Etiqueta: acción

Directivos de la provincia se suman al programa ‘Atleta Corporativo’ para mejorar su estado de competición

Una decena de empresarios y directivos de la provincia de Alicante participaron el pasado jueves, 18 de octubre, en la jornada ‘Atleta Corporativo’ impartida por Luis Mediero en el Hotel Meliá Alicante.

El programa, dirigido a presidentes, CEO´s y directivos de empresas, les ayudó a instaurar hábitos saludables que permitirán beneficiarse de una mayor efectividad, capacidad, destreza cognitiva, salud y longevidad, maximizando su energía para desarrollar su trabajo, así como mantener el bienestar físico y mental en su vida personal.

44414608_1052343091593059_2743539260878487552_n

Como parte del programa los asistentes recibieron:
Evaluación del estado corporal: El análisis de los diferentes datos antropométricos permite valorar tu nivel nutricional y potencia muscula, útil para determinar los requerimientos de aporte y gasto
Plan de acción: estado de competición ideal. Una estrategia personalizada y un plan de acción motivador para alcanzar el cambio real, que recoge las habilidades y hábitos necesarios para alcanzar tu estado de competición ideal.
fd608440-8c55-4a9f-94a8-a576931f78ee

Con el fin de determinar el estado de competición actual, a su llegada al curso los asistentes se sometieron a una evaluación del estado corporal: estatura, peso, masa magra, masa grasa, perímetro abdominal. Para ello fue necesario acudir en ayunas.

1904488a-adad-4ce7-9989-56ed9b954539

Esta prueba les ofreció a los asistentes una idea de su estilo de comportamiento y el impacto en todo lo que hace. Algo que supuso el punto de partida para desarrollar su estado de competición ideal.

Los clientes ya no quieren productos… ahora buscan la experiencia que ese producto puede ofrecerles

granmanzana

Los clientes ya no quieren productos. Ahora quieren experiencia de producto

Los clientes cada vez son más exigentes. Es una premisa que sin duda hemos escuchado más de una vez en el mundo del Marketing, tanto en el tradicional como en el digital. Bien es sabido que un territorio conquistado deja de serlo rápidamente y que el horizonte de expectativas de los consumidores se amplía cada vez más.

Los clientes no compran detergente para la ropa, compran un detergente de olor agradable, que deje las prendas suaves y que no sea necesario usar mucha cantidad en cada lavado y por supuesto que su packaging tenga una imagen “llamativa” con la que nos identifiquemos.

Incluso que hayan visto un anuncio, les haya gustado y sus post tengan recomendaciones en las redes cociales. Es toda una cadena de acciones y reacciones, necesarias para ganar la simpatía del consumidor, que además de ser extensa, no es nada fácil de conseguir.

Resumiendo, los clientes compran un producto en el que confían por muchas razones. Pero también, y es algo que es evidente en todo tipo de estrategia de marketing o campaña publicitaria, van por un producto o servicio que mejore su calidad de vida ofreciéndole grandes experiencias.

Sigue leyendo en lagranmanza.net

La Profesionalidad como herramienta de éxito empresarial

(Un resumen de la conferencia impartida para la Fundación Secretariado Gitano, dentro del programa Gente Profesional, el 26.11.2013)

Decía recientemente el profesor Gascó en una entrevista en ABC que “más allá de otras consideraciones, las empresas terminan siendo las personas que las integran, de manera que además de los conocimientos técnicos necesarios, lo que termina diferenciando unas empresas de otras es la gestión de los elementos intangibles, los únicos sobre los que es posible construir ventajas competitivas sostenibles. Y esos elementos intangibles se concretan en conseguir el compromiso de las personas con la empresa y su interrelación con los procesos específicos de la misma”.

La profesionalidad entendida como capacidad, cualificación, compromiso y acción, es fundamental para el éxito profesional y, en equipo y alineada con la estrategia, para el éxito de la empresa; pilar imprescindible para crecer y crear empleo estable, única vía para avanzar de manera consistente corrigiendo de esta forma el problema social más grave que tenemos en nuestro país y la plasmación más dura de la crisis en la que aún seguimos inmersos: la destrucción de empleo.

1.- El sector de la construcción

En el ánimo de este encuentro, entre sus objetivos, está hablar de la recuperación y la aportación que a la misma se puede hacer desde el colectivo gitano, así como elevar la expectativa de que nuestro colectivo pueda subir en condiciones de igualdad a ese carro de la recuperación que queremos empezar a vislumbrar. Y para ello, tiene sentido comenzar, aunque sea brevemente, por las causas que nos han llevado a la situación en que nos encontramos.

El hecho de haber concentrado una parte muy importante de nuestra capacidad productiva en un sector, la construcción, con mano de obra muy focalizada y no suficientemente cualificada, ha llevado a una situación de destrucción dramática de empleo en cuanto este sector –y todos los relacionados con él- se ha parado.

Esta parada del sector inmobiliario ha tenido un efecto especialmente duro en el colectivo gitano cuando había comenzado su progresiva integración normalizada en el mercado laboral, ya que una parte importante de las personas más jóvenes, especialmente varones, dejaron su formación en etapas muy tempranas para incorporarse a puestos básicos, poco cualificados, de la construcción con el objetivo de obtener un salario que permitiera apoyar la satisfacción de las necesidades básicas de sus familias.

La explosión de la burbuja inmobiliaria ha impactado, por tanto, de manera especial en nuestro colectivo ya que el 80% del trabajo remunerado por cuenta ajena de los gitanos era en el sector de la construcción, provocando tasas de paro superiores al 40% de su población activa, con pocas expectativas directas de recuperación a corto plazo dada la falta de cualificación objetiva de aquellas personas como consecuencia de su incorporación prematura al mercado laboral descuidando su formación, lo que la Fundación Secretariado Gitano está contribuyendo de manera muy eficiente a corregir a través de su programa Acceder, promoviendo la formación focalizada de personas para cubrir puestos de trabajo concretos –y su seguimiento posterior- en empresas con acuerdos específicos con la Fundación, en un programa de discriminación positiva a favor del colectivo gitano, como corresponde a un grupo en situación de especial riesgo de exclusión social.

2.- Dirigir la empresa

Dirigir una empresa se parece mucho a dirigir personas, máxime en entornos tan cambiantes como los actuales. Todos somos necesarios para que la empresa avance. Tenemos que conseguir que nuestros empleados quieran, sepan y puedan hacer las cosas. De lo contrario, a medio plazo tendremos problemas.

Apostar claramente por el compromiso, la implicación, las ganas de salir adelante en la empresa de toda la plantilla se convierte en una fuerza casi invencible, sobre todo si va unida al conocimiento, a la cualificación para hacer lo que hay que hacer y a la capacidad para imaginar lo nuevo; es verdad que cada uno tiene que atender a determinadas prioridades y modos de hacer dentro de la organización, pero para avanzar se necesita la aportación de todos.

Aunque sean mucho más evidentes los balances o las cuentas de resultados, esos solo hablan del pasado, que es importante como referencia, pero lo que verdaderamente importa hoy en las empresas es el futuro y ese lo escriben las personas.

Cosas que hay que hacer bien para el éxito en la dirección de empresas:

1.- Gestión de Personas.

2.- Innovación. Creatividad aplicada. Es fácil si conseguimos el compromiso de la plantilla en torno al proyecto común de empresa.

Las conclusiones del estudio de Gallup 2012 sobre el estado del lugar de trabajo, publicadas en octubre del pasado año, señalan que solo el 13% de empleados a nivel mundial están comprometidos con su trabajo, un 63% están desconectados y el 24% restante activamente desconectados, lo que significa que solo uno de cada 8 trabajadores están realmente satisfechos con el trabajo que realizan y trabajan activamente para mejorarlo y hacer contribuciones positivas al desarrollo de su empresa.

Tenemos una extraordinaria oportunidad en este punto, tanto en los costes como en los ingresos, para mejorar la productividad a nivel global.

3.- Aplicación de la estrategia. No prestamos atención suficiente a como pasamos a la realidad las grandes ideas, los grandes programas, o incluso cómo gestionamos el día a día de la compañía con la mejora continua de los procesos. Y el éxito de la empresa está ahí, en los detalles.

4.- El Cliente en el centro.

5.- Responsabilidad Social Corporativa. Compromiso con el desarrollo sostenible de la sociedad en los aspectos económico, social y medioambiental más allá de lo exigible legalmente, para lo que es imprescindible aplicar la ética en los negocios.

 

3.- Sobre la Reforma Laboral

Y cuando hablamos de compromiso, implicación, gestión de personas, es necesario hacer una referencia, aunque sea mínima, a la todavía reciente Reforma Laboral.

Con la flexibilización del mercado de trabajo que propicia la Reforma Laboral, se ha pretendido dotar de herramientas al mercado –especialmente a las empresas- que favorecieran la adopción de medidas alternativas a la destrucción de empleo para combatir etapas de crisis.

Parte de una base que tiene sentido: la confianza de los empresarios en que, en caso de ser necesario, se puedan pactar con facilidad medidas de ajuste interno que apoyen la continuidad de la empresa, es un elemento que debe facilitar la creación de empleo o, al menos, limitar su destrucción.

Un problema importante, seguramente, es que se ha puesto en marcha en un momento inadecuado, o al menos cuando mayor era la sensación de urgencia en reducción de costes por parte de las empresas, lo que se ha traducido en reducciones drásticas de plantillas que el futuro mostrará en muchos casos inadecuadas, en el sentido de desvinculación mental del trabajador –incluso del que se queda- con la empresa. Y sin esa conexión, no hay futuro.

En cualquier caso, esta es la situación en que nos encontramos y en la que tenemos que manejarnos, con una evidencia: está cambiando un paradigma en las relaciones laborales: del empleo para toda la vida estamos pasando al nuevo concepto de empleabilidad, entendido como la capacidad para acceder a un empleo en un entorno competido también en lo laboral, … a la profesionalidad.

Cuando un empresario –no un especulador- crea o adquiere una empresa, pretende construir un proyecto para que se consolide y perdure en el tiempo, para que le trascienda, incluso.

Y aunque sin duda uno de sus objetivos es obtener beneficios –de otra forma, el proyecto resultaría inviable y, por tanto, inútil-, los componentes sociales, de creación de empleo, de aportación de valor para la sociedad, de continuidad, están siempre implícitos en esa idea inicial de empresa que el emprendedor diseñó o completó e intenta hacer realidad.

Desde esta perspectiva –que es, en mi opinión, la única razonable- los ajustes, las reducciones de empleo … suponen un cierto fracaso de un proyecto que en ningún momento tuvo éstos entre sus objetivos.

Pero …comienzan a aparecer síntomas de que la crisis puede estar tocando fondo, y empezamos a ver una pequeña luz que se apagó en 2007 y que hasta ahora no había emitido rayos que nos dieran esperanza.

Y aquí entramos en el verdadero nudo gordiano de la gestión empresarial: la eficiencia, la productividad. Es necesario hacer más con menos (o sus equivalentes “hacer –y vender- lo mismo con menos” –eficiencia en costes-, o “hacer más con lo mismo, o hacer –y vender- mucho más con más” –eficiencia en la gestión global-)… más profesionalidad.

La eficiencia es, como sabemos, la capacidad de la empresa de conseguir unos determinados resultados utilizando la menor cantidad de recursos posible. A nivel agregado en la empresa y de manera muy simplificada, podríamos identificarla con un cociente en cuyo numerador están los ingresos de la empresa y en el denominador los costes.

De esta forma, como tal cociente, podemos mejorar la eficiencia aumentando el numerador (los ingresos) o reduciendo el denominador (los costes). Y evidentemente, cuando son necesarias soluciones a corto plazo y cuando las decisiones las debe tomar un número reducido de personas, es mucho más fácil mejorar aquel cociente reduciendo costes que aumentando ingresos: “los costes, en gran medida, dependen de mi decisión; los ingresos, en cambio, dependen de ese ente habitualmente difícil de controlar, que llamamos mercado”.

…Aunque el ajuste de costes tiene habitualmente un recorrido limitado y poco diferencial.

Y cuando ese ajuste se plantea sobre las personas de la empresa, se pierden, además, capacidades que pueden dificultar el progreso posterior de la compañía.

4.- El idioma del negocio en RRHH.

Para que Recursos Humanos aporte realmente el valor a la empresa que es capaz de generar, es necesario que se comporte y sea considerado como un socio estratégico de la dirección, que participe en las decisiones estructurales de la compañía y que no se convierta en un mero ejecutor de políticas que otros han decidido, en muchas ocasiones sin un conocimiento claro de las capacidades, oportunidades y limitaciones de las personas de la empresa.

Recursos Humanos tiene que hablar el idioma del negocio, tiene que entender perfectamente el negocio en que está la empresa y ser capaz de aportar en la estrategia y en las tácticas las ventajas para la empresa que las personas de la misma incorporan, desde los conocimientos acumulados, el trabajo en equipo, el compromiso, la creatividad, etc..

Con estrategias solo de corto plazo en la gestión de los recursos humanos pueden aparecer espejismos que seguro que se disuelven con rapidez y pueden comprometer el futuro a medio plazo.

Solo la gestión correcta de las personas es capaz de ayudarnos a vislumbrar el futuro con una cierta claridad.

5.- Algunas conclusiones.

Tenemos la responsabilidad, en tanto que directivos de Recursos Humanos, de apoyar la consecución de los objetivos de la empresa a través de una gestión de personas profesional, comprometida, responsable, coherente con la estrategia corporativa y las distintas estrategias competitivas que la empresa pretenda abordar en sus diferentes negocios.

Y esa gestión de personas debe estar presidida por criterios de sostenibilidad y responsabilidad social, entre los que adquiere relevancia creciente la discriminación positiva, en condiciones similares de profesionalidad, a favor de colectivos más expuestos a problemas de exclusión social, entre los que el pueblo gitano tiene especial significación.

La colaboración con las administraciones y asociaciones como la Fundación Secretariado Gitano para facilitar el acceso al empleo a personas de este colectivo es, sin duda, una muestra evidente de ese compromiso social de la empresa que justifica plenamente su función como instrumento fundamental de desarrollo y base de nuestro sistema social.

Estoy seguro de que los resultados, como se ha demostrado en reiteradas ocasiones en el programa Acceder, no decepcionarán a nadie y ayudarán a mostrar el valor social que son capaces de aportar las empresas.

Liderar

En un seminario organizado en colaboración entre el Círculo, la Cátedra Prosegur de la Universidad de Alicante y Fundeun en abril pasado, el profesor de la Universidad de Sevilla Antonio Millán Leal decía que

Un buen líder

–       Da su visión de las cosas e … invita a pensar.

–       No habla mucho e … invita a reflexionar.

–       Sabe que el ejemplo y el “medio” en sí es el “mensaje”.

Y una conclusión: el líder lo es si los demás lo perciben como tal.

A lo que Antonio Vázquez, presidente de Iberia, en las entrevistas CEDE “liderando en positivo”, añadía que además de la visión, decisión y proximidad son cualidades imprescindibles para tener éxito sostenido en la función directiva .

Visión, necesaria para orientar la empresa en entornos inciertos en la dirección correcta, con habilidad para modificar el rumbo de acuerdo con las tendencias sólidas del mercado. Decisión, capacidad de acción, al menos tan relevante -si no más- que la visión; porque tan importante como saber interpretar las claves que definirán el futuro para nuestra empresa, es saber transformar esas claves en planes y programas concretos que permitan avanzar en la dirección correcta: es más fácil habitualmente definir estrategias y objetivos, que transformarlos en planes de acción y hacerlos realidad. En este punto, habría que añadir, en mi opinión, un paso más, implicación directa en la concreción y avance de esos programas; liderar también significa estar al frente, ser ejemplo, mostrar que es posible alcanzar el objetivo . Y en línea con el punto anterior, proximidad al equipo, lo que no se puede confundir con relajación en la función directiva; proximidad entendida como cercanía, conocimiento de la situación del equipo y disposición para resolver las incidencias que pudieran surgir; facilitador; ejemplo; con lealtad recíproca entendida de manera racional (no permitir la mediocridad a cambio de una buena relación personal).

Finalmente, en aquella conferencia, el profesor Leal apuntaba algunas líneas básicas para alcanzar un liderazgo efectivo:

–       Rodéate de gente con talento y esfuerzo repetido (laboriosa) (“Me ha llevado 10 años tener éxito de la noche a la mañana”, Woody Allen).

–       Rodéate de gente inteligente (todos los empleados tienen mucho que aportar, aunque algunos no lo saben. Para Lee Iacocca –una de las personas clave en la industria del automóvil a final del siglo pasado-, dirigir a un equipo de estrellas lo hace cualquiera; el mérito es transformar un grupo de gente corriente en un equipo de alto rendimiento).

–       Rodéate de gente que aporte valor (no se puede ser neutro; se aporta o se resta valor).

–       Toma decisiones, actúa, ilumina sin deslumbrar.

–       Simplifica.

–       Siempre, siempre, lidera a tu gente orientándola al cliente (por supuesto, también internamente. Mi empleado no es mi servidor sino mi cliente).

Hemos pasado de un liderazgo carismático, seductor, a un líder mucho más próximo, tangible, inspirador, sugerente.

En la empresa actual no existe el liderazgo virtual. Hay que conocer a las personas –decía Antonio Leal- para conducirlas: el líder tiene que sudar con la gente.

El futuro de las empresas está en las personas que las integran, por lo que administrar, dirigir, es necesario; pero Liderar, hoy, es imprescindible.

Lecciones de Jack Welch acerca del liderazgo.

  • El principal papel de un líder es lograr que los empleados se comprometan con los propósitos de la empresa y los adopten con el corazón, el alma y la mente.
  • Para crear un equipo ganador debes luchar ferozmente por reunir siempre a los mejores, entrenar constantemente, aumentar las exigencias y obtener el mayor desempeño de cada persona.
  • Sé tu mismo. De ninguna manera intentes ser otra persona.
  • La visión sin acción es un sueño. Acción sin visión es simplemente pasar el tiempo. Acción con visión es hacer una diferencia positiva.
  • Cuando el ritmo de cambios dentro de la empresa es superado por el ritmo de cambios fuera, el final está cerca.

Mejora tu productividad con el cuaderno gratuito “Reflexiones para la acción”

La productividad o una correcta gestión del tiempo es una habilidad fundamental en nuestros días que podemos y debemos trabajar en varios ámbitos de nuestra vida. Es innegable que a nivel laboral ser productivos y conseguir una buena gestión de nuestro tiempo, nos ayudará a ser más organizados y conseguir más objetivos que nos fijemos de la mejor forma posible.

Es con este ánimo con el que Campus y Empresa ofrece el primero de una serie de Cuadernos de “Reflexiones para la acción” en los que vamos a tratar, mensualmente, diferentes temáticas fundamentales en la empresa y en la vida. 

Nuestro afán por seguir aportando contenidos interesantes nos lleva a compartir este primer cuaderno, al que le seguirán otros con temáticas tan interesantes como la que nos ocupa en éste, la productividad. 

Te invitamos, pues, a conocer un poco más sobre ella y a saber cómo optimizar tu tiempo en diferentes ámbitos de la empresa, descargando nuestro primer cuaderno al que puedes acceder desde aquí. 

En este cuaderno encontrarás artículos de grandes profesionales como Alfonso Alcántara, Fernando Álvarez, Gonzalo Álvarez, José Manuel de Haro, Israel Pastor, Jeroen Sangers o Francisco Soriano Cano. Estos profesionales, relacionados con el Programa de Desarrollo de Directivos y Emprendedores de la Universidad de Alicante, nos ofrecen diferentes puntos de vista sobre esta habilidad de gran importancia en las organizaciones actuales.

¡¡Muchas gracias y esperamos que te sea realmente útil!!

Enlace para descargar el Cuaderno sobre Productividad. 

Las tareas pendientes

Las listas de tareas pendientes parecen una buena idea, pero sólo las enumeran, no ayudan a cumplirlas. Si todo cuanto hace es confeccionar listas, hay muchas posibilidades de que permanezcan pendientes más tiempo. Décadas de investigación sobre la persecución de objetivos muestran que, en lo que a la ejecución se refiere, hay dos importantes escollos.

Primero, no especificamos lo suficiente lo que tiene que suceder exactamente. Si su objetivo es causar una buena impresión a su jefe, debe dividirlo en componentes pendientes, como organizar una reunión semanal o entregar los informes a tiempo. Las listas de tareas pendientes pueden resultar útiles para este fin, siempre y cuando contengan acciones específicas.

El segundo problema es que hay que encontrar el momento de entrar en acción. ¿De verdad no tuvo tiempo para hacer esa tarea? Posiblemente tuvo tiempo, pero estaría ocupado en otra cosa. Conseguir cualquier objetivo implica aprovechar estas oportunidades. Una solución: planificar las condiciones. No decida sólo lo que tiene que hacer, sino cuándo y dónde lo hará.

(Fuente: http://www.expansion.com/2013/01/16/directivos/1358364748.html)

LOS JUEVES DEL CÍRCULO

El elevado ritmo de la actividad que requieren los tiempos actuales dificulta en ocasiones la tranquilidad necesaria para atender a nuestra propia actualización, la necesaria información y formación para hacer frente a los cambios continuos que ocurren a nuestro alrededor y que afectan de manera importante a nuestras empresas.

Esa adaptación permanente a la evolución del entorno no es, en nuestra opinión, especialmente compleja si se aborda de manera planificada y de la mano de expertos en diferentes vectores de ese cambio, que nos pongan al día sobre “el estado de la cuestión” de que se trate y con los que podamos debatir acerca de su visión y de las realidades y expectativas que la nueva situación aporta.

Expectativas que no tienen que ser, por supuesto, necesariamente negativas como parece que nos empeñamos en ver en este tiempo, sino, muy al contrario, expectativas que tienen que ver con oportunidades que el mercado nos ofrece y que si somos capaces de entender, interiorizar y convertir en líneas de acción, productos y servicios competitivos, pueden y deben aportarnos ventajas competitivas que nos permitan tener éxito en tiempos tan complejos como los que vivimos. Una situación que lejos de remitir, probablemente se convertirá en la situación normal de aquí en adelante (no la crisis, de la que sin duda saldremos, sino el cambio, la rápida evolución de los factores que inciden sobre la vida de las personas y de las empresas).

Necesitamos, por tanto, estar atentos al entorno, no solo para adaptarnos sino, cuando sea posible, incluso anticiparnos para encontrar esos espacios útiles poco o aún no disputados en los que podamos tomar posiciones de liderazgo y sobre los que construir plataformas de éxito.

Lo más difícil, ya lo decíamos, es disponer del tiempo necesario para esa actualización, e identificar con claridad esos aceleradores del cambio. Desde el Círculo queremos apoyar la evolución de positiva de ambos factores en todos nuestros socios.

El tiempo está relacionado fundamentalmente con la planificación, con la distribución anticipada del disponible de la manera más eficiente; y la identificación de los aceleradores del cambio tiene mucho que ver con la visión de los expertos, de los analistas, de los líderes.

Una forma próxima de abordar este tema creemos que crucial para el éxito de nuestras empresas es lo que hemos llamado LOS JUEVES DEL CÍRCULO, los segundos jueves de cada mes, entre las 18,30 y las 20,30 h., en el salón de actos del Colegio Oficial de Ingenieros Técnicos Industriales de Alicante, tendremos una serie de conferencias-coloquio con expertos en diferentes áreas relacionadas con la actividad de las empresas que nos mostrarán el estado de la cuestión y las expectativas de futuro, así como casos de éxito o de fracaso y razones por las que se produjo, abriendo un debate posterior con el ponente y entre los asistentes que facilite la integración del conocimiento en la realidad de cada empresa, a la vez que apoye el networking entre los participantes lo que, sin duda, es un motivo más de utilidad de cada sesión.

¿Cómo vamos a elegir los temas a debate?, desde el conocimiento agregado que tenemos de la realidad empresarial en la Junta Directiva del Círculo, en la que están representados distintos sectores productivos provinciales, colegios profesionales, entidades financieras y la Universidad; el asesoramiento de la Universidad de Alicante a través de la Cátedra Prosegur integrada en el departamento de Organización de Empresas; así como por nuestra pertenencia a la Junta Directiva de la Confederación Española de Directivos y Ejecutivos, lo que nos permite estar en vanguardia de la tecnología, realidad, necesidades y expectativas de las empresas de nuestro país, con una visión que trasciende la realidad nacional para encajar la actividad empresarial en el marco mucho más de la globalización que estamos viviendo.

Y ¿cómo vamos a facilitar a los asistentes a los debates el tiempo necesario para abordarlos con tranquilidad?, con planificación, por eso lo de los Jueves del Círculo, los segundos jueves de cada mes. En realidad tenemos tiempo para hacer casi todo lo que planificamos correctamente y eso es lo que proponemos: cerrar en nuestras agendas ya los segundos jueves de cada mes entre las 18,30 y las 20,30 h. (y si en alguna ocasión no pudiésemos asistir, delegar en alguno de nuestros colaboradores próximos que puedan estar más implicados en el tema de debate).

Comenzamos el próximo día 8 de Noviembre con la Conferencia-coloquio: El conocimiento del cliente, clave de competitividad, para la que contaremos con Adolfo López Rausell, Licenciado en Económicas y Empresariales Y Diplomado en Marketing por ESEM, en la actualidad Director Marketing y Comercial INVEST GROUP (Investigación Mercados y Consumidores), presidente del Club de Marketing de Valencia y vocal de la Junta Directiva de la Confederación Española de Directivos y Ejecutivos.

Con la organización del Círculo y la colaboración del Colegio de Ingenieros Técnicos Industriales de Alicante (COITIA) y de la Cátedra Prosegur del departamento de Organización de Empresas de la Universidad de Alicante, creemos que podemos hacer una aportación de interés para el progreso de nuestras empresas. Ahora contamos con todos vosotros.

 

LA COMUNICACIÓN INTERNA

Un elemento imprescindible para el funcionamiento correcto y para el éxito de las empresas es la Comunicación Interna, que se constituye como el sistema nervioso de la compañía y está formado por todos los canales, sistemas y equipos que facilitan el flujo de la información necesaria para la gestión por el interior de la empresa, y desde aquí, de manera coherente, hacia el exterior.

Evidentemente, es imposible que la empresa pueda ocupar todos los canales de información interna en una compañía, pero en la medida en que facilite el acceso de cada persona a toda la información que necesite para desarrollar más correctamente su trabajo entendido en sentido amplio (es tarea de todos los integrantes de la empresa estar atentos a los movimientos en el entorno de la organización, lo que permitirá más fácilmente captar movimientos de los clientes, proveedores, etc., que en ocasiones podrían resultar peligrosos si no los conocemos a tiempo) estará fijando las bases del desempeño correcto internamente y, por tanto, las condiciones adecuadas para el éxito de la compañía.

Pero no se trata solo de definir –y mucho menos de ocupar- los canales por los que debe fluir la información dentro de la empresa. Se trata de un concepto de gestión basado en la transparencia, en la confianza, en el compromiso, en la honestidad, en la difusión de toda la información necesaria en todos los sentidos (ascendente, descendente, horizontal, diagonal), capaz de alejar rumores e informaciones sesgadas o incorrectas que solo pueden distorsionar la vida de la empresa dificultando, por tanto, avanzar en la dirección correcta.

Y cuando ocurra una de estas situaciones no deseadas, abordarla inmediatamente con claridad y, otra vez, con transparencia.

Un tema a tener en muy en cuenta, es la coherencia entre la comunicación y la acción: cuando el directivo dice una cosa y hace otra, los empleados se quedan con lo que hace mucho más que con lo que dice, convirtiéndose la comunicación en este caso no solo en una actividad inútil, sino incluso contraproducente.

Y aunque en otro post hablaremos de canales y vías de comunicación interna que puede implantar o facilitar la empresa, merece la pena mencionar muy rápidamente que también aquí el impacto de la tecnología está siendo muy importante, facilitando la implantación de canales muy eficientes, como las redes sociales internas, aún no suficientemente valoradas por muchas empresas, en gran medida por el desconocimiento que aún existe sobre el impacto de estas redes en la actividad empresarial y específicamente en la comunicación interna de las firmas. Pero cada día se trata menos de una opción y mucho más de una obligación para las empresas que no quieran perder el tren del futuro.