Etiqueta: emprender

Alicante y Elche serán capitales de los directivos europeos los días 20 y 21 de noviembre gracias al Congreso CEDE

La cumbre de CEDE reunirá¡ el 20 y 21 de noviembre a más de mil ejecutivos que debatirán sobre los retos de la transformación digital de las empresas. Los debates se desarrollarán en el ADDA y la ciudad ilicitana celebrará una jornada práctica

Alicante y Elche como “capitales de los directivos europeos”, así coincidieron en definir los alcaldes de ambas ciudades el XVI Congreso de la Confederación Española de Directivos (CEDE) que se celebrará en el Auditorio Provincial de Alicante (ADDA) los próximos dí­as 20 y 21 de noviembre, aunque la ciudad ilicitana una jornada práctica para estudiantes.

Esos días, la provincia acogerá el mayor congreso de ejecutivos, con la participación de más de mil asistentes que centrarán sus ponencias y debates sobre los retos de la transformación digital, según anunció ayer Javier Fur, presidente del Cí­rculo de Economía de Alicante, que colabora en la organización del evento.

RdP_Congreso_Directivos_CEDE_1

Por su parte, el vicepresidente de la entidad, Ramón Adell, incidió en la necesidad de buscar el “equilibrio entre el humanismo y la tecnología en un escenario actual de predominancia de la sociedad digital. “Antes el problema de los directivos era la falta de información, pero ahora con la multitud de recursos a través de las nuevas tecnologías, lo que tenemos que hacer es priorizarla“, apuntó Adell en la presentación del congreso, celebrada en la sala multiusos del aeropuerto Alicante-Elche, ante un nutrido grupo de representantes de empresas y asociaciones sectoriales de la provincia.

Para profundizar en todos estos aspectos de cara a buscar la mayor eficiencia en la empresa y en el contacto con los clientes en un contexto de sociedades conectadas, así­ como analizar la situación económica global y su impacto en España, los directivos asistentes podrán asistir a distintas ponencias de destacados líderes empresariales y del panorama político como Isidro Fainé, presidente de CEDE, los ministros de Economía y de Energía y Agenda Digital, Luis de Guindos y Ãálvaro Nadal, respectivamente, o Marí­a Dolores Dancausa, consejera delegada de Bankinter. CEDE ha pedido al Rey Felipe VI que clausure el congreso. Una presencia con la que se ha contado en anteriores ediciones, según indicó Ramón Adell.

RdP_Congreso_de_Directivos_CEDE_3

De forma paralela al evento, en Elche se realizará¡ un proyecto dirigido a los jóvenes estudiantes “que pasarán un dí­a con directivo de empresa, casi convirtiéndose en su sombra”, explicó Adell. Posteriormente, el alcalde ilicitano, Carlos González, explicó que en esta jornada del “talento directivo” participarán estudiantes de FP y de las universidades de Alicante (UA) y Miguel Hernández, de Elche (UMH). Una oportunidad para “acortar distancias entre el ámbito académico y el directivo”, resaltó González.

Por su parte, el presidente de la Diputación, sar Sánchez, mostró su satisfacción por que este importante congreso se celebre en el Auditorio Provincial, un evento en el que se incidirá y se “apuesta por las personas y por el liderazgo de los directivos de las empresas, que son los que están al frente del capital humano”. Sánchez, al igual que los alcaldes de Alicante y Elche, subrayó el dinamismo económico de esta provincia, por lo que consideran que es un buen enclave para celebrar estos debates. Y porque “Alicante es una tierra de acogida, que aporta tranquilidad, confianza y seguridad a empresas que quieren instalarse con nosotros”.

En el mapa de los directivos y la innovación

Gabriel Echávarri, que cerró el acto de presentación, también habló, como Javier Fur, de que el congreso “nos posiciona en el mapa de los directivos de las ciudades innovadoras“. Tanto Adell como Echávarri comentaron que la idea de celebrar en Alicante este evento surgió hace dos años en un acto empresarial en el que ambos coincidieron en Alicante. También avanzó el primer edil alicantino que entre los ponentes del congreso se encuentra Kim Faura, director general de Cataluña, Comunidad Valenciana, Baleares y Murcia de Telefónica, que presentará el proyecto “Alicante se mueve“, que fue “el más valorado en la última reunión de ciudades inteligentes”. Por otra parte, Echávarri destacó el desarrollo del Congreso como “el más importante que se ha celebrado en los últimos cuatro años en la ciudad”.

Las cuatro claves necesarias para generar confianza por Josué Gadea

emprenderUna de las cuestiones/dudas que más recibo en mi email es… “Josué, cómo genero confianza?”
Hace pocos días hacía un vídeo en directo vía facebook donde hablaba de ello pero hoy voy explicar en este texto qué podemos hacer.
La gente, tu potencial cliente, se va a fijar en 4 cosas.

(más…)

¿Cuál es la mejor herramienta para emprender?

A la hora de emprender lo más necesario es, después de tener una idea, desarrollarla en un plan de negocio donde se marquen todas las bases fundamentales que una empresa debe tener, desde un plan estratégico, objetivos, competencia, análisis del cliente, estudios de mercado, hasta finalmente la viabilidad económica mediante un plan financiero.

Fuente: Entrevista a Iván Ledesma, presidente de la Asociación de Jóvenes Empresarios de Castilla y León, en El Norte de Castilla

Talentos Siglo XXI

Es creciente el número de estudios de organismos tanto públicos como privados, que intentan descifrar cuál es el perfil necesario para lograr la empleabilidad. Dichos estudios tratan de aclarar qué competencias y talentos deben poseer aquéllos que logran no sólo emplearse, sino añadir valor a sus organizaciones.

El análisis de estos estudios nos lleva a detectar dos tendencias que se están dibujando  con firmeza en nuestro horizonte:

  • La existencia de un mercado laboral muy competitivo en donde la formación de partida es imprescindible, aunque no totalmente determinante en el currículo. Un mero acopio de formación en cursos, seminarios, master, etc. siendo importante no es suficiente, podríamos decir que se ha convertido este punto en una “conditio sine qua non”.
  • Una revolución tecnológica que implica una forma de aprender y estar al día de forma distinta, mediante redes sociales, blogs, webs, etc., de forma que comunicar, compartir y comentar nos lleva y nos obliga a un aprendizaje continuo, a tener una capacidad de adaptación constante. Este aprendizaje continuo es causa y a su vez consecuencia de dicha revolución tecnológica.

La Universidad de Phoenix y Apollo Group, empresa asociada a dicha universidad, publicaban recientemente un estudio en donde identificaban lo que ellos denominaban las aptitudes más valoradas del trabajador del siglo XXI. La reflexión sobre este estudio nos permite  determinar las características básicas de los que podríamos llamar los Talentos Siglo XXI. Estas características son:

1.      Autoliderazgo como punto de partida para liderar otras personas, otros entornos u otras situaciones. Es imposible liderar o guiar a los demás si uno no es capaz de fijar su propio rumbo. Las organizaciones siglo XXI necesitan personas conscientes de sus fortalezas y puntos de mejora, capaces de compartir visiones y sueños, dispuestas a actuar, con una cultura de valores que genere influencia  y confianza. Estas personas que confían en sí mismas y que saben hacia dónde quieren ir, quieren también tomar decisiones sobre su futuro profesional y el futuro de sus organizaciones. Sólo estas personas son capaces de liderar equipos con las competencias que eso supone.

2.      Adaptabilidad ante entornos diferentes, situaciones cambiantes, nuevos retos, exigencias     múltiples, prioridades que se ven alteradas y cambios rápidos. Nuestro entorno tremendamente    turbulento exige que las personas con talento decidan reinventarse a si mismos, sin renunciar a sus valores. Este cambio continuo significa comprometerse  a ser flexible, estudiar el mundo de posibilidades que se nos abre si estamos dispuestos a adaptarnos a los cambios, buscar nuestra propia renovación, pero sin renunciar a nuestros valores esenciales.

3.      Innovación. El entorno al que nos enfrentamos exige buscadores, es decir, personas inconformistas que aporten ideas nuevas de fuentes distintas, que hallen soluciones originales a problemas persistentes, que piensen que lo mejor está aún por venir. Estas personas se preguntan con frecuencia ¿Qué cosas no hemos intentado aún? Cuando a nuestro alrededor generamos espacios de diversidad e integración, estamos impulsando la aparición de ideas, productos y acciones tanto innovadoras como creativas.

4.       Pensamiento crítico. Nos estamos refiriendo en este punto a los inconformistas, que, aunque no tienen muy buena prensa en las organizaciones convencionales, son una autentica necesidad para las organizaciones de éxito. Tom Peters decía que los “chiflados son un soplo de aire fresco”. En un mundo tan competitivo, con estrategias tan parecidas,  con productos tan uniformes, las personas  contestatarias y apasionadas pueden ofrecer ideas que chocan de frente con el status quo pero que, precisamente por ello, pueden representar la diferencia entre oportunidad o parálisis. Cada día estamos más convencidos de que las organizaciones necesitan personas que cuestionen, pero que cuestionen en positivo, para aportar sus ideas y su entusiasmo por las mismas, no para decir que nada va bien.

5.      Comunicación. Las organizaciones del siglo XXI necesitan personas que sean efectivas a la hora de comunicarse con los demás, que sean capaces de captar las pistas emocionales para afinar sus mensajes, algo especialmente necesario en situaciones difíciles. El buen comunicador también escucha y lo hace de forma proactiva, generando el entendimiento mutuo y compartiendo la información que posee de buen grado. El buen comunicador fomenta la comunicación abierta, y se muestra  receptivo tanto a las buenas como a las malas noticias. Es capaz de generar espacios de comunicación ante situaciones, tecnologías y personas distintas. Ser un buen comunicador no es nada nuevo, es un requisito básico de cualquier buen directivo o profesional, pero es un valor en alza, apoyado por las tecnologías emergentes o consolidadas.

6.      Productividad. Son necesarias más que nunca personas que se responsabilicen de conseguir los objetivos organizacionales planificados, asegurando los resultados previstos. Asegurar resultados óptimos se convierte en un valor de creciente importancia en un entorno cada vez más competitivo. Una disposición ganadora y una actitud positiva hacia valores como determinación, esfuerzo, optimismo, entusiasmo y desarrollo de un perfil de alto rendimiento, dan contenido a una competencia que se convierte así en estratégica.

7.      Juego de equipo. Como no, se buscan personas capaces de pasar de los planteamientos individuales a los resultados de equipo. Capaces de pasar del pensamiento individual a los procesos integrados con diversidad de personas, es decir, personas generosas e integradoras. Estas personas son también respetuosas con los demás, colaboradoras y con disposición a ayudar y compartir. Son capaces de impulsar al equipo hacia la participación activa y entusiasta, fortaleciendo su identidad, la pasión y el compromiso colectivo. Las personas que trabajan bien en equipo, protegiendo al equipo y su reputación, compartiendo triunfos y fracasos, continúan siendo un valor en alza a considerar en las organizaciones excelentes: ¡no pasarán nunca de moda!

8.      Capacidad de emprender. Es un reto de altura ser emprendedor. El emprendedor es aquel que, como diría un castizo, se busca la vida. El emprendedor es capaz de buscar y de explotar oportunidades, desarrollar proyectos, integrar y lanzar ideas propias o compartidas, salir de las zonas de confort o miedo, asegurar resultados, ambicionar logros y conseguir recursos. El emprendedor es atrevido porque se enfrenta a dificultades y riesgos. Posee convicción personal y confianza en sí mismo. Disfruta del desafío.

Creemos que este perfil es necesario para las personas con talento que necesitan las organizaciones del siglo XXI, pero puede que usted, lector, tal vez tenga otro: ¡enhorabuena si eso le ayuda! Tal vez este perfil lo vea usted como algo demasiado exigente, entonces ¡tiene una oportunidad de retarse a sí mismo! Por el contrario, quizá en su opinión este conjunto de rasgos son poco innovadores: ¡pues enriquézcalo con sus aportaciones!

En cualquier caso, es nuestra forma de ver las necesidades que creemos que van a tener las organizaciones de futuro ¡Ojala a alguien le sean de utilidad!

 

Mª de los Reyes González Ramírez.

Directora de la Cátedra PROSEGUR.

Universidad de Alicante

Empieza tu viaje con un equipo y con pasión.

Así terminaba su intervención Berenice Güerri, investigadora-emprendedora artífice de la empresa Glen Biotec, primer spin off de la Universidad de Alicante desarrollada en torno a una idea: eliminar el picudo rojo que ataca a las palmeras. Se trata de un excelente modelo de empresa creada a partir de un sueño: eliminar el picudo rojo mediante un agente biológico que acaba con él, en este caso un hongo.

El problema que tiene que resolver el emprendedor, decía Berenice, es el de hacer rentable ese sueño, concretar la idea en un producto que el mercado esté dispuesto a comprar haciendo realidad, en el caso de Glen Biotec, el objetivo de transferir de manera rentable los resultados de la investigación a la empresa, aunando pasión y eficiencia, ilusión y objetividad; siendo capaces de intentar caminos diferentes para alcanzar determinados objetivos.

Emprender, en opinión de Berenice, es una forma de vida “porque no te queda tiempo para vivir otra cosa”, pero con un concepto claro: hacer siempre lo mismo es el camino más directo al fracaso, porque solo puedes competir en precio. Cada día es un día importante para reinventarse, para empezar; y empieza ese viaje con un buen equipo y con pasión.

Glen Biotec fue una de las dos experiencias (la otra fue la del Grupo Gourmet, empresa líder en el sector de hostelería de alta calidad en Alicante, con más de 30 años y en permanente proceso de reinvención, que tiene en la innovación su principal motor de crecimiento) que se expusieron en la jornada “R-inventando la empresa: innovación y tendencias”, desarrollada en la Universidad de Alicante y dirigida por el CEEI de Alcoy con el apoyo de la cátedra Prosegur de la U.A., el Observatorio Universitario de Inserción Laboral, el Círculo y Fundeun.

Tras la presentación por la Directora de la Cátedra Prosegur, Reyes González, la sesión comenzó con la ponencia: “Innovando a partir de tendencias del mercado”, con Jordi Tormo y Roberto Payá, técnico y director, respectivamente, del CEEI de Alcoy.

Jordi empezaba diciendo que ha llegado el momento del cambio; tenemos que empezar a pensar que nuestro sueño es posible adelantándonos a los deseos de la gente.

Vivimos en el cambio constante y cada día más acelerado. El tiempo que han tardado los medios de comunicación para alcanzar los 50 millones de usuarios es un buen ejemplo: 38 años tardó la radio; 13 años la televisión; 4 años internet; y solo 9 meses la red social Facebook.

Y con las dificultades que la velocidad del cambio incorpora, sin duda podemos innovar a partir de las tendencias que observamos en las personas (“una tendencia es un patrón en la forma de pensar y comportarse de una mayoría de consumidores durante un periodo de tiempo). Algunas tendencias que observamos en este año 2013, son:

1.- El consumidor urbano. Cada día tenemos más ciudades y son más grandes, lo que ofrece oportunidades a los emprendedores que sepan plasmar en productos/servicios concretos las nuevas expectativas y necesidades de esos consumidores. Oportunidades relacionadas con facilitar encuentros urbanos, con el orgullo de ser urbano, con la posibilidad de escapar puntualmente de la ciudad, con la trascendencia urbana (“urbanitas” que no quieren perder las referencias del campo. Un ejemplo de esta oportunidad es la que trata de concretar Aerogarden, empresa que impulsa el cultivo de plantas y verduras en casas y en entornos urbanos), o lo eco-urbano (consumidores cada vez más concienciados de la necesidad de ser corresponsables en el desarrollo sostenible de la sociedad en armonía con el medio ambiente).

2.- De nuevo, hecho aquí. Recuperando valores como la proximidad, la artesanía, etc.

3.- Vive la experiencia. Muchos consumidores ya no se conforman solo con tener cosas, quieren vivir la experiencia de participar activamente en la elaboración de algunos de sus productos, en ocasiones por el precio, pero habitualmente por la posibilidad de vivir más intensamente la relación con el entorno (fabricar tu propio vino, construir tus muebles, etc.)

4.- Súper ecológico. El consumo ecológico tiene que ver con la sostenibilidad de cada uno de los elementos que componen el producto/servicio que consumimos. La empresa Ecobioball, proveedora de pelotas de golf ecológicas y biodegradables fabricadas con comida para peces es un buen ejemplo de aprovechamiento de la oportunidad que ofrece esta tendencia.

5.- New life inside. Productos que permiten la generación de vida y protegen la naturaleza (la empresa Esprout fabrica lápices que tras terminar su periodo de vida útil pueden ser plantados –incluyen una semilla que genera una planta-).

6.- Recommerce, o compra de productos de segunda mano.

7.- A la caza de la oferta. Para muchos consumidores, encontrar la mejor oferta se convierte en un motivo de orgullo y estatus (ya no se presume solo de productos de alto precio).

8.- Customización. Búsqueda de productos que sin ser exclusivos, permitan diferenciarse.

Estas y otras tendencias son fuente para los emprendedores de encuentro de oportunidades de negocio en la medida en que permiten añadir nuevos productos, servicios o experiencias a determinados segmentos de consumidores

Jordi terminaba con una frase “quien sigue al rebaño, acaba pisando el excremento”, casi lo de “innovar o morir”.

A continuación Roberto Payá trató de mostrar caminos que permitan transformar esas tendencias en oportunidades de negocio.

El futuro, decía Roberto, será como nosotros queramos que sea . ¿A qué desafíos nos enfrentamos?, a la identificación correcta de necesidades/expectativas de las personas no atendidas correctamente, a las que aportar soluciones nuevas.

Deterioro medioambiental, agudización geográfica, sociedad disociada, amenazas a la paz, conectividad, globalización, poder creciente del cliente, eficiencia energética, sostenibilidad, … apuntan algunas de esas oportunidades/expectativas en las que podemos profundizar para encontrar nuevos productos para satisfacer nuevas necesidades de los clientes con nuevos modelos de negocio, teniendo siempre presente que la parte más importante para evaluar la viabilidad de un proyecto es ver si existe mercado, si existen clientes potenciales dispuestos a pagar el precio que el producto exige, y es que la innovación, en palabras de Michael Schrage, no es lo hacen los innovadores, sino lo que los clientes aceptan.

Existen diferentes metodologías que pueden ayudar al emprendedor a concretar esa idea en un negocio rentable.

¿Cómo convertimos la solución al problema detectado en un negocio con posibilidades?: Metodología Lean Startup.

–       1º.- Diseño del producto piloto inicial, del producto posible para contraste con el mercado.

–       2º.- Validación por los clientes. Los clientes previamente identificados ¿están realmente interesados en el producto?, ¿en qué condiciones?.

–       3º.Medición. Diseño y aplicación de indicadores que nos permitan ajustar el producto

–       4º.Extensión a un mercado amplio. Sin precipitación pero sin parar, adaptando la velocidad a los recursos escasos y a las modificaciones en las expectativas de los clientes, que la clave del éxito la tiene siempre el mercado.

La siguiente cuestión es ¿cómo construimos un modelo de negocio de éxito?, una guía puede ser el Business Model Canvas, herramienta que describe los fundamentos sobre cómo una organización crea, desarrolla y captura valor del mercado.

El secreto del éxito está siempre en el mercado. Es imprescindible identificar correctamente a los clientes para los que la propuesta de valor resulte relevante (low cost, calidad, diferenciación, …), así como los canales de distribución más adecuados (canales físicos propios o franquicias, redes sociales, TV., venta telefónica, internet, máquinas vending, …) capaces de generar flujos de ingresos que permitan mantener el modelo, sobre los recursos y actividades clave (especialmente las personas y sus modos de relación), con los socios estratégicos adecuados y un modelo de costes adecuado para la sostenibilidad del negocio capaz de adaptarse a los cambios que ocurren en el entorno, lo que apunta a la tercera herramienta importante a tener en cuenta: la estrategia del Océano Azul: Creación de productos y servicios en los que la competencia sea irrelevante porque descubres mercados en los que aún no hay competencia. Esta estrategia se construye identificando nuevas expectativas y modificando atributos de productos capaces de cubrir esas expectativas (el Circo del Sol es un buen ejemplo de revolución de un mercado muy maduro en el que descubrió una nueva y gran oportunidad).

Frente a la estrategia tradicional centrada en la rivalidad y en tratar de servir mejor al grupo de compradores tradicionales Océano Rojo, por la “sangre derramada en la batalla”), la de Océano Azul pretende redefinir el grupo de compradores identificando nuevos atributos capaces de satisfacer sus expectativas y participar activamente en la orientación de esas expectativas en el tiempo.

La conclusión de Roberto fue “si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo”.

Finalmente, Raquel Perramón, de Grupo Gormet, explicó las claves que han permitido al Grupo crecer a lo largo de más de 30 años en un sector tan maduro y competitivo como el de la hostelería. Claves basadas en el equipo, en la comunicación tanto interna como externa, en el uso intensivo de todas las posibilidades de las nuevas vías y canales de comunicación, en la anticipación a las necesidades y expectativas de sus clientes objetivo (el proyecto “Olive to live” es un ejemplo de esa anticipación; como los Talleres Gourmet, que tratan de cubrir el interés creciente de algunos clientes por conocer detalles y vivir experiencias más intensas en torno a la cocina), la identificación de nuevos colectivos de clientes (Tribeca, su restaurante de bocadillos para celíacos responde a esta estrategia).

En resumen, como apuntaba Berenice en su intervención, “cada día es un día importante para reinventarse para empezar

Emprender dentro de la empresa

Uno de los problemas actuales a los que se enfrentan las empresas es la fuga de talento. Muchos directivos preparados acaban abandonando puestos bien remunerados para buscar su proyecto empresarial. La mayor parte de ellos en la entrevista de salida destacan la rutina, la sensación de no aportar o de sentirse limitados como causa de la decisión tomada.

Estas personas con talento y poco amigas de la rutina, pueden llegar a sentirse desmotivadas en la empresa tradicional porque no se les permite crecer o desarrollar sus proyectos y creatividad. Este talento, bien canalizado, puede suponer muchas ventajas tanto para el directivo o trabajador como para la empresa. Sin embargo, si la persona no se siente motivada, puede acabar “saltando” hacia otros puestos de trabajo, lo que supondrá una gran pérdida de capital humano para la compañía.

El mercado es cambiante y los márgenes muy ajustados, lo que  crea en las empresas la necesidad de nuevos nichos, de nuevos proyectos, en definitiva, si quieren sobrevivir tienen la necesidad de reinventarse, incluyendo la innovación como un valor crítico para ello. Es en este punto es donde cada vez hablamos más de una figura esencial en las organizaciones: el intraemprendedor, que suma y aporta nuevas ideas que permitan que se siga mejorando y adecuando el producto o servicio a las necesidades reales de quienes lo consumen, desde el compromiso y el conocimiento de la compañía en que realiza su trabajo.

Parte potente de esta figura es que aúna el compromiso con la compañía para la que trabaja con las características del emprendedor, lo que resulta indispensable hoy en día en cualquier negocio que quiera seguir obteniendo resultados en el futuro.

Las empresas no pueden dejar pasar esta oportunidad, se juegan demasiado en ello, y han  de incentivar este tipo de emprendimiento interno ya que supondrá trabajadores más motivados, proactivos y comprometidos, lo que tendrá como consecuencia  una mejora del clima laboral, de la productividad y de los resultados obtenidos.

Existen diferentes formas de potenciar el intraemprendimiento.  Sin duda, es esencial generar una cultura empresarial donde no se “castiguen” los posibles errores,  se reconozca el trabajo realizado por los miembros de la organización, se ofrezca un clima que fomente la innovación, y se esté dispuesto a escuchar críticas, dedicando esfuerzos a que esto funcione y establecer sistemas que realmente permitan intraemprender en nuestra compañía.

Muchas empresas están empezando a darse cuenta de la importancia de fomentar este tipo de perfiles entre sus empleados ya que, lejos de pensar que significa un intrusismo en la toma de decisiones estratégicas, se dan cuenta de que es un paso necesario y fundamental para la mejora de procesos y el mantenimiento o crecimiento de su negocio.

Estas preguntas en una cultura muy conservadora en las relaciones laborales con la empresa como la española deberían tener más cabida, pero es una cuestión de supervivencia.

¿Son las empresas conscientes de la importancia de seguir emprendiendo y de implicar a los trabajadores en el proceso?

Sin duda más allá del entorno organizativo la fuerza debemos buscarla en nosotros mismos:

¿Estás preparado para emprender?, ¿has pensado hacerlo dentro de tu propia empresa?

No habría que olvidar que

Las personas no son recordadas por el número de veces que fracasan, sino por el número de veces que tienen éxito.

Thomas Edison.

José Antonio Carrión López, Director del Programa de Desarrollo de Directivos y Emprendedores de la Universidad de Alicante. 

¿Quien se anima a emprender?

Un tema recurrente al que aludimos con frecuencia, como no podía ser de otra forma en estos momentos, es el de la situación económica y social en la que nos encontramos, es decir, la famosa “crisis” que nos azota despiadadamente y que no sabemos muy bien cómo atajar.

Al principio, de una manera un tanto autocomplaciente, nos decíamos que no iba a durar mucho, que en un “par de años” volveríamos a la senda de la recuperación, que era un “bache pasajero”… pero la realidad nos ha demostrado que no ha sido así y hoy por hoy parece que ni siquiera quien se supone que debe guiar este proceso tiene muy claro cómo hacerlo.

Hay quien opina que para dejar atrás este escenario no necesitamos ayuda externa, que depende de nosotros cambiar nuestra percepción hacia el empresariado y el emprendedurismo, pues serán los autónomos, las cooperativas y  las pymes

los motores del empleo que tanto necesitamos.

Desafortunadamente cabría matizar que nuestro país se caracteriza por un alto nivel de aversión al riesgo. Como muestra un botón: para un tercio de nuestros estudiantes su máxima aspiración es llegar a

ser funcionario.

Igualmente, mientras que en Estados Unidos un 70% de ellos quiere ser emprendedor, en España este porcentaje cae hasta un casi anecdótico 8%.

Entre otras causas podríamos apuntar al miedo al fracaso instaurado en nuestra cultura, las diversas trabas que se encuentran los emprendedores para crear empresas, mantenerlas y consolidarlas, así como el poco apoyo que reciben tanto de la sociedad como de las administraciones.

Mientras en otros países se aplaude a aquellos que intentan emprender aunque fracasen, en el nuestro si ocurre ésto, si fracasas, dificilmente conseguiras una segunda oportunidad, pues es fácil que quedes estigmatizado.

Sin embargo hay muchos casos de éxito que nos demuestran que con una buena idea, esfuerzo y constancia se puede llegar lejos.

José Luis Gascó es Director del Master de Dirección y Gestión de Recursos Humanos de la Universidad de Alicante.

La piedra y el emprendedor

La vida es un trayecto lleno de obstáculos y“piedras” que dificultan nuestro andar… ¿o no?

Cada problema, cada fracaso, cada perdida y cada dificultad solo son “piedras” con que tropezamos en el camino, y vaya que la vida está llena de ellas. El truco no está en buscar el camino despejado y evitar “las piedras”, sino en aprovechar cada piedra a nuestro favor.

Una vez había una piedra en un camino…

 

  • El distraído tropezó con ella
  • El violento la utilizó como proyectil
  • El campesino cansado, la utilizó de asiento
  • Para los niños, fué un juguete
  • David la utilizó para matar a Goliat
  • Drummond la poetizó
  • Miguel Ángel la convirtió en una bella escultura
  • Y el emprendedor construyó con ella…

En todos estos casos, la diferencia no estuvo en la piedra sino en las personas.

No existe “piedra” en tú camino que no puedas aprovechar para tú propio crecimiento.

¿Y tú qué vas a hacer con las piedras que se encuentran en tu camino?

(Fuente: http://www.negociosyemprendimiento.org/2012/07/la-piedra-y-el-emprendedor.html)

Lo difícil no es empezar

Una de las primeras decisiones a tomar al entrar (o volver) al mercado de trabajo debería ser si vamos a trabajar para otros o si lo vamos a hacer para nosotros mismos, esto es, si vamos a trabajar por cuenta ajena o por cuenta propia. Y digo debería porque en muchas ocasiones son las circunstancias las que deciden por nosotros.

A la hora de tomar esta decisión debemos sopesar las inquietudes y personalidad de cada uno, pues aquí no hay ninguna regla universal en la que apoyarnos y ambas opciones tienen sus ventajas y sus inconvenientes.

Lo que sí debemos tener en cuenta, si lo que decidimos es emprender por nuestra cuenta, es que lo difícil no suele ser empezar sino que lo duro viene después.

Normalmente cuando uno se embarca en un proyecto de este tipo, lo hace con muchas ideas, pasión, ilusión y energía. Pero poco a poco suelen aparecer escollos con los que no contábamos, contrariedades que nos pueden ir minando el ánimo, puede parecer que todo esté a punto de desmoronarse y provocar que abandonemos antes de lo que deberíamos, así que debemos tener en cuenta que es precisamente en ese momento, si la idea sigue siendo buena, cuando más duro hay que trabajar y evitar los fallosmáscomunesparanocaerenellos.

Rosabeth Moss Kanter nos ofrece un pequeño listado de criterios que nos puede ayudar a determinar si persistir en nuestro empeño o abandonar:

  • Revisar el escenario: ¿Es el mismo desde que tuviste la iniciativa?
  • Revisar la visión: ¿Sigue pareciéndote inspiradora la idea? ¿merece la pena realizar nuevos esfuerzos?
  • Testear el soporte: ¿Los partidarios están todavía ilusionados con el proyecto?¿alguno más se unirá a la iniciativa?
  • Examinar el progreso: ¿Se han alcanzado los hitos previstos? ¿Existen ya indicadores que prevean un posible éxito?
  • Buscar sinergias: ¿Puede mejorarse a través de alianzas?

Si la mayoría de las respuestas son negativas, parece lógico pensar que es el momento de desistir y recortar pérdidas. Sin embargo si son positivas, lo aconsejable sería visualizar la meta, retomar fuerzas y persistir en el intento.

José Luis Gascó es Director del Master de Dirección y Gestión de Recursos Humanos de la Universidad de Alicante.