Etiqueta: aprendizaje

Inicio de la VI edición de Escuela de Gestores de Inforges

Inforges Desarrollo de Personas iniciará el próximo 5 de Octubre la XV edición de Escuela de Gestores, un programa diferenciador que entusiasma a todos los que lo hacen tanto por su metodología de aprendizaje como por los conocimientos adquiridos. Compatible y complementario con la formación de cualquier Master MBA, el programa de Escuela de Gestores está principalmente dirigido a directivos junior, autónomos, emprendedores, mandos intermedios y cualquier tipo de profesional con potencial de desarrollo.

El Management es un saber transversal que compete a todos los profesionales con independencia del ámbito y nivel jerárquico de su trabajo y su plan de carrera se debe basar en tus fortalezas propias. El objetivo de Escuela de Gestores es proporcionar a los asistentes las competencias que les permitirán conseguir el éxito profesional a través de la autogestión (fortaleza técnica + gestor en la organización + gestor en la vida personal).

El programa ejecutivo Escuela de Gestores consta de 48h de formación presencial en sesiones de 4h y 180 horas de formación online, ofreciendo una completa formación en conocimientos, metodología de gestión y desarrollo de habilidades del gestor. Además, el programa también ofrece un autodiagnóstico de desarrollo de talento con la herramienta INNERMETRIX y una sesión de 1h de coaching individual con la que obtendrás una radiografía completa de tus fortalezas y áreas de mejora. 

El programa, calendario, ficha de inscripción, metodología y objetivos los podrás encontrar en la página web de Inforges o en éste enlace:

XV Edición Escuela de Gestores

Experiencia de Alta Dirección para socios del Círculo de Economía: Coaching con Caballos

Aunque los eventos del Círculo son habitualmente abiertos a todo el público, en ocasiones ofrece algunos eventos especiales sólo reservados para sus socios. Como esta jornada outdoor, vivencial y emocionante, dirigida a directivos y mandos, con el objetivo de profundizar en el desarrollo de su Liderazgo.

 

(más…)

¿El caballo ganador en Necomplus?: El clima laboral

Necomplus

Necomplus, en su deseo de establecer un ambiente laboral óptimo, organizó recientemente para sus empleados una sesión de coaching asistido con caballos. Se trata de un innovador taller que tiene como objetivo promover el trabajo en equipo, desarrollar la comunicación y potenciar el liderazgo.

Este novedoso curso se centra en la interacción de los trabajadores con los caballos, animales capaces de detectar la actitud y la energía de las personas. Los coach que guiaban el taller ayudaban a los participantes, a través de ciertas técnicas, a conectar con los caballos. Técnicas que, a la postre, tienen plena extrapolación al mundo de la empresa.

A través de varios desafíos, los empleados -privados del sentido de la visión- tuvieron que controlar el caminar de los animales, teniendo como única guía las directrices de sus compañeros. Todo un reto en el que se entrenaron capacidades como la confianza, la cooperación y el liderazgo, elementos clave en la actividad diaria de una compañía.

Los empleados de Necomplus coincidieron, una vez finalizado el evento, que no sólo había resultado una experiencia única sino que llevaban aprendizajes prácticos y duraderos tanto para el ámbito laboral como para el personal.

Este innovador programa formativo ha sido prestado por la reconocida empresa Horse & Coach, socio del Círculo de Economía de la Provincia de Alicante.

Grupo Necomplus, la empresa de outsourcing de servicios, cada año apuesta por jornadas para empleados que promuevan la pertenencia, el compañerismo y el aprendizaje. De hecho ya está ofertando actividades de juegos de escape en vivo para fomentar el team building, donde en una habitación cerrada, los participantes sólo podrán salir si emplean la lógica, la imaginación y, sobre todo, la cooperación entre ellos.

Todas estas acciones colaboran a afianzar el mejor ambiente laboral, un pilar en el éxito empresarial de Necomplus en sus 20 años de trayectoria prestando servicios a las compañías más destacadas en banca, seguros, inmobiliaria y turismo.

La resignación es un suicidio cotidiano

IMG_5362Esta frase de Cristina de Arozamena, conductora junto a Juan Porto, de la actividad “Qué el éxito no te pille con cara de póker: los cuatro movimientos para ganar tu partida y dar el salto”, podría ser un resumen muy esquemático del contenido de un taller muy interesante, con una magnífica puesta en escena y un fondo excelente, organizado en colaboración entre FUNDEUN, el Círculo de Economía de la Provincia de Alicante y la Cátedra Prosegur de la Universidad de Alicante.

Cristina, que se define como “Rebelde de Mente Nómada”, empezaba diciendo que es necesario tener la mente en movimiento permanente; tener la mente sedentaria es empezar a morir. Es necesario vivir en modo aprendizaje –decía-, lo que exige estar dispuestos a desaprender, y estar dispuesto a hacerlo cada día, con una actitud que sin ser prepotente, parta de nuestra autovaloración, de nuestra convicción de que tenemos mucho que aportar al mundo, de que somos capaces de llenar vacíos, expectativas de los clientes no cubiertas o cubiertas de manera deficiente para sus expectativas: la actitud es lo que hace la diferencia, tanto para administrar los éxitos como los fracasos, para asumir y reponernos a un no, incluso en proyectos que habíamos desarrollado con gran inversión de tiempo, imaginación y capacidad profesional.

Es necesario, por tanto, ser diferente, único, capaz de entender las expectativas de nuestro cliente objetivo y satisfacerlas siendo, además, el primero en hacerlo.

El desenfoque nos arrastra a convertirnos en una persona “del montón”, una “commodity”, alguien que no aporta ningún valor diferencial; una garantía para “perder la partida”, que podemos centrar en los siguientes puntos:

  • Sé perfecto, sé fuerte, agótate.
  • Usa en “retretebien” (negación absoluta de nuestro estado de ánimo), desde la convicción de que mostrar las emociones nos hace débiles, lo que es un error evidente, ya que todas las empresas están formadas por personas con emociones similares a las nuestras (al contrario de aquella creencia, las emociones nos aproximan a las personas, establecen vínculos de proximidad afectiva).
  • Complace a todo el mundo (y deja de enfocar)
  • No tengas en cuenta tu talento
  • Emplea tu tiempo en vivir la responsabilidad y los problemas de otros
  • Olvida lo que te apasiona (tan obsesionado por alcanzar los objetivos, que te olvidas de vivir)
  • Aplaza tu vida (ya harás en el futuro eso que te gustaría hacer y siempre crees que no tienes tiempo).IMG_5372

Es muy fácil desenfocarse, y en un momento te das cuenta de que empiezas a morir, a ser parte del problema y no de la solución. No puedes disparar a todo lo que se mueve. Tienes que poner el foco y ahí es donde pones tu energía. Pero ahí tienes que ser el mejor. Respétate incluso cuando otros no lo hagan y mantente convencido de que lo vas a conseguir.

E inmediatamente Cristina abordó lo que llamaba los 4 ases o los 4 movimientos para el éxito.

Movimiento 1.- Para comenzar, el movimiento inteligente: pon a prueba tu voluntad.

Hay muchas empresas –y personas- esperando que alguien vaya cambiando el contexto hasta que les favorezca, cuando lo importante es que cambien tú. La resignación, como reza el título de este resumen, es un suicidio cotidiano.

Un triunfador, como apuntábamos antes, es parte de la solución; un perdedor es parte del problema (piensa que si no ofreces soluciones, seguro que hay 1.000 mejores que tú. No hablamos de conocimiento acumulado, que no importa si no eres capaz de hacer algo con él).

Es imprescindible ponerse en movimiento (Sí o Sí me pongo en movimiento: el único cambio imposible de realizar es el que no se quiere hacer; haciendo lo que hay que hacer en cada momento, eligiendo bien entre las opciones disponibles, invirtiendo hoy para ganar mañana; Recuperar la Ilusión Perdida –o quieres ser, como hemos apuntado, una commodity-).

Movimiento 2.- Mueve tu cerebro o se secará.

El mapa no es el territorio, hay que poner a trabajar el cerebro para encontrar las mejores alternativas a los problemas que nos plantemos –o que nos planteen nuestros grupos de interés-, lo que exige instalar un nuevo sistema operativo en nuestro cerebro que nos haga conectar con la realidad.

En realidad, en este mundo complejo, el Talento hace la diferencia. Y convéncete de que puedes alcanzar el objetivo: Estar todo el día pensando que no lo vas a elegir, te quita energía necesaria para abordar en positivo ese y otros problemas.

IMG_5390Movimiento 3.- Averigua que mueve a las personas, a los clientes, a elegirte a ti y no a otro (y ahora existen, en general, múltiples proveedores de prácticamente cualquier producto existente en el mercado).

Todos tenemos pensamientos, emociones, situaciones, pasado, presente y futuro. La empresa de éxito tiene la capacidad de entender la situación personal de cada cliente potencial y personalizar el producto/servicio a sus expectativas específicas, y no se trata de dar a las personas solo lo que necesitan, que eso ya lo hacen muchos, sino lo que imaginan, lo que desean.

Para ello es necesaria la especialización y hablar el mismo idioma que nuestro cliente objetivo (empatía, confianza, compromiso, asertividad, eficacia, atención, oportunidad, etc.), lo que se consigue con lo que Cristina denominaba las 3 ex: Excede las Expectativas con Excelencia (en el mercado ya no basta con ser el mejor, además hay que ser el primero)

Movimiento 4.- Mueve tus objetivos, defínelos y síguelos (deben ser específicos, medibles, alcanzables, realistas, acotados en el tiempo).

Y además, en este entorno global que es el mercado, con el elevado nivel de competencia al que nos enfrentamos independientemente de cuál sea nuestro sector, debemos ser muy eficientes en toda la cadena de valor proporcionando el mejor producto en las mejores condiciones de calidad y precio, y a tiempo, lo que suele exigir la cooperación entre empresas habitualmente complementarias, cada una experta en una de las fases de la cadena, de manera que cuanto más capaces seamos de compartir talento, experiencia, conocimiento, más éxito tendremos (el conocimiento es una de las pocas cosas que crece cuando se comparte).

Y finalmente, decía Cristina, Mueve tu pasión… si vas a hacerlo, hazlo con pasión.

A continuación Juan Porto, mentor, realizó una exposición sobre la mentoría, ¿qué es?, ¿qué tipos de mentoría existen?, ¿cuáles son sus áreas de actuación? Y ¿qué beneficios/resultados podemos esperar razonablemente?.

Un mentor, decía Juan, es alguien que te ayudó a aprender algo que no habrías aprendido (o que hubieras aprendido más lentamente o con mayor dificultad), de manera que la Mentoría la podemos definir como un proceso mediante el cual una persona con experiencia ayuda a otra a lograr sus metas.

Tiene que ver con el hacer, no solo con adquirir conocimientos, con alcanzar habilidades a través de conversaciones de tipo personal y confidencial, limitadas en el tiempo y compatibles con otras actividades de aprendizaje.IMG_5397

Hay diferentes tipos de mentoría, que van desde lo formal a lo informal. La mentoría formal se caracteriza por su intencionalidad: guiar el cambio en el comportamiento deseado por el receptor de los conocimientos del mentor. Y puede trabajar sobre personas individuales, empresas o grupos sociales.

Con la mentoría se debe conseguir dotar de mayor confianza en sí mismo al mentorizado; ver y avanzar con mayor claridad hacia los objetivos; elegir las acciones más adecuadas para alcanzarlos; ver más claramente las nuevas oportunidades que se presentan; mayor y mejor preparación para aprovechar esas oportunidades, tanto en la carrera profesional propia como en relación con los clientes, etc.

El Mentoring, terminaba Juan, es la respuesta a ¿cómo puede ser el aprendizaje un catalizador o vehículo para el cambio? Y se basa en el aprendizaje a través de hacer (“escuchar es olvidar; ver es recordar; y hacer es entender”). Es un gran elemento motivador para el que lo recibe.

La oportunidad

Como dice Carlos Esteban, director de recursos humanos de Zurich, el gran reto de la función está en no descuidar los asuntos de cocina: “Es necesario trabajar todos los aspectos que tienen que ver con el desarrollo de la organización, potenciar la comunicación interna e incorporar en nuestros equipos nuevos conocimientos para afrontar el proceso de cambio que estamos viviendo; todo lo que tiene que ver con la agilidad para aprender”.

(Fuente: Art. de Montse Mateo en  http://www.expansion.com/2013/05/27/emprendedores-empleo/desarrollo-de-carrera/1369669196.html)

La empresa que aprende: artículo del Presidente del Círculo en Información

Un recurso fundamental hoy para cualquier empresa, independientemente del sector de actividad en que se encuentre, es la información, sin la cual las posibilidades de competir con éxito son muy escasas.

Con el avance tecnológico que se ha producido en los últimos 15 años, especialmente asociado al desarrollo y amplia implantación de internet, la información a la que pueden acceder las empresas se ha multiplicado, es muy fácilmente compartible y se puede obtener en el momento en que se produce.

El problema con que se encuentran las empresas es el de identificar las fuentes fiables de esa información y los canales de acceso, así como transformar esa información en conocimiento útil para el negocio: expectativas de sus clientes-objetivo transformables en productos/servicios diferenciales, actuación de competidores, precios de mercado, percepción de los clientes sobre la realidad de nuestra empresa, productos alternativos, proveedores, nuevos materiales, formas de gestión adecuadas a los nuevos tiempos, internacionalización, ….

Se trata, por tanto, de un elemento imprescindible hoy para permanecer en el mercado, que tenemos que captar, tratar y distribuir interna y externamente de la manera más adecuada para mejorar nuestra capacidad de competir, la gestión de la empresa, nuestro índice de eficiencia y nuestra capacidad de llegar de manera diferencial y a tiempo a cada uno de nuestros clientes objetivo.

Ver Artículo (publicado el 9.06.2013)

Involúcrame y lo aprendo

“Dime y lo olvido, enséñame y lo recuerdo, involúcrame y lo aprendo”; esta es una frase célebre de educación enunciada por Benjamín Franklin en donde resalta lo poco efectivo que puede ser educar basándose en la memorización para el momento y lo altamente productivo que puede ser permitir que las personas se involucren directamente en el asunto para que adquieran experiencia y destrezas de utilidad para la vida y no solo por un momento.

La formación como inversión: evaluación.

La formación sin un objetivo concreto, la que se realiza de manera rutinaria, carece de efectividad; debe adaptarse a las necesidades reales de la compañía, a las actuales y a las expectativas de futuro, tanto de la empresa como en relación con cada empleado, lo que exige identificar claramente las necesidades de formación de la empresa, los objetivos concretos de cada acción de formación, seleccionar correctamente los contenidos a transmitir, los empleados idóneos para esa acción y la metodología idónea para ese programa (presencial, on line, mixta, in o out door, conferencias, método del caso, lecturas recomendadas, role playing, etc.). Y por supuesto, evaluar la formación que, como sabemos bien, lo que no se mide no se conoce. El modelo de Kirkpatrick es una excelente herramienta para esta finalidad.

Kirkpatrick plantea la evaluación de la formación a cuatro niveles, que representan una secuencia coherente de evaluar las acciones formativas.

Nivel 1: Reacción. La evaluación mide cómo reaccionan los participantes ante la acción formativa, respecto a la formación que acaban de recibir.

Nivel 2: Aprendizaje. La medida en que los participantes cambian sus actitudes, amplían sus conocimientos y/o mejoran sus capacidades como consecuencia de una acción formativa.

Nivel 3: Conducta. En este nivel es en el que se plantean los retos más importantes al departamento de formación de la empresa: la transferencia real de esos conocimientos adquiridos al puesto de trabajo.

Nivel 4: Resultados. En este nivel intentamos medir si la acción formativa tiene un impacto efectivo y eficiente en la organización.

Transferir el aprendizaje a la conducta es, por tanto, imprescindible para el éxito de la acción formativa, que en otro caso sólo terminaría siendo un coste inútil para la empresa y desmotivador para el empleado.

La necesidad de evaluar la formación y analizar su transferencia al puesto de trabajo que cada empleado desempeñe o vaya a desempeñar en un futuro es, en consecuencia, imprescindible tanto por la necesidad constante de la empresa de adaptación al cambio y a las condiciones más exigentes del entorno, como por la actualización de las capacidades del empleado que, como las empresas, tiene que mantenerse competitivo en un mercado laboral igualmente difícil.

Y para el departamento de formación, esta evaluación, complementada con la consecución de los objetivos definidos para cada acción formativa, resulta fundamental porque es la mejor justificación ante la dirección de la empresa de la formación como una inversión necesaria, ya que en otro caso la tendencia al recorte de los gastos en formación es una línea que abordan la mayor parte de las empresas cuando llegan las crisis.