hacer sentir parte del proyecto al trabajador, delegando y confiándole proyectos que pueda sentir como propios.

3. Dar la máxima autonomía posible en la toma de decisiones y en la gestión de los recursos a disposición del trabajador, para evitar limitar sus movimientos con demasiado control.

4. Formar a los empleados que destaquen como intraemprendedores para potenciar y mejorar sus habilidades y conocimientos con una metodología docente que asegure su aplicación en el puesto de trabajo.

5. Premiar las iniciativas demostrando la importancia que se da en la empresa a las nuevas ideas y apoyar económicamente aquellas que puedan ser desarrolladas en beneficio de la empresa.

6. Aceptar el fracaso como parte del proceso de creación e innovación en las organizaciones.

7. Cambio en el modelo de negocio. Para triunfar primero hay que enfrentarse al fracaso, no debemos tener miedo a apostar por nuevos proyectos si estos nos van a servir para crecer y mejorar nuestro negocio.

Si no facilitamos ninguno de los 7 puntos anteriores ni estamos dispuestos a llevar a cabo cambios, será difícil que en nuestra organización proliferen las locomotoras y, sin embargo, lo normal será que predominen los vagones.

¿Qué tipo de profesionales queremos tener?

José Antonio Carrión López, Director del Máster en Desarrollo para Directivos y Emprendedores de la UA.

Lleva tres semanas preparar un discurso improvisado

Esta frase de Mark Twain resume bien uno de los aspectos cruciales de una buena comunicación: la preparación, a la que hay que añadir la asertividad, la confianza, la práctica …; aspectos tratados en el taller  “Hablar en Público, ¿arte o técnica?”, dirigido por los psicólogos Laura F. Asensi y Miguel Díez, profesores de la UA y codirectores de Psicojurix, que hemos desarrollado con el apoyo del COITIA y la Cátedra Prosegur de la UA, el 13.06.2013.

La del directivo es una función que tiene mucho que ver con la comunicación, por lo que tener seguridad en nuestras exposiciones públicas ante auditorios y en contextos diferentes es muy importante para el desarrollo correcto de nuestra función y para el éxito de la empresa.

El contexto en el que se desarrolla la comunicación empresarial, los públicos a los que se dirige, elementos a considerar en el proceso de comunicación, así como algunas pautas necesarias para mejorar nuestras habilidades en esta función, han constituido el eje de la sesión, con una excelente valoración por parte de los asistentes.

Y sin que pretendamos trasladar en estas líneas el contenido del taller, lo que sería una pretensión imposible porque –tal como apuntaban los directores de la sesión tomando una frase de Confucio- “me lo contaron y lo olvidé; lo vi y lo entendí; lo hice y lo aprendí”, el taller pretende incidir más en el saber hacer que en el saber, lo que se transmite solo desde la vivencia directa de las situaciones propuestas; este resumen solo quiere mostrar las líneas básicas tratadas en la sesión, partiendo de un concepto básico: es cierto que algunas personas tienen determinadas capacidades innatas que facilitan su habilidad para comunicar, pero ésta en una capacidad que se puede adquirir y perfeccionar.

Los buenos comunicadores basan su éxito fundamentalmente en mucha preparación y mucha práctica, y entienden la comunicación como una oportunidad para reforzar su liderazgo y, en el ámbito empresarial, el de la empresa a la que representan, en tanto que se convierte en una oportunidad para informar y transmitir ideas, conocimientos, cultura, imagen de empresa, adecuación del producto, …; para mover a la acción a otras personas; para coordinar; para mejorar el impacto social de la organización; … para mejorar, en definitiva, la capacidad de competir de la empresa.

Comunicación que es de aplicación en prácticamente todos los ámbitos de la dirección: en la comunicación interna global; en la negociación; en conferencias/presentaciones ante públicos internos/externos de la empresa; en reuniones; ante los medios de comunicación; … y aunque cada medio tiene sus códigos particulares, las bases del éxito de la comunicación, como hemos apuntado, dependen en gran medida de la preparación, del conocimiento del entorno y del auditorio, de la capacidad de entender lo que interesa al interlocutor, de la confianza del ponente en sí mismo, en su empresa y en el tema a tratar; …

La buena preparación, por tanto, es la base del éxito de la comunicación, y para ello, decían Laura y Miguel,

–          Controla la información (qué vas a decir, qué puntos son fundamentales, qué datos avalan el contenido, …)

–          Conoce el lugar (llega temprano y comprueba infraestructura y medios)

–          Conoce a tu auditorio (perfil de los asistentes, qué les interesa, qué preguntas pueden hacer, … Incluso, si puedes, recíbelos)

–          Organiza la información de forma lógica (es imprescindible un guión en tanto que tranquiliza al ponente y asegura explicar lo previsto)

Además es necesario conocer los problemas más frecuentes, relacionados con la ansiedad, el miedo, la inseguridad, la falta de asertividad, el manejo de preguntas complicadas, .. y las técnicas adecuadas para combatir esos problemas, algunas de las cuales se practicaron durante la sesión, como técnicas de relajación (la utilidad de la respiración diafragmática se mostró como una técnica fácil, rápida y discreta para momentos de especial tensión), el diálogo interno (sentimos lo que pensamos, por lo que focalizarnos en pensamientos positivos apoya su consecución –cumplimiento de la autoprofecía positiva-), la búsqueda de un “ángel” (un apoyo entre la audiencia, especialmente interesado en el tema), … y sobre todo, practicar, practicar, practicar … y revisar, prestando gran atención a la comunicación no verbal, que es el 93% de la comunicación que emitimos (comportamiento –expresión facial, sonrisa, mirada, postura-; lenguaje –tono, timbre, silencios “sin rellenar”, volumen), con autenticidad, con entusiasmo.

Finalmente, el taller planteó, desarrolló y contrastó con todos los participantes algunas estrategias útiles para la excelencia en la comunicación. Estrategias relacionadas con la persuasión, argumentación, sencillez, repetición (reforzar la idea principal desde diferentes perspectivas), amenidad, emoción, estilo, uso de frases y citas o el storytelling (contar historias originales, muchas veces personales, con valores, … que refuercen el mensaje a transmitir o que sean el vehículo mismo para transmisión del mensaje) para comunicar de manera efectiva y generar empatía en la audiencia.

Y como conclusión, “la única habilidad competitiva a largo plazo es la habilidad para aprender” (Seymour Papert), y es una habilidad que en el caso de la Comunicación interpersonal se puede y se debe aprender y perfeccionar.

Aprender y desaprender

Para aprender, muchas veces es necesario des-aprender habilidades, rutinas o presupuestos básicos. Es decir, hasta que una empresa no se ha desprendido de todo aquello que no es compatible con lo que se quiere aprender, el proceso de aprendizaje no estará completo o funcionará con el freno echado, en el mejor de los casos. Por otra parte, ese des-aprendizaje no debe producirse de modo descontrolado o inoportuno, lo que llevaría a pérdidas de conocimientos necesarios. Por lo tanto, es importante no sólo liderar el proceso de aprendizaje sino también el de des-aprendizaje.

(Fuente: Mª Julia Prats y Remei Agulles en http://blogs.elpais.com/economia-con-valores/2012/07/emprender-aprender-y-desaprender.html)

Haga tareas más difíciles

Para muchos, el tiempo que se pasa en la oficina cuenta como trabajo. Pero no todo el trabajo es igual. Existe una diferencia entre hacer cosas que ya controla y hacer cosas que le obliguen a exigirse y mejorar, según el catedrático de Psicología K. Anders Ericsson. Una persona en un nuevo trabajo normalmente dedica algún tiempo a formarse para adquirir los conocimientos, pero después de eso, sus habilidades tienden a estancarse.

Hay formas de superar este estancamiento y de conseguir ascensos: fije unos objetivos claros por encima de sus capacidades y enumere los pasos específicos que le permitan avanzar hacia ese objetivo. Los que deseen superar ese nivel, también deberían buscar sinceridad. Sin reacciones sinceras o duras es probable que el progreso se estanque. Finalmente, debe salir de su comodidad. Los trabajadores deberían aprender a hacer tareas con las que no se sienten cómodos.

(Fuente: http://www.expansion.com/2013/01/16/directivos/1358364748.html)