Etiqueta: desarrollo sostenible

La RSC en tiempos de crisis

En los últimos tiempos, con la crisis persistente y las dificultades para encontrar caminos que conduzcan a una situación más despejada para la actividad empresarial, algunas voces han comenzado a poner en duda la utilidad de la Responsabilidad Social Corporativa (Responsabilidad Social Empresarial, en terminología equivalente) más allá de una mera actividad cosmética de difícil encaje en tiempos de crisis.

Con la única intención de aportar la posición del Círculo, recogida en nuestra misión y objetivos, y consecuencia del debate interno y fijación de la orientación de nuestra actuación quisiera aportar que lejos de esa visión cortoplacista de la RSC, nuestra opinión es que la Responsabilidad Social es algo implícito en el propio concepto de empresa, y siendo un elemento estratégico de cualquier compañía, afecta tanto al largo como al corto plazo de la empresa.

Y esto tanto en época de bonanza como en tiempos de crisis. Yo diría, incluso, que su integración en los programas, objetivos, actividades y actitudes de la empresa es mucho más importante en tiempos de crisis.

Porque la Responsabilidad Social Empresarial no es otra cosa que la plasmación del compromiso de la empresa con la sociedad, con todos y cada uno de los grupos de interés (stakeholders) de la compañía: consiste, en definitiva, en aplicar la ética en los negocios a las relaciones con todos esos grupos de interés: empleados, clientes, proveedores, accionistas, administraciones, entorno social y natural, …, participando activamente en el desarrollo armónico y sostenible de la sociedad.

Ese objetivo de contribuir activamente al desarrollo social es, sin duda, de largo plazo pero tiene implicaciones a corto muy importantes porque, como sabemos bien, no hay largo sin corto. Si queremos ser interlocutores sociales apreciados dentro de 10, 20, 30 años, tendremos que serlo este año, y el próximo, y el siguiente, …

Esa focalización, por tanto, en el crecimiento conjunto nunca puede ser un tema “para más adelante”. Es un asunto para hoy, mucho más, como decía, en tiempos de crisis.

No se trata de inventar grandes programas, sino de hacer bien lo que tenemos que hacer tratando de buscar la satisfacción de todos nuestros interlocutores, compatible con nuestro propio crecimiento (si todos a nuestro alrededor están satisfechos con nuestra labor pero nosotros no avanzamos, pronto dejarán de estarlo porque desapareceremos).

Se trata de buscar entre todas las alternativas la más útil desde el planteamiento comentado de valor compartido; cumpliendo la ley, por supuesto, pero tratando de ir un poco más allá al incorporar el valor social a todos nuestras decisiones empresariales.

Un buen punto de reflexión en este tiempo es nuestro compromiso, en tanto que empresarios, con el empleo, auténtico problema de nuestro país, consecuencia y seguramente más origen de todos nuestros problemas económicos.

¿Cómo podemos abordarlo desde este planteamiento de Responsabilidad Social que estoy comentando?. Es cierto que aún estamos en recesión, que el consumo interno no reacciona, que no es fácil reducir los costes de estructura de nuestras empresas para poder continuar nuestra labor, y es verdad que en determinadas condiciones la legislación permite, mediante expedientes de regulación de empleo, reducir las plantillas de las empresas en condiciones menos gravosas para el empresario, pero … ¿es esta la mejor de las soluciones?.

En ocasiones, cuando el problema es realmente estructural, no hay alternativas viables; pero en otras muchas, esta es una solución de corto plazo, lo que nos puede llevar, con una visión exclusivamente económico-financiera de la empresa, a cometer el error de condicionar seriamente el futuro de la compañía por un corto plazo más que dudoso, porque en la salida de personal, sale de la empresa conocimiento tácito y explícito, experiencia, compromiso, prescripción, … elementos fundamentales sobre los que deberíamos construir el futuro de la compañía, por lo que agotar todas las posibilidades y no dejar de tener la mirada puesta en el futuro deseado desde un presente comprometido y compartido con todos los empleados posibles, es igualmente Responsabilidad Social Corporativa con una visión también a corto plazo, especialmente útil, como decía, en tiempos de crisis.

APERTURA SEMINARIO SOBRE EL RECICLAJE COMO MODELO DE NEGOCIO. PRESIDENTE CÍRCULO ECONOMÍA ALICANTE. 17.07.2012

Bienvenidos a esta jornada sobre el reciclaje como modelo de negocio.

Algunos de vosotros ya sabeis el gran énfasis que siempre pongo, desde la asociación que presido, en la realización de actividades que nos den a conocer alternativas de negocio, como es la que hoy nos ocupa.

Cuando oímos la palabra reciclaje la asociamos a medioambiente, pero no siempre a negocio. Se trata de una idea sin duda positiva, pero sobre la que hoy esperamos aportar algo más de luz.

La preocupación social creciente por el desarrollo sostenible está cada vez más enraizada en las empresas, que no son sino un reflejo de la sociedad en que se desarrollan, lo que supone toma de conciencia de la empresa en cada fase del proceso estratégico, y ésto tanto por compromiso con el entorno en aplicación de políticas de Responsabilidad Social Empresarial (eficiencia social), como por razones de eficiencia operativa.

El medio ambiente es una fuente de amenazas (legislación ambiental estricta, presión social, etc.), pero también de oportunidades (negocios de futuro, ahorros de energía, mejora de procesos productivos, clientes ecológicos, reputación, …) y, en cualquier caso, debería ser objeto de análisis estratégico no solo para los empresarios con interés en este tipo de negocio, sino para todos los que crean en el potencial de una gestión proactiva del medio ambiente para la mejora, como decía, de la eficiencia social y económica de la empresa: eficiencia social que impacta en la reputación de la compañía y, por tanto, en una mayor vinculación a largo plazo de clientes (incluso la captación a corto de clientes especialmente sensibilizados con la protección medioambiental), y mejora de la eficiencia económica a corto plazo a través de la reducción de costes de energía, mejora de procesos, etc., por supuesto sobre la primera premisa que debe guiar nuestra labor en este punto, que no es otra que la solidaridad generacional (“el medio ambiente no es un legado de nuestros padres, sino un préstamo de nuestros hijos que debemos devolver con intereses”).

Se trata, por tanto, de un tema estratégico para las empresas que se debe plasmar finalmente en una serie de programas que faciliten la consecución de los objetivos previstos desde una perspectiva de tratar el medio ambiente como esa fuente de oportunidades que permite no solo no incrementar costes, sino incluso mejorar la capacidad de competir de la empresa y, en consecuencia, los beneficios empresariales, a la vez que realiza una actividad sostenible y comprometida con el desarrollo armónico de la sociedad.

Y en este punto incide precisamente la jornada que hoy hemos planteado conjuntamente el Círculo de Economía de la Provincia de Alicante y la Asociación de la Empresa Familiar, en la concreción de la estrategia ambiental en una serie de programas capaces de trabajar en la línea de sostenibilidad exigible, a la vez que en la mejora de la eficiencia de la empresa, todo ello de la mano de Ecoembes (Ecoembalajes España), Camacho Recycling y el Grupo Soledad a través de TNU (Tratamiento de Neumáticos Usados), que parte de una evidencia que, no obstante, no siempre ha sido reconocida como tal: la no extracción de materias primas en los espacios naturales –y eso es lo que ocurre cuando reciclamos- es uno de los mayores beneficios que tiene el reciclado, así como el ahorro de emisiones de CO2, agua y energía, la reducción de la contaminación o la eliminación de vertidos incontrolados.

Ecoembes es la organización sin ánimo de lucro que hace posible que los envases que depositamos en los contenedores amarillo y azul, como habeis visto en el camping, se puedan reciclar y tener una segunda vida. La función de Ecoembes es poner de acuerdo a todos los implicados en el proceso de reciclado de envases: empresas, administraciones y ciudadanos, para conseguir que el reciclaje sea una realidad. Contamos con la Subdirectora de Materiales, Rosa Trigo.

Camacho Recycling S.L. es una gran empresa de nuestra zona comprometida con el medio ambiente a través fundamentalmente de una gestión sostenible de los residuos de vidrio. Está con nosotros su Director General, Fernando Gómez.

Grupo Soledad es una empresa líder en la distribución de neumáticos a nivel internacional, que ha cerrado su ciclo productivo con el reciclaje del neumático, lo que supone, además, un importante ahorro ecológico a la sociedad. Participa el Director General de TNU (Tratamiento de Neumáticos Usados), Javier de Jesús.

Espero que la sesión de hoy nos ayude a conocer mejor el mundo del reciclaje, su impacto en el desarrollo sostenible, y su viabilidad como negocio. Seguro que tras esta jornada tendremos nuevas ideas sobre oportunidades para nuestras empresas.

Muchas gracias.

Economía Verde

“El desarrollo sostenible debe dar cuenta de tres grandes objetivos, a saber: el crecimiento económico, la equidad social y la sostenibilidad ambiental, los cuales se encuentran estrechamente articulados entre sí”, unos sin los otros no sirven. Estos principios ya son universales y literalmente este párrafo corresponde a las líneas que está articulando el gobierno de Colombia para la ordenación de su territorio en su agenda legislativa de 2012.
Por ello, las Naciones Unidas a través de su Programa para el Medio Ambiente (PNUMA) nos recuerda insistentemente que debemos de cambiar de sistema económico para mantener una sociedad de bienestar, con un sistema justo y equitativo y mantener los recursos. Este año, el Día Mundial del Medio Ambiente se centra en el lema “Green Economy: Does it Include You?”, es decir, ¿estás involucrado con la economía “verde”?
Es un llamamiento directo a toda la sociedad para que nos impliquemos y nos comprometamos en una nueva forma de actuar: Como consumidores, fomentando la adquisición de productos sostenibles y con un comportamiento racional en el uso de energía, agua y otros recursos y como emprendedores, nos anima a volcarnos en la transformación de los medios productivos para que estos sean acordes con el medio ambiente y cambiemos así la forma de actuar en la economía.

(Extraído de la publicación de Juana Mª Botía y José Navarro Pedreño en Información: http://www.diarioinformacion.com/opinion/2012/06/05/economia-verde-crisis-inevitable-opcion-futuro/1261244.html)

El compromiso de las empresas con el desarrollo sostenible.

O ¿por qué las empresas deben preocuparse –y ocuparse- por el medio ambiente?.

En otros momentos en este blog hemos hablado de la Responsabilidad Social Empresarial como un compromiso de las empresas más allá de lo que es exigible legalmente, y que se plasma básicamente en el compromiso con el desarrollo económico sostenible en tanto que generador de empleo y contribuyente a la mejora del entorno social con la aportación de los impuestos sobre los beneficios obtenidos; con la corrección de desequilibrios sociales y con la protección del medio ambiente.

La empresa, es, también lo hemos dicho, un sistema abierto en constante interacción con su entorno, de manera que su éxito dependerá en gran medida de la congruencia entre los programas y las prácticas internas con las capacidades, exigencias y realidad de ese entorno, en sentido amplio, que rodea a esa empresa.

Y en este contexto, el conjunto de sistemas físicos que componen el sistema terrestre, lo que conocemos como el medio ambiente, tiene un papel fundamental.

Prácticamente todas las empresas, independientemente del sector al que pertenezcan, usan materias primas procedentes del entorno natural, lo que las convierte en grandes consumidoras de recursos naturales, la mayor parte de ellos agotables y muchos no renovables, lo que ya en si mismo debería convertirse en una exigencia para hacer un uso racional de estos recursos lo que, además, resulta muy eficiente en términos económicos, ya que el despilfarro, el uso con poco control de los recursos naturales, es consecuencia de procesos incorrectamente diseñados, sin duda mejorables y, por tanto, costosos, caros, ineficientes.

Adicionalmente, como consecuencia de la actividad empresarial, generamos productos y servicios que devolvemos al entorno, así como subproductos, desperdicios, vertidos, contaminación, sin ser plenamente conscientes en ocasiones de que en realidad estamos atentando contra nosotros mismos y nuestras posibilidades futuras si no establecemos los mecanismos oportunos para evitar los problemas ambientales derivados de estas acciones.

Ambos problemas, la ineficiencia en la gestión de los recursos naturales y la generación de contaminación por parte de las empresas, tenemos que resolverlos a nivel de cada empresa y a nivel agregado (la tasa de utilización de recursos naturales debería ser inferior a la de su regeneración; y la tasa de generación de deshechos, inferior a la de asimilación de esos deshechos por la naturaleza).

Pero ese compromiso individual y colectivo con el medio ambiente no siempre es espontáneo, convencido, ni incluso, en ocasiones, aceptado por algunas empresas, que se ven entonces sometidas a crecientes presiones medioambientales desde ámbitos muy diversos: desde la legislación, cada vez más estricta y exigente con la protección ambiental; desde los clientes, cada día más concienciados de la importancia del medio ambiente para la sostenibilidad de la vida en el planeta; o los competidores, cuando apoyan con su actuación el desarrollo sostenible, lo que, por comparación, incorpora importante presión competitiva a los menos escrupulosos.

Adicionalmente, el medio ambiente es también fuente de ventajas competitivas para muchas empresas tanto por las posibilidades de mejora de eficiencia ya comentadas, como por las nuevas (y viejas) oportunidades de negocio que ofrece en sectores tan importantes para nosotros como los relacionados con el turismo, cuando se trata de manera sostenible; o con el reciclaje, imprescindible para ese compromiso medioambiental agregado que estamos comentando porque, como se acuñó en la Conferencia de Río/92 (I Cumbre de la Tierra), el desarrollo sostenible pretende que podamos satisfacer nuestras necesidades actuales sin comprometer el derecho de generaciones futuras a satisfacer las suyas.

De camino hacia una construcción más ecológica

Todo apunta a que la fuerte crisis económica conducirá a la sociedad a una construcción más ecológica y saludable. Al menos, así lo plantearon Toni Marín, director y editor de la revista EcoHabitar, y Jordi Badia, ecoarquitecto y graduado en Economía Cooperativa y en Desarrollo Sostenible, en la conferencia «La vivienda, opciones sostenibles de un derecho fundamental», organizada por la Escuela de Cooperación de la UOC y Gaia Education, el pasado 26 de abril en Barcelona.

Y es que, a pesar de que España lleva quince años de retraso respecto a otros países como Francia o Alemania, la ecología está en auge y se posiciona como la única alternativa a los problemas contemporáneos. «Las materias primas se acaban», aseguró Marín, «la Administración acabará por tener que apostar por la bioconstrucción, basada en criterios ecológicos». «Avanzamos hacia una civilización de poco consumo. El derroche se acabó; ya no podemos seguir viviendo por encima de nuestras posibilidades», puntualizó el experto.

Vivienda más saludable.

Como activista medioambiental, Toni Marín trabaja para reducir la huella ecológica y hacer una sociedad sostenible libre de emisiones de CO2. Y, aunque en la gran ciudad es más complicado llevar a cabo este tipo de construcción, Marín propuso centrarse en pequeños cambios para aumentar la calidad de los materiales y sanear la vivienda, «aislando herméticamente la casa, eliminando las tuberías de plomo y controlando la contaminación electromagnética (frigorífico, ordenador, secador, radiodespertadores, microondas o cocinas eléctricas)».

En cuanto a la elección de materiales de construcción, «hay que ser responsables eligiendo aquellos complementarios a bioconstrucción, la ecoarquitectura, y Arquitectura bioclimática.

Actualmente, la arquitectura bioclimática diseña edificios con inercia térmica que aprovechan la energía para no pasar frío en invierno ni calor en verano.
El ecoarquitecto Jordi Badia se manifestó con la misma contundencia que Marín: «El modelo de construcción cambiará junto con el cambio general del sistema.

Fuente :http://www.uoc.edu/portal/castellano/sala-de-premsa/actualitat/noticies/2012/noticia_067/noticia_067.html

(Publicado por nuestro socio Gibeller www.gibeller.es el 5.05.2012)

MARJAL COSTA BLANCA ECO CAMPING RESORT USARÁ ENERGIA 100% REENOVABLE.

Grupo Marjal, con sede en Guardamar del Segura, ha suscrito esta mañana un acuerdo con la Cooperativa Eléctrica San Francisco de Asís, Grupo Enercoop, para que el suministro eléctrico de Marjal Costa Blanca Eco Camping Resort proceda en su totalidad de fuentes energéticas renovables. Así este complejo, considerado como el más grande de Europa que permanece abierto todo el año, mantendrá la actividad de sus instalaciones mediante la utilización de energía limpia y respetuosa con el medio ambiente.

Mediante este acuerdo el camping recibirá energía procedente de fuentes renovables que Enercoop produce en centrales hidroeléctricas y que gestiona  en el huerto solar El Realengo. Tras la firma del acuerdo, la comitiva se ha desplazado para conocer de cerca los tres huertos solares que conforman el imponente sistema fotovoltaico, ubicado en la partida rural de El Realengo (Crevillent). Las más de 57.000 placas solares que integran este proyecto energético son capaces de generar una producción eléctrica entorno a los 20 millones de Kwh.

El camping Marjal Costa Blanca, ubicado en Crevillent, cuenta actualmente con una instalación de 220 metros cuadrados de placas solares de energía térmica. A esta energía limpia que ya se genera en el complejo se sumará a partir de ahora la electricidad proporcionada por la entidad cooperativa. El grupo Enercoop se compromete a gestionar los certificados oficiales en que se reconozca que la electricidad suministrada proviene de fuentes de energía renovables.

La actuación se enmarca dentro de la estrategia de Grupo Marjal que aboga por promover la protección medioambiental y el respeto al entorno natural en los proyectos que emprende. El director de Grupo Marjal, Francisco Gómez, ha subrayado que “con esta iniciativa garantizamos que la energía que consume nuestro complejo es 100% limpia. Así cuidamos nuestra tierra y contribuimos a que el desarrollo turístico sea totalmente compatible con la sostenibilidad medioambiental y la eficiencia energética”.

(Publicado en www.mundoenegia.com)

Algunas ventajas que aporta la gestión ambiental sostenible en las empresas. UN APUNTE SOBRE LA NORMA ISO 14001 (II). La Calidad. DUODÉCIMA ENTREGA. 2.02.2012.

Frente a una corriente de opinión, afortunadamente cada vez menos extendida, de que la gestión ambiental supone fundamentalmente una restricción a la capacidad competitiva de las empresas, hoy sabemos que una gestión ambiental correcta y un compromiso claro con el desarrollo sostenible de las empresas, puede y debe transformarse en una fuente importante de ventajas competitivas (de aquí el concepto de ecoeficiencia, cada día más extendido) frente a los competidores de vislumbrar el futuro desde un presente en que cada vez es más evidente para la sociedad la importancia de respetar el medio ambiente en nuestras prácticas empresariales.

Ventajas competitivas tanto en costes como en diferenciación derivadas, en el primer caso, del uso responsable y eficiente de los recursos, lo que evita despilfarros y exceso de residuos y, por tanto, costes; así como por la orientación en prevención frente a la más habitual en corrección de desequilibrios ambientales generados –que por supuesto tenemos que atender si los provocamos (“el que contamina, paga”, es una de las máximas legislativas sobre este tema)-. Esto sin tener en cuenta que en ocasiones la certificación a través de ISO 14001 puede ser una imposición de un cliente, un proveedor, o para la participación en algún concurso.

Pero también por la vía de la diferenciación y de los ingresos podemos conseguir ventajas con la implantación y mantenimiento, desde la convicción, de un sistema de gestión ambiental. Son ventajas asociadas a la mejora de nuestra imagen de marca como consecuencia de ser una entidad respetuosa con el medio ambiente y comprometida con el desarrollo sostenible de nuestro entorno. Pero además, el medio ambiente también ofrece oportunidades específicas como consecuencia de la creciente sensibilización ambiental de las personas, con la aparición de un número creciente de los llamados “consumidores verdes”, especialmente sensibles al contraste de las prácticas respetuosas con el medio ambiente de sus proveedores; o los “productos verdes”, productos ecológicos cada vez más demandados por la sociedad; incluso la aparición de los “negocios verdes”, como toda la industria del reciclaje, creciente en todos los países y por supuesto, también en España, con empresas modélicas en este campo, como nuestro socio Camacho Recycling.

Todas estas, sin embargo, son solo ventajas adicionales a la que debe ser la primera y verdadera razón por la que una empresa decide abordar un proceso de implantación de un sistema de gestión ambiental, que no es otra que su compromiso real con la sociedad en la que se desarrolla y con esa otra máxima que conocemos relacionada con el medio ambiente, que es nuestro esfuerzo por entregar a generaciones futuras un planeta al menos igual que el que nos encontramos (el desarrollo sostenible tiene que ver con nuestra capacidad para satisfacer las necesidades de las personas en el mundo actual sin comprometer la satisfacción de esas necesidades para las próximas generaciones).

DESARROLLO ECONÓMICO SOSTENIBLE: Retos y perspectivas en la cuenca del Mediterráneo.

El día 29 de noviembre, a las 18 h., en el salón de grados de la Facultad de Económicas de la Universidad de Alicante, la Casa del Mediterráneo y la Universidad comienzan un ciclo de conferencias sobre Desarrollo Económico Sostenible en la cuenca mediterránea  que contará, en esta primera sesión, con la intervención del Secretario de Estado para la Unión Europea, D. Diego López Garrido.

Los principales retos socioeconómicos a los que se enfrentan los países mediterráneos son la lucha contra la pobreza y el desempleo. El objetivo es impulsar un crecimiento sostenido y sustentable, socialmente responsable e integrador, en un contexto marcado por profundos cambios políticos y la mayor recesión de la economía mundial desde la crisis del 29.

En este contexto, La Universidad de Alicante y la Casa del Mediterráneo organizan este ciclo de conferencias y mesas redondas que se extenderá a lo largo de 2012y comienza con esta primera sesión sobre políticas de cooperación económica e institucional dirigido a dar a conocer las políticas de España y la Unión Europea en materia de cooperación económica y desarrollo de las regiones mediterráneas, con la intervención en la jornada inaugural del próximo día 29 del Secretario de Estado para la Unión Europea, D. Diego López Garrido.