Etiqueta: Forrester

CaixaBank, mejor banco del mundo en servicios de banca móvil

  • premio Forrester Banca MóvilLa entidad obtiene la mayor puntuación en la comparativa de aplicaciones financieras de bancos de 13 países, elaborada por uno de los equipos de analistas tecnológicos más prestigiosos del mundo.
  • Según los datos de CaixaBank, el número de clientes de banca móvil en el primer semestre asciende a 2,7 millones al mes.
  • El móvil se ha consolidado como el segundo canal operativo de los clientes, tras la Línea Abierta web, con una estimación de 2.000 millones de operaciones desde el móvil en 2015.

CaixaBank ha recibido la puntuación más alta en el informe realizado por Forrester Research “2015 Global Mobile Banking Functionality Benchmark”, que evalúa las aplicaciones móviles de 41 grandes entidades financieras retail de todo el mundo.

Es la primera vez que la entidad obtiene la mayor puntuación entre los bancos globales en los estudios de Forrester, considerados como una referencia internacional en el análisis de los servicios financieros a través del móvil.

En el estudio de 2015, Forrester ha otorgado a CaixaBank 86 puntos sobre una escala de 100, al ofrecer en su aplicación un nivel de servicio básico excelente y también prestaciones de nueva generación. Según el informe de Forrester, “CaixaBank ha obtenido la mayor puntuación en tres de las siete categorías del benchmark: variedad de puntos de interacción, gestión de cuentas y de saldos y características del servicio”. El informe también afirma que “CaixaBank es uno de los escasísimos bancos que proveen a los usuarios de banca móvil de herramientas predictivas, como estimaciones de gastos personales basadas en el historial, sin que el usuario tenga que introducir la información manualmente”.

Forrester Research ha aplicado su metodología de comparativa de funcionalidades de banca móvil para evaluar las aplicaciones de 41 grandes entidades financieras de 13 países: Alemania, Australia, Canadá, EEUU, España, Francia, Holanda, India, Italia, Polonia, Reino Unido, Singapur y Turquía.

Actualmente, CaixaBank –socio del Círculo- cuenta con 2,7 millones de clientes operativos que utilizan el servicio cada mes. El 55% de los usuarios de Línea Abierta web también son usuarios de banca móvil.

La situación del E-Commerce en España

Una de las grandes barreras de España con respecto al E-Commerce ha sido siempre la falta de confianza por parte del consumidor hacia este tipo de plataformas. Desconfianza que podría estar ocasionada tanto por un cierto retraso en el uso de tecnologías, como por la gran cultura de atención personalizada en los pequeños comercios. Estas barreras se están superando gracias a la presencia de marcas reconocidas en plataformas online y al éxito de las redes sociales en nuestro país. Los últimos datos de E-Commerce demuestran que estas tendencias son un hecho y ya durante el primer trimestre de 2011 se incrementaron las ventas vía online en un 23% con respecto al mismo periodo del año anterior.

Estos datos muestran también que las transacciones de compra-venta desde España con el extranjero representan el 54,2% del total. El país con el que más transacciones se llevan a cabo es Estados Unidos, país origen de muchas de las tendencias no sólo culturales sino también estéticas y tecnológicas. No sólo está creciendo la confianza hacia el mercado online nacional por parte de los consumidores españoles, sino también hacia el mercado internacional.

Las tendencias del futuro

Actualmente, estudios como el llevado a cabo por Forrester, concluyen que son cada vez más los usuarios que compran a través de internet fuera de sus fronteras, mientras otro estudio Nielsen indica que los productos más adquiridos son libros y ropa con un 44% y un 36% respectivamente. Otros servicios como billetes de avión o reservas de hotel los siguen desde cerca. Tal y como han demostrado las estadísticas hasta ahora, esta tendencia no hará más que crecer, conectando el futuro del comercio de Europa al E-Commerce.

(Fuente:  http://www.eleconomista.es/interstitial/volver/acierto/empresas-finanzas/noticias/4373182/11/12/Las-innovadoras-soluciones-de-Asendia-un-claro-apoyo-al-ECommerce-en-Espana.html)

LA EMPRESA Y LAS REDES SOCIALES.

Hace unos días se presentaba en Madrid el documento “El Directivo y las Redes Sociales”, coordinado y editado por la Fundación CEDE con la colaboración de directivos de importantes empresas españolas.

El documento comienza con una referencia de Amparo Moraleda, patrono de la Fundación, al Manifiesto Cluetrain que en el primero de sus 95 puntos afirma que “los mercados son conversaciones”.

El manifiesto anticipa en 1999 la influencia que tendrían en el mundo de los negocios la conectividad masiva, la hipertextualidad y la libertad que empezaba a impulsar internet, y que en los últimos años se ha concretado en la realidad que hoy son las redes sociales y su impacto tanto a nivel de personas como, de manera creciente, en las empresas, que en el fondo no son sino grupos de personas que se relacionan entre sí y con otras personas, con un objetivo común.

Esas conversaciones, por tanto, se concretan cada día más a través del diálogo entre personas que se produce en las redes sociales.

Un diálogo directo, inmediato, que se puede extender muy rápidamente (“viral” en la terminología de las redes: es el boca-oreja del entorno digital) y que puede afectar decisivamente –a favor o en contra- a la reputación de una empresa.

No situarse en los espacios que frecuentan sus clientes actuales o potenciales para conocer sus inquietudes, sus expectativas, sus opiniones acerca de los productos y servicio de la empresa y de los competidores para corregir, explicar y adecuar sus prácticas a las sugerencias de los consumidores es un lujo que la empresa no puede permitirse.

Hay que estar, pero hay que hacerlo convencidos y con las reglas de las redes: con transparencia, con sinceridad, con compromiso, con competencia y, además, sin esperar un retorno inmediato en términos monetarios de esa posición activa en las redes sociales que frecuente su público objetivo (la consultora Forrester -tal como apunta José de la Peña, de la Fundación Telefónica en el documento de la Fundación CEDE mencionado- utiliza el acrónimo POST –People, Objectives, Strategy, Tecnology- para definir la participación correcta en redes sociales: dónde está tu público objetivo, qué quieres conseguir, cómo quieres conseguirlo y, finalmente, qué tecnología es la adecuada).

Aunque, sin duda, si se aborda correctamente la posición en las redes sociales, los beneficios que se pueden obtener son importantes: conocimiento en tiempo real de la opinión de clientes, proveedores, líderes de opinión, … sobre un nuevo producto, campaña comercial, error cometido, etc., y la posibilidad, por tanto, de corregir de inmediato las deficiencias observadas; reconocimiento por parte de los clientes, reputación, imagen de marca, prescripción; y también impacto directo en negocio si somos capaces de transformar en valor para el cliente las capacidades próximas a la ubicuidad, accesibilidad y conectividad de las redes sociales.

En conclusión, las redes sociales, cuando se trabajan día a día, con proximidad al cliente, aportando valor a sus interlocutores, atendiendo y resolviendo las incidencias que se produzcan, se convierten en elemento fundamental para refuerzo de la marca y, por tanto, en un atractivo muy fuerte para captación y fidelización de clientes.

Hemos entrado, por tanto, en la era digital, con un protagonismo y poder creciente del cliente final en la relación con las empresas, en la que las redes sociales juegan ya –y lo harán más en el futuro- un papel fundamental. El poder de crecer pasó desde los productores (tras la revolución industrial), a los intermediarios y ahora, con esta revolución digital, a los clientes. Permanecer al margen de esta realidad es poner en riesgo el futuro de la empresa.

Y es que, al final, con una visión proactiva y positiva de la aportación de las redes sociales al negocio de la empresa, lo que facilitan en este mundo globalizado e interconectado, es la vuelta a lo básico redefinido en términos actuales: cercanía al cliente, servicio de calidad, inmediatez en la solución de incidencias, aportación de valor diferencial, diálogo, … conversación útil para todas las partes, como proponía el Manifiesto Cluetrain con el que comenzaba esta breve reflexión.

(Artículo publicado también en Campus y Empresa, y un extracto del mismo publicado el domingo 7.09.2012 en el periódico Información de Alicante )