Etiqueta: flexibilidad

Adell: » El mundo ha dejado de ser secuencial y esto nos hace protagonistas de nuestras empresas y nuestras vidas «

El vicepresidente de CEDE Ramón Adell afirma que estamos ante un planeta distinto lleno de grandes posibilidades

  • La mesa redonda ‘El debate económico sobre el crecimiento’ ha estado compuesta por el catedrático de Bangor University y CUNEF y director de Estudios Financieros de la Fundación de las Cajas de Ahorro (FUNCAS), Santiago Carbó; director ejecutivo de Planificación Estratégica y Estudios de CaixaBank, Jordi Gual; el director asociado de la Dirección general de Asuntos Monetarios de la Reserva Federal Estadounidense (FED), David López-Salido; y el presidente de Deloitte y miembro de la JuntaDirectiva de CEDE, Fernando Ruiz.
  • ‘El imprescindible camino a la internacionalización’ ha sido la segunda mesa redonda de la jornada, formada por el director general de Internacionalización de la Empresa del ICEX, Isaac Martín Barbero ; la presidenta del ICO, Emma Navarro; el presidente de Calidad Pascual, Tomás Pascual ; el vicepresidente ejecutivo de SUEZ, a cargo de Water Europe, Ángel Simón; y el vice presidente de CEDE, Manuel Gago, encargado de la presentación y moderación.
  • El canciller de Austria de 2000 a 2007, Wolfgang Schüssel, ha ofrecido la ponencia ‘Geopolítica internacional’ con la presentación y moderación del vicepresidente de la Fundación CEDE Francisco Belil.
  • El fundador y presidente de Infonomía, Alfons Cornella, ha pronunciado la conferencia ‘Nuevas tendencias que afectan al liderazgo empresarial’ como punto final a la jornada de la mañana y antes de la pausa para el almuerzo. El vicepresidente de CEDE, Ramón Adell, ha moderado la ponencia.
Dos claros mensajes pueden extraerse de todas las intervenciones de la mañana en el Congreso de Directivos de la Confederación Española de Directivos y Ejecutivos (CEDE) : «La primera es que el mundo ha dejado de ser secuencial, los elementos disruptivos van a marcar nuestra vida en los próximos años. Y la segunda es que todo ello nos va a hacer protagonistas de un mundo distinto, pleno de posibilidades para dirigir nuestras empresas y nuestras vidas«. La afirmación es del vicepresidente de CEDE Ramón Adell, que asegura que nunca como ahora se había hablado tanto de futuro, pero un futuro muy cercano que ya está aquí y convive con nosotros.
13521928_10156865126620478_3281652649906350010_n
Mesa redonda ‘El debate económico sobre el crecimiento’
La primera mesa redonda del Congreso CEDE ha estado compuesta por el catedrático de Bangor University y CUNEF y director de Estudios Financieros de la Fundación de las Cajas de Ahorro (FUNCAS), Santiago Carbó; el
director ejecutivo de Planificación Estratégica y Estudios de CaixaBank, Jordi Gual; el director asociado de la Dirección general de Asuntos Monetarios de la Reserva Federal Estadounidense (FED), David López-Salido; y el presidente de Deloitte y miembro de la Junta Directiva de CEDE, Fernando Ruiz.
En las distintas intervenciones los ponentes reflexionaron sobre el crecimiento económico como principal objetivo de la política económica a nivel internacional, pero sin olvidarse de valores como la igualdad, el bienestar de la población o la protección del medio ambiente. El moderador de la intervención, Fe rnando Ruiz, planteó la intervención de los invitados en torno a tres grandes bloques: cuál es la situación económica actual y perspectivas de futuro; elementos y políticas que influyen en la economía; y, por último, qué acciones concretas se pueden implementar en la economía española.
López-Salido comenzó explicando las grandes diferencias entre las economías norteamericana y europea, destacando como «factor fundamental la flexibilidad de la economía americana, que le lleva a tener una mayor capacidad para acometer decisiones de forma rápida, además de poseer un mayor desarrollo en la utilización de los mercados de capital con respecto a Europa». Santiago Carbó, por su parte, incidió en las particularidades del Reino Unido,
asegurando que no tiene una industria tan fuerte como la americana pero sí esa capacidad de ‘meeting point’ que ha aglutinado en los últimos años un gran capital humano y empresarial del resto del viejo continente.
Pascual
Mesa redonda ‘El imprescindible camino a la internacionalización’
Son numerosas las empresas españolas que desarrollan ya su actividad fuera de nuestras fronteras, pero todavía queda un largo camino por recorrer. Dos representantes de estas compañías compartieron su experiencia global en esta segunda mesa redonda de la jornada junto con los delegados de las instituciones que ayudan a las demás empresas a emprender el camino de la internacionalización con las máximas garantías de éxito. Bajo la presentación y moderación de Manuel Gago participaron en el debate el director general de Internacionalización de la Empresa del ICEX, Isaac Martín Barbero; la presidenta del ICO, Emma Navarro; el presidente del Grupo Pascual, Tomás Pascual; y el vicepresidente ejecutivo de SUEZ, a cargo de Water Europe, Ángel Simón.
El primero en intervenir a instancias del moderador fue Martín Barbero, que aseguró de forma contundente: «La internacionalización es una tarea de país». En este sentido, el director general de Internacionalización de la Empresa del ICEX quiso destacar que una de las primeras cuestiones que se plantearon en el ICEX fue el ensanchamiento de la base exportadora, pasando de las 100.000 empresas en 2011 a las 150.000 firmas que ya exportan mercancía. «La internacionalización no está sólo a disposición de grandes empresas sino que tiene que tomarse como punto de partida para muchas más».
Como una de las empresas referentes de la internacionalización participó en la mesa redonda el presidente de Calidad Pascual, Tomás Pascual. El directivo español destacó que la industria alimentaria, la primera de este país, es una de las grandes industrias exportadoras de España. «Somos una empresa familiar que hemos empezado la internacionalización más tarde pero la hemos tomado con mucho impulso», aseguró Pascual. Asimismo, avanzó que el crecimiento
internacional de su corporación en los próximos años estará basado en el liderazgo en los mercados en los que ya está presente.
Uno de los próximos retos de Calidad Pascual será, en palabras de su directivo, invertir en redes de distribución para que los productos lleguen a todos los consumidores, pero sobre todo invertir en el propio consumidor, «diseñando
productos específicos para que quiera consumirlos y después comunicándoselo a ellos mismos». Finalmente Tomás Pascual habló de las ‘Cuatro A’ para poder definir a sus productos: alimento (nutren), apetecible (se adaptan fácilmente al consumidor local), accesible (no necesitan frío) y asequible (por su bajo precio).
El último en realizar su intervención fue el representante del otro ejemplo en la mesa redonda de gran empresa referente en la internacionalización: Ángel Simón como vicepresidente ejecutivo de SUEZ, a cargo de Water Europe. Para Simón, el mercado hoy en día está en todos los lugares y en todas partes, «y no es fácil estar en todos sitios. Primero es necesario tener un modelo de negocio claro, y en nuestro caso ese modelo ha ido variando. Hemos pasado de gestionar infraestructuras a gestionar conocimiento. También tienes que tener una base fuerte, y en nuestro caso esa base es España. Esta base más la de nuestro socio SUEZ en Francia nos dio la posibilidad de ir a Argentina. De ahí a Santiago de Chile, a México, Colombia. Vamos teniendo bases im portantes sobre las que ir a nuevos países, como ahora en nuestro caso en Estados Unidos».
Wolfang
Geopolítica internacional
En el entorno de desarrollo económico en el que nos desenvolvemos, tener una amplia visión geopolítica es un activo muy valioso. Así lo ha estimado CEDE para contar en una de sus ponencias de la mañana con el canciller de Austria de 2000 a 2007 a Wolfgang Schüssel, que ofreció un análisis estratégico, político y económico para ayudar a los directivos españoles a «conseguir esa visión global de lo que está pasando en el mundo dada la enorme trascendencia que tiene la geopolítica internacional para las empresas en este mundo globalizado», según el vicepresidente de la Fundación CEDE Francisco Belil, presentador y moderador del ex canciller austríaco.
Schüssel inició su intervención realizando un repaso de la situación internacional por continentes, avisando de que por primera vez en la historia «estamos todos interconectados, lo que supone un nuevo orden mundial. Ningún país en este mundo puede desarrollar solo un nuevo orden mundial. Hay 400 conflictos armados actualmente en el mundo, muchos conflictos en países vecinos, casi 200 millones de personas desplazadas… ¿Cuál es la situación actual para nosotros? Ahora estamos llegando al mundo del estancamiento secular. Va a ser muy difícil de gestionar porque el mundo está acostumbrado al crecimiento», aseguró el ex canciller de Austria. También apuntó que en 2009 nadie podía pensar que durante seis años los tipos de interés en EEUU iban a estar en torno a cero, ni la situación económica de Europa en estos años de crisis. Y por último Schüssel destacó el factor demográfico, «cambios demográficos mundiales de los que nadie habla pero a los que vamos a tener que adaptarnos y adelantarnos».
Cornella
Nuevas tendencias que afectan al liderazgo empresarial
Para la última de las ponencias de la mañana el fundador y presidente de Infonomía, Alfons Cornella, ofreció una intervención reveladora de por dónde va a ir el futuro empresarial ligadoa la innovación, la tecnología y el de la propia vida de las personas. El vicepresidente de CEDE Ramón Adell fue el encargado de la presentación del ponente, haciendo previamente dos reflexiones acerca de todo lo que ha deparado esta jornada matinal del Congreso de Directivos: «La primera es que el mundo ha dejado de ser secuencial, los elementos disruptivos van a marcar nuestra vida en los próximos años. Y la segunda es que todo ello nos va a hacer protagonistas de un mundo distinto, pleno de posibilidades para dirigir nuestras empresas y nuestras vidas».
El presidente de Infonomía dividió su intervención en cuatro grandes bloques: ciencia, tecnología, sociedad y empresas. «No debemos ver el futuro como un conjunto de problemas, sino como un conjunto de oportunidades», avisó al público presente, y dejó multitud de titulares destacados a lo largo de su intervención: «En los próximos años va a ser necesario el cruce de disciplina, de capacidades; el futuro de la industria va muy ligada a la tecnología y no es comprensible una evolución de la industria sin que esté íntimamente relacionada a dicha tecnología; la economía del futuro será una combinación de los humanos con la inteligencia artificial; no hay futuro sin combinar la madurez con la juventud»

Surfear la ola de la inestabilidad

IMG_4640En el entorno cambiante e inestable que será en adelante el que encontraremos en cualquier empresa y prácticamente en cualquier sector (globalización, internacionalización de la economía, digitalización, tecnología, especialización, envejecimiento de la población –en nuestro entorno próximo-, cambio climático, cambios en el concepto de familia, …) , debemos tomar muchas decisiones, algunas complejas, acerca de Qué queremos ser en el mercado(en cuanto a productos, servicio, clientes, áreas geográficas, etc.), Cómo lo podemos abordar (con los recursos limitados con los que siempre contaremos) y , finalmente, si es posible abordar ese proyecto con mi equipo. O, lo que es lo mismo, tal como apuntaba Sergio Gordillo, socio-director de Improven, en el taller sobre “Innovación en modelos de negocio, cómo podemos surfear la inestabilidad que es uno de los signos de nuestro tiempo, en el que estuvo apoyado por el también directivo de Improven Javier Alcalá.

Este no pretende ser más que un breve resumen del contenido del taller.

La primera cuestión, por tanto, es ¿cómo afrontamos ese futuro incierto, inestable, a través de un camino cambiante?. Y evidentemente, lo primero y más importante es reconocer la nueva situación, tener voluntad de cambio y abordarlo como desafíos, como retos para impulsar o transformar nuestros negocios, y hacerlo contando con el mayor número posible de empleados de la empresa (ninguna empresa es mejor que todos sus empleados).

El planteamiento, por tanto, comienza tal como apuntábamos en la introducción, con la pregunta ¿qué quiero ser?, cuál es nuestra propuesta de valor, en qué áreas me debo centrar, cómo identificar los océanos azules (espacios aún no competidos y valorados por determinados segmentos de clientes, en los que puedo tomar una posición relevante), para a continuación preguntarnos ¿cuál debe ser mi modelo de negocio?, cómo optimizar los procesos, flexibilizar las estructuras, identificar los procesos a mantener y los que debo externalizar, … y finalmente ¿con qué personas cuento para abordar estos retos?, cómo motivar y comprometer a las personas, como preparar y alinear la organización con el cambio, …

Y sin duda ese futuro debemos abordarlo con agilidad (capacidad de actualizar nuestro core business –lo que nos hace diferentes-), focalizar los recursos escasos; y con flexibilidad (adaptar la organización a las nuevas necesidades; lo que exige, primero, conocer al cliente y comprender el entorno para, con ese foco, Explorar (¿qué hago? en productos, clientes, mercados), y a continuación Explotar las capacidades para aplicar el resultado de la exploración anterior (¿Cómo lo hago?, en estructura organizativa, RRHH, estructura financiera, cadena de suministro, marketing, ventas, …).

La necesaria focalización exige identificar las actividades clave en nuestra propuesta de valor para una correcta asignación de nuestros recursos escasos, de manera que dediquemos esos recursos a las partes de la cadena en que realmente aportamos valor, planteando soluciones en muchos casos externas para las actividades de soporte. En el análisis de Improven, la realidad general de nuestras empresas es que apenas un 29% de los costes de personal fijo están en áreas estratégicas, que es donde deberíamos focalizarnos; un 7% están en áreas clave, que debemos estandarizar para corregir ineficiencias; y un 55% los tenemos en áreas de soporte, que podríamos perfectamente externalizar o flexibilizar para estar en mejores condiciones de adaptarnos a los cambios de contexto que, sin duda, vamos a seguir encontrando con frecuencia; de manera que para optimizar nuestra propuesta de valor debemos trabajar simultáneamente en tres áreas: Mejora continua (uso eficiente de nuestros recursos), Evolución (crecimiento orgánico, flexibilidad, adaptación al entorno), y Disrupción (crecimiento inorgánico, reubicación de mis negocios y mi estructura de costes, innovación), lo que exige una gestión activa y continua de una cartera de iniciativas tanto en los espacios y segmentos que conocemos hoy (esta es la cuenta de resultados de hoy), como en entornos sobre los que tengamos conocimiento débil e incluso incipiente en los que aunque los riesgos a corto plazo son mayores, son los únicos espacios sobre los que podemos construir el futuro de la compañía._MG_8936

Hablamos, por tanto, de la estrategia de la compañía, de anticipar el futuro, pero la realidad es que frecuentemente existe poca relación entre esa estrategia que queremos abordar y la cartera de proyectos de la compañía, lo que hacemos y pretendemos hacer, y de aquí surge la siguiente pregunta, ¿cuál es el origen de esa falta de relación entre la estrategia y la cartera de proyectos de la empresa?.

En el enfoque clásico, la planificación estratégica es un proceso lineal impulsado por la dirección, poco sistematizado y dependiente de pocas personas con “olfato” suficiente, y esto que fue válido en entornos estables y controlados, tiene muchas carencias en este tiempo nuevo.

Necesitamos contar con las aportaciones de todos. Debemos reducir el aislamiento funcional para pasar a gestionar proyectos transversales. Existen diferentes rutas para avanzar hacia la meta que exigen a la empresa la capacidad, agilidad y flexibilidad suficiente para avanzar simultáneamente por diferentes caminos (proyectos a corto, medio y largo plazo) para evitar quedarnos sin objetivo si el contexto cambia de manera radical. En los conceptos usados anteriormente, ahora necesitamos una plantilla mucho más “exploradora”, que aporte más al debate estratégico, sin olvidar su capacidad “explotadora”, sin dejar de lado la ejecución de los proyectos que deban realizarse internamente, o el control de los externalizados.

A corto plazo, necesitamos proyectos que preserven y desarrollen el negocio principal de la empresa; a medio plazo, debemos ser capaces de desarrollar nuevos sectores, nuevos productos útiles para mantener e incrementar nuestras bases de clientes; y a largo plazo (a partir de tres años) identificar nuevas opciones de negocios que aseguren el futuro de la empresa, lo que no resulta fácil porque la inercia de muchas empresas lleva a dedicar la mayor parte de sus recursos a proyectos con retorno a corto plazo olvidando el futuro de la compañía, cuando el valor real de la empresa, según explicaba Sergio, es el rendimiento actual (25%) sumado a su capacidad para encontrar constantemente nuevas fuentes de crecimiento (75%).

Es necesaria, por tanto, agilidad estratégica para adaptar la cartera de iniciativas, los proyectos de la empresa, a las necesidades de crecimiento y continuidad de la empresa en el tiempo, teniendo en cuenta que el crecimiento en grandes empresas tiene tres ejes:

  • Actividades existentes, que aportan en torno al 4%.
  • Nuevas actividades, que aportan el 66%
  • Fusiones y adquisiciones, el 30%.

El crecimiento, pues, procede básicamente de hacer cosas distintas a las que hacemos habitualmente, de la adaptación continua de la empresa a nuevos entornos, lo que exige buscar tanto oportunidades  en los negocios actuales como abordar proyectos disruptivos a partir de salirnos de nuestro entorno más próximo y analizar la evolución real y previsible de mis clientes actuales, los clientes de mis clientes, otros sectores productivos –que me pueden ayudar a evolucionar mi negocio-, incluso las tendencias sociales, que podrían impactar en el futuro de manera directa –positiva o negativa- en mi actividad (la evolución de la natalidad, por ejemplo, es algo que podría apoyar mi crecimiento o, de seguir la tendencia actual, limitarlo enormemente, salvo que nos abriéramos a otros entornos: preguntas como ¿qué ha cambiado?, ¿qué va a cambiar? Y ¿cuáles son las consecuencias de estos cambios sobre la cartera de iniciativas y la línea estratégica?, nos ayudarán a identificar prioridades y oportunidades de manera dinámica por todos los miembros de la organización, especialmente el equipo directivo).

El desarrollo de la cartera de iniciativas es un proceso continuo que requiere de la participación de todos los directivos, debiendo formar parte del día a día de la compañía, de modo que lo haga sostenible en el tiempo y dependiente de la organización y no de la inspiración individual.

La siguiente cuestión será ¿cómo ponemos en marcha el proceso de innovación?

_MG_8927El proceso de inteligencia de negocio busca determinar qué tendencias afectarán en mayor medida a la empresa (en épocas de cambio de paradigma como la actual, es crítico salirnos de nuestra zona de confort para generar ideas más disruptivas que equilibren entre el corto, medio y largo plazo los proyectos que aborde la empresa).

El proceso de análisis debe contemplar:

  • Fuerzas de la industria (¿cómo se comportará nuestro entorno competitivo?)
  • Fuerzas macro (¿cómo puede influir la situación macro en la empresa?, mercado global, mercado de capitales, etc.)
  • Tenencias clave (¿qué está pasando en el mundo que puede afectar a la empresa?, evolución de la tecnología, tendencias sociales/culturales, geoestrategia, …)
  • Fuerzas del cliente (¿Qué cambios en el cliente hay que tener en cuenta?, segmentos de mercado, necesidades y expectativas, costes de cambio, etc.)

Y a partir de aquí, extender el proceso de participación a toda la plantilla en las siguientes condiciones:

  • 1º.- Marcar los límites de las experiencias aceptables tanto en el mercado como en la empresa (algunos ejemplo: mantener independencia financiera, obtener un EBIT mínimo, asegurar la calidad desde la expectativa del cliente, focalizarse en las competencias internas, desarrollar el negocio dentro del entorno familiar, etc.)
  • 2º.- Facilitar las aportaciones individuales (sugerencias de empleados) y la formación de equipos colaborativos para el desarrollo de proyectos (círculos de calidad, equipos de diseño y mejora continua de proyectos) que funcionen con un esquema claro de objetivos, que cuenten con las personas idóneas para desarrollar el trabajo elegido o encomendado, con roles asignados a cada miembro y un plan de trabajo claro a partir de la formación exhaustiva de todos sus miembros en las herramientas adecuadas para cada fase del proceso de mejora (Planificar, desarrollar, comprobar la efectividad de la solución elegida en un plan piloto de implantación –y revisar todo el proceso si no diera los resultados esperados-, e implantación –extensión a toda la organización- de la nueva solución, producto, metodología, … cuando su comportamiento en la fase anterior fuese adecuado).

Las prioridades en la implantación deben abordarse con objetividad, por ejemplo a través de una matriz Impacto/Probabilidad:

  • Probabilidad: nivel de dificultad a la hora de la implantación; esto es, nivel de inversión necesario, tiempo de implantación, capacidad técnica, etc.
  • Impacto: el impacto que puede tener en la Organización en relación con la cuenta de resultados, necesidades de financiación, recursos humanos (número y cualificación), capacidad de gestión del cambio, etc.

Y definir los indicadores de seguimiento tanto del desarrollo de los proyectos como de los resultados de los mismos tras la implantación, identificando los proyectos que apoyan los resultados actuales, los resultados a medio plazo (2/3 años), y los resultados a 3 o más años (los que aseguran la continuidad de la empresa en el tiempo)_MG_8933

Y dos conclusiones apuntadas por los ponentes:

  • Un enfoque dinámico de la estrategia es más eficaz y rápido que la planificación estratégica clásica. Al mismo tiempo, la empresa debe disponer de capacidad para mover sus recursos internos lo más rápidamente posible, lo que obliga a incrementar el grado de flexibilidad interna (cultura, costes, activos). Focalizar los recursos de la empresa en el core business es un proceso muy recomendable, que evita dispersión y asignación errónea de recursos escasos, con programas expresos de retención del talento vía participación y compromiso con la estrategia empresarial.
  • Las empresas ágiles y flexibles alcanzan mayores niveles de competitividad tanto en épocas de crecimiento como en decrecimiento (mayor ajuste a las nuevas exigencias del mercado, con plantilla corresponsable en la recuperación).

Apuntando la utilidad de diferentes herramientas para las distintas fases del proceso de innovación (lean canvas, mapas de empatía, value proposition canvas, Visual Thinking, Solución Mínima Viable, etc.), Sergio y Javier concluyeron un taller excelente.

Líderes

 “El modelo organizativo ha cambiado; el éxito pasado no asegura el presente ni mucho menos el futuro. El líder del futuro contará con dos características esenciales: la flexibilidad y la responsabilidad. Serán personas ágiles, que generen felicidad y contagien optimismo, algo que solo se consigue con la vinculación emocional con el proyecto”,

Luis López, director de Recursos Humanos de Deloitte, en http://www.rrhhpress.com/index.php?option=com_content&view=article&id=27066:los-futuros-directivos-seran-mas-humanos-flexibles-y-colaborativos-segun-empresas-y-escuelas-de-negocios&catid=94:alta-direccion&Itemid=298

¿Mi empresa es “digital”?

¿Quieres saber quiénes son digitales? ¿Sólo los clientes? ¿Y quiénes más? ¿Cuál es la larga lista? Estás a un sólo párrafo de descubrilo.

Son digitales al menos:

Los productos, los canales, los competidores, los empleados, las operaciones, el conocimiento y… los clientes.

Y en este contexto aparece majestuosa una máxima. Con el fin de no parecer una empresa de la edad media. Las empresas deben tener mentalidad… digital.

Según Forrester el 74% de los ejecutivos sostiene que la empresa en la que trabajan posee una estrategia digital. Sin embargo, sólo el 15% cree que cuentan con las capacidades para ponerlas en práctica.

¿Tu empresa es digital? Lamentablemente no eres objetivo. Te facilito un pequeño test para salir de dudas. Te permitirá autoevaluar tu empresa y descubrir si es (o no) una empresa digital. Cruza los dedos y suerte.

  • ¿Tu empresa cuenta con innovación cerrada o abierta que fluye por las paredes? Si ni siquiera tiene innovación pasa rápido a la segunda pregunta.
  • ¿El pensamiento digital sólo ocurre de puertas hacia afuera o está presente en todos los procesos internos, hasta ese último que nadie recuerda?
  • ¿Los puntos de contacto digitales con el cliente son 360º o son esporádicos (aquí sí pero allí no)?
  • ¿Buscas la eficiencia funcional o una extraordinaria agilidad funcional?

¿La tecnología está centrada en el ahorro de costes prehistórico y la seguridad o en la innovación, la disrupción y la cima de la flexibilidad?

 

transformacion-digital

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Confío hayas logrado una puntuación más que digna. En caso negativo, recuerda que cuentas con todo el tiempo del mundo (¿o no?).

Cambiando de tercio, los directores no nos libramos de los cambios en gestión. Es lo que se empieza a llamar la dirección digital.

En esencia hablamos de asegurar:

  • La omnicanalidad. Los clientes están conectados permanentemente, usan y esperan ser atendidos por diferentes dispositivos y canales.
  • “Servirización”. Los productos de cualquier género tienden a ser servicios. O al menos a rodearse de servicios añadidos que deben apuntar a una (excepcional) experiencia de cliente.
  • Dictado de estrategias dentro de ecosistemas con socios. Con el objeto de hacer frente a las start up ligeras, con plataformas cooperativas, más rápidas, con menor plazo y precios ajustados.
  • Integración de la excelencia en los procesos y la experiencia del cliente en los cuadros de mando mediante kpis medibles.
  • Mayor foco en el aprendizaje y difusión del conocimiento interno a la velocidad del ¿rayo?
  • Organizaciones no ya con jerarquía plana, no ya descentralizadas sino con forma de red.

La disrupción aparece con un modelo de negocio que deja en fuera de juego al tuyo en cuestión de meses semanas, …

A propósito comentaba Gary Hamel “existe una bala digital apuntando a tu actual negocio no digital”. Se impone despertar.

¿Y cómo? Abrazando esta revolución y filosofía digital, cambiando los paradigmas de modo que:

  • A los clientes se llegará con la más certera de las business intelligence, big data y demás grandes hermanos.
  • A los empleados se les reconocerá y fomentará como trabajadores del conocimiento.
  • Y con los proveedores, lejos de las desconfianzas tradicionales, se impondrán complicidades, intercambio de datos y servicios. En este punto, el retail comenzó con éxito hace años gracias al trade marketing.

 

estilo-direccion-digital

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Toda esta insulina de conocimiento moderno ha sido inspirada por el cuaderno CEDE “Revolucion digital: impacto de las nuevas tecnologías en los directivos”, presentado en el Círculo de Economía de la provincia de Alicante en octubre del 2014. Imprescindible para mandos y directivos de hoy y sobre todo… del futuro.

 

Todo es posible … en MTNG

Sobre unos valores sólidos y compartidos por toda la empresa, todo es posible.

Everything is possible” es un slogan asociado a la orientación internacional de MTNG Experience, cuyo director de Marketing, Gaby Pons, ha compartido con el Círculo el pasado 29.04.2014 las claves del éxito de su compañía, en el marco del ciclo de conferencias-coloquio “Experiencias de éxito de empresas alicantinas” coordinado por David Rueda.

Mustang es una empresa familiar que nació como marca del sector moda hace más de cuarenta y cinco años. Hoy ha evolucionado a MTNG Experience, que encierra toda una filosofía de empresa. Una organización basada en unos valores, pilares en su día a día, que otorgan un valor añadido a su plan de crecimiento hacia el futuro.

La clave del progreso de MTNG en este tiempo de crisis para otras muchas compañías hay que buscarlo en su capacidad de adaptación a un entorno dinámico y muy complejo sobre unas bases muy sólidas construidas desde su origen, que es para MTNG una referencia permanente (Gaby lo expresaba como adaptación entendida como flexibilidad, “propiedad de los cuerpos que recobran su extensión tan pronto cesa la acción que los modificaba”, decía).

MTNG Experience es la continuación del proyecto inicial creado en 1962 por Pascual Ros Aguilar, que inició su fábrica –Mustang- trabajando para otras compañías (antecedente de las actuales marcas blancas), hasta que entendió que debía evolucionar a marca propia, en gran medida dedicada a la exportación.

En 1990 se incorpora a la dirección de la compañía la segunda generación de la familia actualizando la orientación de la empresa en tres vertientes fundamentales: Escucha y satisfacción de las necesidades del mercado; gestión óptima de los recursos; y desarrollo de la marca, pero es a partir de 2007 cuando la sociedad entra en la dinámica actual de adaptación constante en un entorno cambiante, que le está permitiendo crecer aún en condiciones tan complejas como las actuales, sobre la base, decía Gaby, de las bases sólidas fijadas por su fundador.

En este último periodo han sido 8 los grandes hitos de la empresa:

1.- Operaciones (2007). Externalización de parte de la producción a Asia, con el consiguiente rediseño completo de la cadena de valor, desde la concepción hasta la logística, pasando por la fabricación: “de fabricante con marca a Marca con fábrica”.

2.- Internacionalización (2008). Ya en plena crisis, llegan a la conclusión de que “solo podremos hacer cosas distintas si las hacemos de forma diferente” –en una frase que resumía la orientación que pretendía la compañía-. Y esto lo abordaron con el apoyo de una agencia sueca, en un programa concebido desde Estocolmo, con el objetivo de tener una perspectiva diferente que les obligara a repensar cómo hacer las cosas.

En esta época reinventaron Sixtyseven y lanzaron al mercado su marca Premium en una acción dirigida a un público diferente.

3.- Personas (2009). Este es otro de los grandes hitos de la compañía: profesionalizar la gestión incorporando a personas de fuera de la empresa con alta capacidad, capaces de comprometerse con el proyecto (hoy en el Comité de Dirección solo hay una persona anterior a ese año, además de tres miembros de la familia).

La frase interna que resume los objetivos de esta etapa era “para sacar adelante proyectos hacen falta personas que los vivan como si fuesen suyos; ¡qué digo!, son suyos”.

4.- Somos compañía (2010). Otro punto clave en la trayectoria de la empresa: toma la decisión de dejar de ser Mustang para pasar a ser MTNG Experience.

La razón fundamental es la dificultad de extrapolar los éxitos de una marca a otra por el gran peso de la marca inicial, lo que hacía necesario contar con un paraguas para proyectos diferentes.

Sin duda el cambio supuso un paso definitivo hacia una plataforma que permite abarcar proyectos que la inflexibilidad de una referencia rígida dificulta.

5.- Tecnológico (2011). Es el año de la renovación tecnológica, con la incorporación de un nuevo ERP y otras herramientas de gestión. Se pone en marcha la división online y los cimientos del actual proyecto e-commerce de la compañía.

El objetivo pretendido en esta etapa era la distribución del marketing y la comunicación por toda la estructura de la compañía.

6.- Producto (2012).

MTNG Experience integra otra marca: Estefanía Marco, empresa ilicitana de calzado con una forma de hacer y una cultura de diseño, fabricación y comercialización de zapatos diferente, que incorporaba flexibilidad al grupo.

La filosofía que explicaba aquella nueva orientación la concretaban en “Cuesta más cambiar lo que haces siempre que lo que no has hecho nunca”.

7.- Mercado (2013).

El mercado es fundamental. En esta etapa plantean la autonomía de las diferentes marcas, desarrollando un modelo de gestión autónomo –con apoyos centrales- de los equipos y proyectos de cada marca, de manera que, tal como se había definido en 2010, MTNG actúa como paraguas y no como marca.

8.- Consumidor (2014). Focalización en el cliente final.

No es exactamente la misma información la del consumidor que la del canal de ventas, y en 2014 han comenzado a profundizar en el consumidor, que este año comienza a tener la consideración interna de cliente (hasta ahora, el modelo de negocio basado en el wholesale multimarca distorsionaba la definición de cliente, de manera que la orientación de negocio de la empresa se basaba en el intermediario como referencia, que era el que tenía la consideración de cliente, pudiendo perder la referencia del competidor real que son las empresas del sector integradas verticalmente –Inditex, HM, etc.-).

Como resumen de la trayectoria de la compañía, Gaby Pons, hablaba de Cambio-Transformación-Evolución con el objetivo de adaptación permanente al mercado sin olvidar los valores sobre los que se ha construido la compañía, integrándola en una frase “everything is posible”; con convicción “todo es posible”.

Sobre la reforma laboral

El director general de Trabajo del Gobierno de Aragón, Jesús Divassón, considera que es necesario «equilibrar dos derechos, el de la protección de los trabajadores pero también el de la productividad de las empresas”.

Apunta, además, que la reforma laboral ha supuesto un “cambio de mentalidad pero debe servir de guía como proyección para el futuro que siga tres máximas: la flexibilidad del mercado de trabajo, una política de retribución variable y la reducción del tiempo de vigencia de los convenios colectivos”.

(Fuente: http://www.aragondigital.es/noticia.asp?notid=119100)

El core business debe ser su única preocupación, … confíenos el resto.

Esta frase, acuñada por Necomplus, resume muy bien la actividad de las dos empresas con las que iniciamos el ciclo sobre Experiencias de Éxito en Empresas Alicantinas, coordinado por el experto en marketing y colaborador del Círculo David Rueda, que ha iniciado su andadura el 13.02.2014 en Alicante, desarrollado en colaboración con la Universidad de Alicante, el Colegio Oficial de Ingenieros Técnicos Industriales y la Plataforma Unidos 8 de Marzo.

El objetivo que pretendemos con este ciclo es analizar y debatir con líderes de empresas que no solo han perdurado, sino que incluso han crecido en este tiempo tan difícil para la actividad empresarial, algunas de las claves sobre las que han apoyado esa evolución positiva.

En este primer encuentro hemos tenido la oportunidad de conocer la trayectoria de dos excelentes empresas alicantinas: Brilogic (Grupo Ibergest) y Necomplus (Grupo Asseco), especializadas en servicios de soporte a otras empresas.

Y es que, efectivamente, donde podemos ser más eficientes es trabajando la parte de la cadena de valor en la que somos especialistas, el “corazón de nuestro negocio”, allí donde podemos construir una ventaja competitiva sostenible, cediendo las tareas de soporte a especialistas capaces de desarrollarlas con más calidad, agilidad y a menor coste, contribuyendo, por tanto, a reforzar la ventaja si a la diferenciación de nuestro producto/servicio añadimos un coste y un plazo muy competitivos.

Las dos empresas, Brilogic y Necomplus, no han tenido un camino especialmente despejado en estos últimos años. Han tenido, incluso, que superar dificultades que a muchos otros hubieran desmoralizado, pero que para nuestras empresas ponentes no han sido sino retos que las han hecho más fuertes y menos vulnerables a vaivenes futuros.

El más importante de esos retos para ambas empresas fue la desaparición del Banco CAM y su compra por Banco Sabadell, ya que una parte importante de su negocio hasta 2010 estaba vinculado a Caja Mediterráneo. Y ambas lo han superado con estrategias diferentes que en los casos están resultando acertadas.

La calidad de su trabajo y la posibilidad de mostrar al nuevo propietario las ventajas de contar con su servicio, las alianzas o la diversificación geográfica han sido claves en el éxito de Necomplus; la calidad, la diversificación geográfica, en clientes y en productos han sido igualmente fundamentales en la transición de Brilogic a un modelo de negocio en gran parte diferente del anterior, que ha mostrado rápidamente su utilidad y su menor exposición a cambios de ciclo. Y han sido cambios producidos a partir de 2010; es decir, en plena crisis.

Enrique Briones, director de Brilogic, ha iniciado su exposición centrando la actividad de la compañía: Brilogic es la empresa de impresión digital y servicios del Grupo Ibergest, y desde 1998 hasta 2010 fue el primer proveedor de la CAM en los trabajos de su competencia, desde donde –a partir de 2005- inició un camino de diversificación en servicios, productos y clientes que le han permitido estar en vías de rápida recuperación del negocio perdido inicialmente por la salida de un cliente (CAM) que absorbía el 65% de su facturación.

Esa diversificación, que le aporta un blindaje adicional para el futuro al no depender con intensidad de un gran cliente, se ha cimentado sobre el desarrollo de aplicaciones propias que aportan valor añadido al simple soporte administrativo o documental para sus clientes; enfoque claro de calidad en el producto, en el servicio y en la mejora continua de todos los procesos; identificación de pequeños nichos de mercado poco competidos y muy rentables; así como un equipo profesional motivado y con capacidad de adaptación al cambio.

La diversificación ha llevado a Brilogic a establecer unas líneas de negocio en 2014 basadas en : impresión para Organismos Públicos- especialmente vinculada a impuestos y otros cobros-; plataformas especializadas para clientes de restauración, periódicos, revistas, equipos deportivos, etc.; desarrollo de una posición online completa y cada día más operativa, o abordar líneas de internacionalización como la asociación con empresas Noruegas.

Lorenzo Campos, director de estrategia de Necomplus, ha definido su empresa como fundamentalmente experta en outsourcing de medios de pago, incluyendo tareas de backoffice operativo, gestión integral de dispositivos y atención telefónica avanzada. Actualmente lidera el mercado ibérico con más de 300.000 terminales atendidos.

Como en el caso de Brilogic, el éxito de Necomplus se basa en la excelencia en el servicio, proporcionando soluciones globales a precios competitivos, así como en la diversificación, en la internacionalización (es líder en outsourcing de medios de pago en Portugal con una filial específica, o Andorra, y está entrando con fuerza en Latinoamérica) y en su fortaleza financiera, especialmente desde la entrada en su capital en 2010 del Grupo Asseco –grupo tecnológico polaco con presencia en 25 países y más de 15.000 empleados- .

Su transición por la crisis no solo no ha sido fácil, sino que estuvo agravada en la primera fase por la posibilidad de pérdida del que era su cliente top 2: Banco CAM; pero en base a su flexibilidad, agilidad, capacidad de adaptación a las exigencias del nuevo propietario -Banco Sabadell-, y a su eficiencia y excelencia en el servicio, ha conseguido no solo mantener sino mejorar su posición en el nuevo Grupo Bancario, que en estos momentos es ya su primer cliente, especialmente en las áreas de Medios de Pago, Inmobiliario y Oficina Directa.

Una situación similar ocurrió con Caja Rural del Mediterráneo, cliente tradicional de Necomplus, con su integración en Cajamar: su capacidad para cumplir los acuerdos de servicio, eficiencia y proactividad, han consolidado a Necomplus como el proveedor principal de mantenimiento del parque de tpv´s de Cajamar.

En resumen, como muestran estas dos excelentes empresas alicantinas, la calidad, el servicio, la eficiencia, la colaboración con líderes de otros mercados u otras partes de la cadena de valor, la gestión de personas, la identificación de nuevos negocios, la internacionalización … y no desfallecer nunca, son claves imprescindibles para avanzar. Incluso en este tiempo –probablemente, aún más en este tiempo-.

Si no sabes a dónde vas, cualquier camino sirve

(Presentación por el presidente del Círculo del Taller sobre “Gestión y Estrategia Militar en el Empresa”, el 21.1.2014)

Comenzamos el año nuevo y retomamos la actividad del Círculo. Y lo hacemos en torno a un tema que hoy nos parece fundamental en las empresas: la estrategia, hacia donde queremos dirigir nuestra empresa y cómo vamos a competir en cada uno de los negocios que abordamos para alcanzar los objetivos que nos planteamos.

No es un tema fácil, máxime con los niveles de complejidad, dinamismo, incertidumbre e incluso hostilidad en muchos casos, que el entorno incorpora a la actividad empresarial, y sin embargo es imprescindible.

«Si no sabes a dónde vas, cualquier camino sirve» y, es más, seguramente será un camino a ninguna parte.

Esta es una de las funciones básicas del directivo, una de las que mejor justifican nuestra labor, decidir en qué negocios tenemos que estar y cómo vamos a competir en cada uno de esos negocios, lo que exige definir objetivos a corto, medio y largo plazo; alinear nuestros recursos y capacidades para alcanzar de la manera más eficiente esos objetivos planteados, haciendo frente a nuestros competidores más inteligentes, definiendo y manteniendo ventajas competitivas en base al desarrollo de capacidades distintivas que nos permitan dar la mejor respuesta a las exigencias crecientes de todos nuestros grupos de interés: atendiendo y superando las mejores expectativas de los clientes, consiguiendo el compromiso e implicación de todos nuestros empleados, y desarrollando finalmente una labor útil desde el punto de vista social.

Y estando dispuestos, además, a modificar nuestra trayectoria cuantas veces sea necesario sin perder de vista el horizonte que queremos alcanzar.

No es, por tanto, un tema fácil. Exige capacidad, conocimientos, estabilidad, visión global y específica, conocimiento profundo de la empresa y del entorno, claridad en las prioridades … equipo.

Y tratándose de un asunto tan trascendente, no fue objeto de tratamiento sistemático ni en las empresas ni en la universidad hasta bien avanzado el siglo pasado, básicamente porque los cambios en el entorno eran tan suaves que prácticamente no afectaban al ámbito de las empresas.

En una etapa tan amplia en que prácticamente todo lo que se fabricaba se vendía, alcanzar los objetivos de la empresa se reducía casi a dotar de los recursos necesarios para alcanzarlos. Era una cuestión de voluntad. Pero esto evidentemente ha cambiado.

La característica que mejor define este tiempo es, seguramente, el cambio, la velocidad con que evolucionan las cosas en la sociedad y, por supuesto, en las empresas. Competir ya no es solo cuestión de recursos, sino de inteligencia, de anticipación, de flexibilidad, de organización, de identificación y resolución de prioridades, … de estrategia.

Es un concepto, por tanto, relativamente nuevo para las empresas (aunque esa velocidad de los cambios que apuntaba, hace que nos parezca que siempre fue así) y sin embargo es algo integrado en el código militar prácticamente desde que el mundo existe, hasta el punto de que el término estrategia, de origen griego, procede del ámbito militar (“estratego” que viene a significar «el arte del general«). Y aún podemos aprender mucho de esa tradición militar tan asentada y tan relativamente nueva para la empresa.

Estructura, inteligencia, gestión de crisis, liderazgo, decisión, comunicación, trabajo en equipo, intendencia, … son conceptos imprescindibles hoy para las empresas y muy desarrollados en el ejército y en la formación de todos sus mandos de alto nivel.

Transferir una parte de esas prácticas a las empresas constituye, en consecuencia, una buena vía para mejorar nuestra gestión y el futuro de las compañías que nos toca dirigir.

Para profundizar en este tema tan importante hoy en la gestión empresarial y conocer con detalle algunas de las claves que la tradición militar nos puede enseñar para mejorar nuestras empresas, hoy tenemos, en el marco de Los Talleres del Círculo con la colaboración de COITIA, la Cátedra Prosegur de la UA, y la Plataforma Unidos 8 de marzo, el taller Gestión y Estrategia Militar en la Empresa, con Lorenzo Castejón, Presidente de Motos y bicicletas eléctricas Abat Europa, consultor de empresas y militar en la reserva.

Muchas gracias, Lorenzo, por tu disposición a mostrarnos vías que nos ayuden para apoyar el progreso de nuestras empresas, lo que equivale a apoyar el desarrollo de nuestro entorno social tan necesitado aún de estímulos que apoyen el crecimiento.

La Marca España: una tarea de todos

El pasado 19 de junio se desarrolló el desayuno CEDE con Carlos Espinosa de los Monteros, Alto Comisionado del Gobierno para la Marca España, al que tuvimos ocasión de asistir con el motivo adicional de participar en la Junta Directiva y Junta General de la Confederación Española de Directivos y Ejecutivos (CEDE), de las que forma parte el Presidente del Círculo.

Carlos Espinosa realizó una exposición muy didáctica para explicar qué es la marca España; cómo impacta en la imagen de nuestro país en el exterior y qué repercusiones tiene; cual es nuestra situación actual y qué podemos hacer para mejorarla.

Seguiremos en este breve resumen la misma secuencia de la intervención del Alto Comisionado

–          ¿Qué es la marca España?

La marca-país es diferente a la marca comercial. Marca España es un intangible no traducible en un logo, símbolo, canción, aroma, … es algo que hace referencia más al mundo de las percepciones que al de las realidades. Está formada, por tanto, de las percepciones que se identifican con nuestro país.

–          Esto de la Marca España, ¿no será una frivolidad? Puede sonar a maniobra de distracción para evitar tratar problemas más serios.

En este punto, conviene ver qué hacen los demás, y todos los países importantes del mundo dedican importantes recursos/esfuerzos a elevar la imagen del país, y lo mismo están haciendo los países emergentes. Es una práctica habitual. Es un planteamiento que conviene abordar en positivo pero que incluso, desde una perspectiva de impacto negativo, podríamos concluir con el concepto “si tú no haces algo por tu imagen, otros se ocuparán de ello”, y probablemente no siempre en la dirección correcta.

Es importante, por tanto, prestar atención a la imagen de un país.

–          ¿Tiene sentido económico dedicar ese esfuerzo?

Si estamos dispuestos a pagar, por ejemplo, un 30% más por un vehículo que por otro cuando sabemos que tienen al menos un 90% de piezas iguales siendo la justificación fundamental la marca “made in Germany”, estamos dando un valor económico muy importante a esa marca.

La imagen facilita exportaciones, atrae turismo, inversiones, facilita financiación, … la imagen, sin duda, se puede traducir en dinero.

–          ¿Realmente se puede hacer algo para cambiar la imagen de un país?

Volviendo al ejemplo alemán que es, sin duda, una de las referencias actuales, la marca Made in Germany es símbolo de calidad, confianza, garantía, … pese a que en sus inicios tenía una connotación exactamente inversa (en 1895, en Reino Unido, se obligó a los productos alemanes a ser marcados con Made in Germany para identificar productos de baja calidad que competían en condiciones de ventaja con los productos locales). En estos 115 años, la situación se ha invertido por completo.

Otro ejemplo es Italia, que en los años 60´ del siglo pasado era percibido como un país líder en cultura e historia, pero con cierto atraso industrial. Un trabajo riguroso de los italianos ha evolucionado la imagen del país, sin abandonar el liderazgo en cultura e historia, hacia el concepto de diseño e innovación (moda, mueble, textil, automóvil, …)

–          ¿Cómo se puede trabajar para mejorar la marca España?

Carlos Espinosa lo plantea en tres etapas: Análisis de la situación actual; ¿dónde queremos estar en 8/10 años?; ¿de qué instrumentos disponemos para pasar de la primera a la segunda etapas anteriores?.

Estamos mejor de lo que pensamos, aunque nuestra imagen no es homogénea en todo el mundo.

Para trabajar en la mejora de la Marca España nos interesan básicamente tres zonas:

–          Los países que integran el G.8 (80% de nuestros turistas y de inversión extranjera, y reciben el 70% de nuestras exportaciones). Aquí tenemos una imagen bastante buena, similar a la de Francia o Italia.

–          América (desde México hasta Chile), con imagen desigual: buena en México, Brasil y Panamá; buena con tendencia al alza en Centroamérica (países andinos); y deteriorada en países con regímenes políticos poco afines como Argentina, Venezuela y Bolivia.

–          Continente Asiático, con imagen pobre. No mala, sino escasa. Hay un desconocimiento importante de la realidad española. Aquí España se asocia básicamente con deporte (selección de futbol, Real Madrid y Barcelona, Nadal, Fernando Alonso), algo de gastronomía y muy poco con la industria.

–          Hay una cuarta zona importante, los países del Golfo, en la que tenemos un cierto prestigio y aceptación de nuestra tecnología, aunque nuestra marca está por desarrollar.

 

–          ¿A qué imagen aspiramos?.

En primer lugar, queremos ser percibidos como un país simultáneamente tradicional y moderno, con una historia y cultura amplias a las que no renunciamos, enriquecidas con la percepción de país moderno (en este punto en 2013 y 2014 focalizamos nuestra prioridad en EEUU, con la conmemoración de los 500 años del descubrimiento de Florida por Ponce de León, o la fundación de la primera ciudad norteamericana, San Agustín, también en Florida y también por españoles; etc.). Nuestro mensaje en estos acontecimientos: España contribuyó de manera decisiva a la construcción de EEUU y sigue participando en esa construcción con empresas españolas en proyectos muy relevantes en el país (autopistas, plantas de generación de energía solar, proyectos arquitectónicos singulares, …), con influencia creciente del idioma español en los Estados Unidos de América (“España estuvo aquí en las fases iniciales del país, y sigue aquí ahora”, es la esencia del mensaje en EEUU).

El segundo atributo: somos un país sólido y solidario, con presencia en el contexto mundial favoreciendo el progreso de los países menos desarrollados.

La solidaridad es un valor en alza en el contexto actual y lo será más en el futuro. España tiene una gran tradición en este punto, tanto a través de órdenes religiosas como de ONG´s seglares propias y concreción en nuestro país de organizaciones supranacionales, además de haber construido unas redes nacionales de solidaridad ejemplo para el mundo (ONCE, red nacional de trasplantes, Cruz Roja Española, etc.)

Tercer atributo: España como país diverso.

Tenemos todos los climas, fauna, flora, diversidad cultural (salvo del imperio Chino, tenemos huella de todos los imperios que en el mundo han sido), lingüística, …, lo que facilita el interés de nuestros visitantes por volver una y muchas veces.

Cuarto atributo: Flexibilidad.

Tenemos una historia reciente magnífica de transición ejemplar de una dictadura a una democracia, ejemplo para muchas transiciones posteriores y actuales.

Las reformas estructurales que se están haciendo –decía Carlos Espinosa- son reconocidas por inversores internacionales como las más serias de Europa, y en este mundo en cambio permanente, los países flexibles son los más atractivos para invertir con visión de futuro.

Como resumen de todo lo anterior, el objetivo de la Marca España es identificarnos como un país Fiable.

Hoy tenemos una imagen media en fiabilidad, más asociada a países del Norte.

Ese es nuestro esfuerzo: convertirnos en un país fiable, serio, responsable, cumplidor de la palabra dada.

–          ¿Cómo se mide todo esto?

“Lo que no se mide no existe”. Hoy tenemos 134 indicadores elaborados por instituciones básicamente internacionales que nos permiten compararnos con otros países (la marca, más que en términos absolutos, tiene sentido en comparación con los demás: somos percibidos como mejores o peores que otros; y la evolución temporal de cada indicador), de los que trabajamos con 40 con series históricas de al menos 3 años, y profundizamos en no más de 8 índices globales y 30 sectoriales.

–          ¿Con qué medios contamos?

Medios escasos, con importantes restricciones presupuestarias acordes a este tiempo, buscando la colaboración empresas/administración para construir juntos, avanzando, pero poco a poco. Tratando de ganar la confianza y el respeto de los agentes sociales para conseguir un mayor compromiso de todos.

Al respecto, el Alto Comisionado del Gobierno para la Marca España hizo especial énfasis en el imprescindible respaldo desde el interior, en elevar el sentimiento/orgullo de pertenencia a esta nación como vía para mejorar nuestra imagen exterior (hizo referencia a diferentes encuestas a nivel europeo que muestran que somos el país de nuestro entorno con peor imagen interna de nosotros mismos).

–          ¿Cómo canalizar pequeñas iniciativas de personas que quieren ayudar en la promoción de la marca España en los términos expuestos?

Existe una página web: marcaespaña.es con amplia información sobre temas muy relevantes de nuestro país coherentes con la imagen que pretendemos y más de 1.500 links a otras tantas marcas individuales.

Se ha constituido una Asociación de Amigos de la Marca España (amigosmarcaespaña.es) con vocación de crear delegaciones por Comunidades, Provincias, etc.

Todos desde nuestras posiciones –decía el ponente- construimos o destruimos marca España, que debe ser el paraguas que acoja a todas las demás marcas (parafraseando un principio de marketing, decía Carlos Espinosa, “si tienes una marca, tienes una marca; si tienes dos marcas, tienes ½ marca; y si tienes tres marcas, no tienes ninguna marca”; o, lo que es lo mismo, “fuera del paraguas, normalmente uno se moja”).

Al final, el moderador del coloquio, Fernando Barnuevo, concluía con una frase del presidente norteamericano J.F. Kennedy, que podría resumir también el imprescindible compromiso de todos con nuestra marca “No preguntes que puede hacer EEUU por tí, sino que puedes hacer tu por EEUU” (marca España, al final, como hemos comentado en otras ocasiones respecto al turismo, somos todos).