Etiqueta: creatividad

Creatividad y diseño industrial, con Mónica Armani

MONICA ARMANIEnmarcada dentro del Foro Empresarial Síntesis, organizado por el Círculo, la Universidad de Alicante a través de su Máster en Dirección y Gestión de Empresas, y el periódico ABC/Alicante en su 25 aniversario, el próximo 17 de septiembre a las 12,30 h. tendremos la conferencia-coloquio “Creatividad y Diseño Industrial, con Mónica Armani”, en la Sede Ciudad de la Universidad de Alicante (Avd. Ramón y Cajal, 4, Alicante).

En proyectos empresariales consolidados, los resultados económicos son consecuencia de hacer las cosas sistemáticamente bien. No se gestionan directamente, sino como consecuencia de una excelente gestión de los recursos y un liderazgo inspirador que consiga implicar a los grupos de interés de la empresa, especialmente empleados, clientes y entorno social, vinculándolos a nuestra marca con criterios de calidad.

Y entre esos criterios, los de utilidad, innovación, estilo, … diseño, adquieren gran importancia si están soportados por una excelente comunicación.

Y como referencia de diseño, sin duda Italia; y entre las personas que han contribuido de manera más decisiva a esa imagen de diseño actual, innovador, tiene un papel muy destacado Mónica Armani.

Mónica, arquitecta de la escuela racionalista, es uno de los grandes nombres del diseño industrial italiano, por lo que conocer directamente su experiencia y visión del diseño en el mundo, y debatir con ella en torno a este elemento clave de la gestión empresarial, es una excelente oportunidad que no podemos dejar pasar, y que llevaremos a cabo en una conferencia-coloquio de acuerdo con la siguiente agenda:

Fecha: 17 de Septiembre de 2015

Lugar: Sede Ciudad de la Universidad de Alicante (Avd. Ramón y Cajal, 4. Alicante).

Horario: 12,30 h. a 14 h.

Programa:

12,30 h.: Presentación sesión: Presidente del Círculo de Economía, representante de la UA y Delegado ABC Alicante.

12,50 h.: Conferencia “Creatividad y Diseño Industrial”, con Mónica Armani.

13,40 h.: Coloquio

Para asistir, debes inscribirte previamente a continuación:

INSCRIPCIÓN

Nombre (obligatorio)

Apellidos (obligatorio)

Email (obligatorio)

Teléfono (obligatorio)

Empresa (obligatorio)

Observaciones

La creatividad empieza en la pregunta, no en la idea

IMG_5521Este concepto está en la base del proceso de innovación, que no es otra cosa que la creatividad aplicada, transformada en productos, servicios o procesos capaces de satisfacer de manera más eficiente las necesidades y expectativas de los consumidores. Ser capaces de pasar del proceso creativo a su implantación real creando valor para todos los participantes, es el reto.

Y de cómo abordar ese reto se ocuparon Tino Barber y Patricia Torregrosa, de Innare, en el seminario “La innovación está en las personas” desarrollado el 27.03.15 en la Universidad de Alicante, organizado por la cátedra Prosegur de la UA en colaboración con Fundeun y el Círculo de Economía de la Provincia de Alicante, en dos partes: una primera de introducción teórica, dirigida por Patricia, y un ejercicio práctico de innovación, por grupos, con Tino Barber.

Patricia dejó perfectamente enmarcada su tesis al empezar la exposición: estamos en una nueva etapa en la que tenemos que repensarlo todo y para eso es necesaria la creatividad.

Hemos pasado de una etapa dominada por la agricultura (s. XVIII-XIX), a la etapa Industrial (s. XIX-XX), a la que denominamos Sociedad de la Información (final XX, primeros años s/XXI), a la etapa actual que podemos denominar Conceptual, caracterizada por

  • Estamos en el tiempo de la Tecnología: internet de las cosas, biotecnología, impresoras 3D, realidad virtual, …, lo que puede llevar a la transformación completa de muchas industrias.
  • Estamos en la época de la hiperconectividad, caracterizada por el conocimiento y participación en tiempo real de lo que ocurre en el mundo (el efecto mariposa es cada día más cierto como consecuencia de la práctica conectividad total que ya tenemos).IMG_5530

Sin embargo, lejos de lo que podría parecer –decía Patricia-, la tecnología nos humaniza, provoca una revalorización de lo artesanal, del contacto humano, de lo real, lo que nos lleva a

  • El tiempo de las personas, con cambios sustanciales en la estructura de población que ahora conocemos (en 2010 se prevé la irrupción de 4.000 millones de nuevos profesionales de alto nivel, clases medias, procedentes de los actuales países emergentes, de manera que 7 de las 12 primeras potencias económicas del mundo eran Tercer Mundo hace apenas 20 años; el 71% de la clase media estará en Asia)
  • Con un incremento sustancial, que ya observamos, del poder del individuo: exigimos transparencia, tenemos voz, podemos acceder con nuestro mensaje a un número de personas inimaginable a través de aquella hiperconectividad que nos da la tecnología, internet y las redes sociales.
  • En consecuencia, adquiere importancia creciente una mayor autorrealización, el crecimiento personal, social y profesional. La gestión del talento se convertirá en uno de los mayores retos para las empresas.
  • Una nueva era, por tanto, caracterizada por tres elementos clave: Creatividad, Tecnología y Personas.

Estamos volviendo a la simplicidad, a la empatía, al valor de la imperfección. En este mundo complejo necesitamos herramientas que nos hagan la vida sencilla; necesitamos herramientas y habilidades que nos permitan sintetizar la información; transformar esa gran cantidad de información en “información pequeña” que nos de pistas, que nos ayude a decidir poniendo siempre el foco –en la actividad empresarial- en las personas teniendo en cuenta que en esta etapa conceptual que acabamos de describir, el 80% de nuestras decisiones son emocionales, lo que exige soluciones de las empresas que aporten valor y generen significado para las personas. Hablamos, por tanto, de Innovación centrada en las personas, de manera que el futuro será de los que consigan el equilibrio entre el pensamiento creativo y el lógico-racional.

En este contexto de cambios rápidos y entornos cada vez más dinámicos, las organizaciones precisan de personas con actitudes creativas que dominen herramientas para resolver con agilidad y facilidad los retos ante los que se encuentran como empresa y sociedad en general

El Design Thinking o Pensamiento de diseño es un proceso que se utiliza en entornos de innovación y de resolución de problemas, que viene de la fusión de varias disciplinas y que supone un equilibrio entre los negocios y el arte, la estructura y el caos, la intuición y la lógica, el concepto y la ejecución, el espíritu lúdico y la formalidad, el control y la libertad. 

IMG_5533Es un proceso en tres etapas:

  • – Investigar (observar, entender, conectar la información)
  • – Generar ideas (cuestionar, crear, tangibilizar)
  • – Implantar las ideas (implantación ágil)

Se trata de una técnica que se usa tanto para innovar como para resolver problemas complejos a través de la colaboración (el futuro es CO, decía Patricia –colaboración, confianza, compartir, ecología) unida a la pasión (“haz algo que te apasione, en lo que seas bueno, y que pueda marcar una diferencia considerable” porque compites con el mundo y todos pretendemos llegar a los mismos clientes).

Si queremos innovar, lo primero que tenemos que decidir es ¿dónde?, en qué campos puedo marcar una diferencia apreciada por los clientes que me permita apropiarme de una parte del valor generado, teniendo en cuenta que para que esa innovación sea sostenible –genere valor compartido con el cliente durante un tiempo razonable- debe afectar a más de un área para evitar que pueda ser copiada con rapidez.

El segundo punto a considerar es el contexto (herramientas de análisis: diagrama de Ishikawa, DAFO, modelo de las 5 fuerzas de Porter, model canvas, etc.); debemos entender qué sucede, por qué sucede, cuál es la realidad, con qué recursos contamos, …

El tercer punto son las personas, ¿quiénes son las personas a las que nos dirigimos?, ¿qué sienten?, ¿qué les aporta valor?, para lo que tenemos que observar, conversar con ellas, empatizar.

El 4º punto, finalmente, es la inspiración (¿cómo abordar las soluciones?, ¿como lo han resuelto en otros países, mercados, sectores?, y a partir de ahí, construir nuestra propuesta).

De manera que la creatividad empieza con la pregunta, no con la idea; creatividad que aporte valor real a las personas a las que se dirige, lo que frecuentemente exige que nos salgamos de nuestra zona de confort. La creatividad exige mentes libres, abiertas, informadas y centradas en las personas porque el 80% de la decisión de compra, como ya se ha apuntado, es emocional. A la empresa le sobra racionalidad y le falta emoción. Y esto también se entrena:IMG_5537

  • Con hábito, implantando la dinámica de dedicar tiempo a crear: dedicando tiempo y espacio para desarrollar la creatividad (marcar en la agenda días y horas para la creatividad en equipo, no solo cuando surge un problema).
  • Con un dinamizador que coordine la sesión, que marque los tiempos de divergencia –generación de ideas- y convergencia –integración y selección de las más adecuadas-.
  • Tangibilizando la idea. Es necesario experimentar la idea para detectar y corregir errores (maquetas, role play, infografía, bocetos, etc.)
  • Y finalmente, implantando la idea, con metodologías para convertir la creatividad en innovación.

Y en esto consistió la segunda parte del seminario, en un taller práctico dirigido por Tino Barber de creatividad en equipo e implantación de las soluciones propuestas por el grupo.

Innovar bajo presión

Un reciente estudio de la Harvard Business School contradice la posibilidad de que el uso de la presión o la urgencia de tiempo como técnica de gestión pueda ser aceptable y eficaz: “Cuando la creatividad está amenazada tiende a desaparecer. La presión del tiempo puede llevar a que alguien trabaje más y haga más cosas, e incluso provoca que se sienta más creativo, cuando a lo que lleva realmente es a que piense de una forma menos innovadora”. Según la investigación, en tiempos como los actuales, en los que se prima hacer más con menos, “aquellos profesionales cuyo trabajo se basa en generar nuevas ideas responden especialmente mal al hecho de la urgencia. Se suele ser menos productivo cuando a uno le obligan a luchar contra el reloj constantemente. El trabajo en un entorno de extrema presión de tiempo implica menos ideas originales, no sólo en el momento de la fecha límite, sino en los días posteriores”. El informe de la Universidad de Harvard explica además que “en los días de dificultades, cuando se mantiene la creatividad, los empleados sienten que tienen una misión, mientras que en un entorno laboral de alta presión que anula la creatividad, la gente se siente como en una cinta de correr, en la que te cambian el paso constantemente”. Esto se corresponde con la idea de que la gente es particularmente propensa a innovar cuando se siente parte de una idea y de un proyecto. Hace propuestas para que valga más lo que hace. Las personas creativas quieren libertad, y si hay procedimientos rígidos no se sienten compensados.

Fuente: Puedes ser creativo a pesar de tu empresa,Emprendedores&Empleo, expansion.com

Los directivos españoles cotizan al alza en las multinacionales extranjeras

Entusiasmo, creatividad, capacidad de improvisación y trabajo de equipo y dominio de idiomas. Son algunas de las características que, según los expertos, tienen los directivos españoles y les está permitiendo copar altos cargos directivos fuera de del territorio nacional.

(Fuente: http://www.expansion.com/2014/08/28/empresas/1409256169.html)

El mundo está en manos de aquellos que tienen el coraje de soñar y correr el riesgo de vivir sus sueños

Con esta frase de del escritor brasileño Paulo Coelho terminaba su exposición Guzmán Martínez, director de RRHH del centro en Elche de Leroy Merlín, en la jornada sobre “RRHH: Retos en la empresa alicantina. Valor y valores” organizada por AEDIPE en el CEU Universidad Cardenal Herrera, en Elche, con la colaboración del Círculo de Economía de la Provincia de Alicante, la Asociación de la Empresa Familiar y Fundesem, y con la participación en las ponencias de Leroy Merlín y Clave Informática (en la actualidad Clavei, según explicaría su director Vicente Ballester).

Inauguraron la sesión César Casimiro por el CEU; Rubén Montesinos, coordinador de AEDIPE Alicante; Marcela Fernández, coordinadora de RRHH del Ayto. Elche; y Javier Fur, presidente del Círculo de Economía de la Provincia de Alicante, que presentaron las jornadas, a los ponentes y los planteamientos de sus empresas o asociaciones respectivas sobre la gestión de personas en las empresas públicas y privadas (que en opinión de Marcela Fernández, no debería diferir mucho: retener el talento, catar a los mejores, reconocimiento, compromiso, … son algunas de las claves de gestión que deberían seguirse tanto en las empresas privadas como en las públicas, y esto depende en gran medida de los directivos. Marcela terminaba diciendo “la excelencia de los líderes se mide en su capacidad para transformar los problemas en oportunidades”. Palabras que fueron compartidas por los demás miembros de la mesa, completadas con reflexiones adicionales, como la importancia del equipo, como destacaba el presidente del Círculo: “Las grandes ideas son capaces de poner en marcha una empresa de éxito, pero solo las personas pueden hacer ese éxito sostenible en el tiempo”, decía al final de su intervención, que hemos subido al blog del Círculo).

Tras la apertura, comenzaron las intervenciones de los dos ponentes previstos. En primer lugar, Guzmán Martínez, de Leroy Merlin, que centró su intervención en las nuevas tendencias en la dirección de empresas, que ha pasado de la dirección por Instrucciones a la dirección por Objetivos para, sin olvidar la anterior, a la que ya debería estar extendiéndose por todas las empresas, la dirección por Valores, cuya velocidad de implantación es menor de lo que sería deseable fundamentalmente por la crisis en la que aún estamos inmersos, que focaliza muchas veces la actividad de la dirección en el corto plazo, recuperando la que parecía superada dirección por instrucciones.

Y es que, decía Guzmán, los valores son principios que permiten orientar nuestro comportamiento en el fin de realizarnos como personas; son el motor, los cimientos que fijan y orientan nuestra actuación en el día a día, también en la empresa: valores económicos, emocionales, éticos … y como eje central en la empresa, como meta-valor, la Confianza, dando cohesión a la visión y misión de la empresa, alineándolas con las prácticas diarias de la organización, de manera que la dirección por valores introduce la dimensión humana en la dirección por objetivos.

Una empresa, explicaba Guzmán, que administra bien sus valores no tiene más que un jefe: los valores de la compañía.

A continuación, el director de Clavei Vicente Ballester, iniciaba su intervención recordando a Quino (Mafalda): “Cuando sabía todas las respuestas, me cambiaron todas las preguntas”, y es que esa es la situación en que nos encontramos hoy – y nos encontraremos en el futuro-: el mundo VUCA (it´s a volatile, uncertain, complex and ambiguous world), o lo que es lo mismo, vivimos en un mundo volátil, incierto, complejo y ambiguo, lo que impacta directamente en las empresas.

Esta es nuestra realidad y nuestra oportunidad si somos capaces de adaptarnos, de adoptar las necesarias competencias transversales para manejarnos en este mundo VUCA.

Y en estas condiciones, ¿qué esperamos las empresas de las personas? Se preguntaba Vicente, y respondía recordando el libro “Ética Hacker” de Pekka Himanen:

–          Pasión por el trabajo: motivación intrínseca, disfrutar del logro y compartirlo.

–          Autonomía: libertad + responsabilidad, orientación al resultado, no a la tarea. En el futuro próximo, decía Vicente, en algunos sectores será difícil identificar el centro de trabajo (“efecto Martini”: las personas trabajarán “en cualquier lugar, en cualquier momento, en cualquier compañía”).

–          Creatividad: antesala de la innovación, la única forma de convivir con el nuevo entorno.

–          Cooperación (coopetencia): colaborar para competir; auge de la meritocracia.

Para terminar, el director de Clavei hacía una reflexión sobre la labor del directivo en su función de gestor de personas, preguntándose ¿qué espera mi equipo de mí?, a lo que respondía: ilusión, que disfrute con mi trabajo y lo transmita, pasión, honestidad, coherencia, tolerancia, integridad, ejemplo, compartir, empatía, decisión, coraje; factores clave en su opinión para gestionar con éxito en el entorno VUCA en el que vivimos y viviremos en el futuro.

La jornada terminaba con una mesa redonda moderada por Fernando Coloma, de AvanzaRRHH, e integrada por los dos ponentes a los que se unieron Reyes Herce, de Fundesem, y Javier Fur, presidente del Círculo de Economía de la Provincia de Alicante, que analizaron la evolución en el tiempo de la función de gestión de RRHH en la empresa, desde una visión inicial puramente administrativa (administración de personal) a una orientación de control de costes (las personas como costes a minimizar), focalización en la productividad y la eficiencia, a una orientación centrada en mejorar los ingresos de las compañías, que en las pequeñas y medianas empresas familiares se corresponde con una etapa inicial caracterizada por una gestión de RRHH paternalista a una orientación actual mucho más profesionalizada y centrada en facilitar la adaptación de las personas –y con ellas, la de las empresas- al entorno cambiante ya descrito.

Hoy RRHH debe consolidarse como un socio capaz de aportar valor tangible a la empresa, midiendo aspectos tradicionalmente considerados intangibles e inmedibles, lo que no ha contribuido a la elevar la consideración de la dirección de Recursos Humanos en las compañías.

El precio del silencio

Que los empleados opten por callar ante situaciones en las que podrían aportar sus conocimientos o sugerencias, tiene un coste de oportunidad significativo para la empresa, que corre el riesgo de convertirse en una organización donde se impone el pensamiento único, con la consecuente pérdida que eso supone en términos de creatividad e innovación. 

(Fuente: http://www.teinteresa.es/empleo/silencio-empleados-empresa-conflicto_0_1074493268.html)

Think different

Este eslogan de Apple resume la filosofía que debe imperar en las empresas innovadoras, en las que creen que el futuro se escribe cada día a partir de la adaptación y, siempre que sea posible, de la anticipación a las expectativas del cliente y las posibilidades reales del mercado.

Y esto pasa por la necesidad de una transformación interna que se constituye, en realidad, como la única capaz de definir una ventaja competitiva realmente sostenible, ya que actúa sobre los elementos intangibles de la organización (know how, perfiles de conocimientos, valores, cultura, …) que son los que la hacen verdaderamente única.

Transformación que tiene que ver con potenciar dentro de la Organización valores sólidos relacionados con la creatividad, la innovación, la participación convencida de toda la plantilla en el proceso de creación diario que es el que justifica a la empresa como motor de crecimiento social, y son los que permiten identificar –como explicábamos en posts anteriores cuando hablábamos de los Océanos Azules- espacios aún no disputados en clientes, productos o servicios, en los que podemos alcanzar ventajas competitivas realmente sostenibles.

Confianza, transparencia, apoyo mutuo, forman parte también de esos valores para el tiempo nuevo, que nos deben llevar a posiciones de liderazgo que en estos momentos estamos perdiendo como consecuencia de la crisis y de la precariedad que se está adueñando de muchas realidades empresariales.

Decía Ralph Norris, Consejero Delegado del Commonwealth Bank, de Australia, que “acertar en la parte humana es esencial. El éxito con nuestros empleados nos llevará al éxito con nuestros clientes y beneficiará, en última instancia, a nuestros resultados económicos”.

Actuar desde la dirección de las empresas para mantener permanentemente abierta y activa la mente de las personas, así como para crear el clima de confianza necesario para conseguir las mejores aportaciones de todos al proyecto común que debe ser la empresa es, en mi opinión, una función prioritaria de la dirección.

En la mente de muchos, el emprendedor es una persona solitaria, y un poco chiflada, que trabaja solo en su sótano hasta encontrar una idea brillante, revelada al mundo por la luz de una bombilla encendida sobre su cabeza (Pablo Martín, Prof.. I.E.-Madrid).

La realidad es que las ideas emprendedoras nunca nacen hechas y que su puesta en práctica es el esfuerzo conjunto de muchos, contribuyendo de forma interactiva y complementaria a la realización de una actividad compleja.

Nada de genios: necesitamos buenas ideas y buenos equipos. La experiencia muestra que la creación de ideas emprendedoras es solo una parte de la gestión emprendedora y que muchas veces ni siquiera es la parte más importante (“el diablo está en los detalles”).

Para mantener y mejorar la competitividad de las empresas es necesario abrirlas a la iniciativa emprendedora de todos sus miembros. O, como dice Apple, “Think different”.