LO QUE OCURRE HOY ALREDEDOR DE LAS EMPRESAS (Y DE LOS EMPRESARIOS). 9.12.11

Y hoy las noticias tienen un foco muy especial: la adjudicación del banco CAM al Sabadell el pasado miércoles y que ayer comenzó ya a tomar cuerpo con las declaraciones de los primeros ejecutivos del banco catalán y los múltiples análisis que desde todos los ámbitos se han realizado de una operación que sin duda es muy importante para el sector bancario, para la economía española y para nuestra provincia.

Recuperar la normalidad en nuestra entidad financiera de referencia era un elemento imprescindible para apoyar al resto de sectores productivos. Y hacerlo de la mano del Sabadell es, en mi opinión, una excelente solución tanto por la trayectoria de crecimiento del banco catalán integrando entidades en los últimos años, como por lo que supone de integración de una línea de negocio en gran medida complementaria tanto geográfica como conceptualmente respecto a su orientación básica anterior, así como por conseguir una dimensión que permite al nuevo grupo Sabadell competir en mercados mucho más amplios con plenas garantías.

Cuidar ahora los dos principales activos que aporta el banco CAM al Grupo, sus empleados y sus clientes, así como mantener la vinculación tradicional de CAM con su entorno social con políticas activas y claras de Responsabilidad Social Empresarial –como las que se han venido realizando históricamente a través de la Obra Social de CAM y que podría seguir siendo, a través de una Fundación vinculada al grupo Sabadell, un vehículo idóneo para canalizar la orientación a RSC al menos en las zonas tradicionales de lo que fue Caja Mediterráneo- serán a partir de este momento factores críticos de éxito de la operación.

Transmitir transparencia y confianza a los empleados –y contar expresamente con ellos en esta nueva etapa- y a los clientes; reiterar la seguridad en todas las operaciones, reforzar la marca local en el ámbito tradicional CAM; apoyar la búsqueda de una solución a productos que en el proceso han sufrido deterioros importantes –las cuotas participativas-, en las que invirtieron muchos miles de clientes a los que un gesto por parte del nuevo propietario podría conseguir su recuperación “entusiasta” para el nuevo grupo; o el apoyo claro a las pymes de esta zona –en lo que Sabadell está especializado-, son medidas que seguro que aportarán un gran valor tanto al grupo Banco de Sabadell como al Banco CAM y a esta tierra, que podría recuperar la sensación de volver a contar con su entidad financiera de referencia para todo lo que fuese necesario en apoyo de la recuperación y el progreso económico y social, en nuestro caso concreto de la provincia de Alicante, pero también de Murcia, Valencia o Castellón.

El 49,8% de las pymes españolas está presente en las redes sociales

Estudio nacional sobre uso de las redes sociales en las Pymes españolas.

(Extraído del post de Jesús Gordillo, en el blog de Cink)

Resumen del “Primer Estudio Nacional sobre el uso de las Redes Sociales por parte de las PYMES españolas” elaborado para Fundación Banesto, que es la entidad que lo impulsa con la colaboración de la Empresa Nacional de Innovación (ENISA) del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio. Se trata de la radiografía más completa y detallada que se ha hecho hasta el momento de la pyme española en redes sociales y en el que hemos trabajado entrevistando y analizando la presencia digital de más de 2.500 empresas de todo el país y todos los sectores.

Observatorio sobre el uso de las redes sociales en las pymes españolas
Descarga directa del Observatorio

Algunos de los datos más relevantes del estudio que muestra no sólo cuántas empresas apuestan por las redes sociales sino sus objetivos, la valoración que le dan tras su uso, metodología de trabajo o el papel que juega en aspectos como la competitividad y la internacionalización, son.

– La mayoría de estas empresas se concentran en el sector servicios.

– Facebook es la red más utilizada, con un 38,7%.

– La nota media que las PYMEs españolas otorgan a su experiencia profesional con redes sociales es de 6,89.

– El uso más extendido de las plataformas es el de ofrecer los productos o servicios propios (73,6%).

– El 58,4% de las empresas utilizan personal interno especializado para gestionar sus redes, y un 5,3%, una compañía externa experta.

– El 36,3% de cuentas son gestionadas por trabajadores internos no especializados.

– El 58,6% de las empresas que emplean redes sociales han planificado previamente su estrategia.

– Un 47,2% analiza de forma constante qué respuesta da su audiencia.

– Un 10,4% de las PYMEs encuestadas consideran que la importancia de las redes sociales es superior a la del resto de canales de comunicación, un 25% piensa que está al mismo nivel, y un 43% las consideran un complemento.

– El 90% de las empresas que piensan entrar en redes empezará por Facebook.

LO QUE OCURRE HOY ALREDEDOR DE LAS EMPRESAS (Y DE LOS EMPRESARIOS). 4.12.11

Aunque parezca paradójico, lo único que permanece en nuestro tiempo es el cambio.

La internacionalización de la economía, la globalización de los mercados, las expectativas cada vez mayores de los clientes, el aumento de los competidores, el uso intensivo de las tecnologías de la información, los nuevos criterios de Responsabilidad Social Corporativa …, unidos a la situación que sufrimos desde hace más de cuatro años de reducción del consumo, desempleo no controlado, restricción del crédito, y morosidad, hacen que nada sea hoy como era ayer y nada será mañana como es hoy.

El entorno es, por tanto, cada día más incierto, lo que exige aplicar nuevas ideas para competir; innovar, apostar por la creatividad de las personas, por su capacidad de imaginar, definir y aplicar lo nuevo a la empresa. Pero no nos confundamos, la creatividad no coincide exactamente con el genio, la creatividad tiene que ver fundamentalmente con motivación, aceptación del cambio y trabajo. Exige flexibilidad, contraste de opiniones, y precisa un contexto empresarial adecuado: depende del grado de participación de los empleados, de su libertad para debatir, de la confianza, …, del equipo de trabajo.

Solo entre todos es posible salir de situaciones tan complejas como la que vivimos, y esto tanto a nivel de país como de cada una de las empresas. Es necesario, pues, contar con todos para avanzar en este contexto en que la lucha por el cliente es el primer problema para las Pymes en Europa. La financiación es el segundo.

Y para la sociedad, especialmente en nuestro país, el paro sigue siendo nuestro problema, probablemente origen y consecuencia de la situación que vivimos. Los datos de noviembre no pueden ser mas desalentadores: 4.420.462 personas, tras subir en el mes en 59.536 desempleados (+1,37%), informó este viernes el Ministerio de Trabajo e Inmigración (4.024 parados más en Alicante, con 212.938 personas inscritas ya en el desempleo).

Pero no podemos perder la esperanza, que de todas las crisis se sale y saldremos también de esta. Algún sector apunta síntomas positivos, como algunos relacionados con el turismo, tan importante para nuestra zona. En nuestra ciudad turística más internacional, Benidorm, la media mensual de ocupación hotelera en noviembre ha quedado establecida en el 76,4 por ciento, dato que supone un incremento sobre la ocupación media de noviembre de 2010 de un 7 por ciento.

Terminamos con otra noticia también para la esperanza, en este caso de los colectivos más vulnerables de la sociedad: La Asociación Pro-Discapacitados Psíquicos de Alicante, APSA, lanza su calendario solidario 2012 al precio de 5 euros, en lo que ya va siendo una tradición con el objetivo de difundir el trabajo de la entidad, recoge imágenes de niños y jóvenes de la asociación junto a personas relevantes del mundo de la cultura y el espectáculo.

Y no, el viernes no se resolvió finalmente la adjudicación de la CAM, pero todo apunta a que ocurrirá durante esta semana, con el Banco de Sabadell como primera opción.

Términos de referencia en la negociación. CUARTA ENTREGA

Decir que uno es grueso o delgado, o que es alto o bajo, o que el precio es caro o barato son cuestiones subjetivas. Todo depende de que con qué o con quién se compare.

El cliente siempre tiene una referencia en la mente con la que compara. Nosotros disponemos de nuestras propias referencias, que son los Objetivos, o la información que poseemos de los precios y condiciones que ofrecen nuestros competidores. Debemos ser capaces de utilizar referencias que nos sean favorables y que, al mismo tiempo, trasladen al cliente la percepción de que ha hecho un buen trato. 

En bastantes ocasiones, lo recomendable es utilizar más de una referencia, una puede ser económica (precios competencia, seguros asociados al producto, …) y otra puede ser un intangible como el trato personal, la comodidad, proximidad, confianza, servicio post-venta, etc, obligando, así, al cliente a tener que valorar no sólo el aspecto monetario, sino otros factores que posibiliten el acuerdo final.

También se pueden utilizar otras alternativas, como condicionar el precio final a la contratación de otros productos o servicios, lo que implica abrir la negociación con nuevas referencias.

En definitiva, si utilizamos las referencias oportunas, lograremos que el cliente se marche sintiendo que ha logrado un buen acuerdo. Esto es fundamental para que pueda existir una relación estable, duradera y satisfactoria entre las partes, como fundamental es el tema que analizaremos en el próximo artículo, dedicado a la Comunicación dentro del proceso negociador.

Reflexión 2.12.11

¿Fracaso? «No, para mí el fracaso es no dar el máximo de ti mismo para cumplir tu objetivo», aseguraba en una conversación telefónica hace unos días, antes de empezar su jornada. «El fracaso –añade– sería perseguir la comodidad y no haber luchado».

Bosch no niega tener miedo ante una travesía de más de mil kilómetros que debe afrontar en solitario. «No es un comportamiento negativo si sabes canalizarlo», opina. «Si deriva en pánico y bloqueo –agrega– es negativo, porque te hace renunciar a tu objetivo, pero será positivo si genera respeto, planificación, superación y automotivación». «Yo ahora mismo tengo un miedo –confirma– que me anima a continuar adelante».

Este aventurero asegura que sus experiencias extremas le han enseñado a «saber gestionar los momentos críticos». «Cuando una empresa sufre una situación complicada –valora–, hay que saber por qué es importante conseguir tu objetivo; genera ambición y definirá los límites para planificar la solución».

Sobreponerse a estas situaciones también exige «saber gestionar tu equipo, la ambición de cada uno, las tensiones del equipo y la capacidad de consensuar las decisiones porque los límites de cada uno son distintas…», enumera. Y, más importante, «gestionar la motivación, porque si en una empresa no hay pasión pierdes la competitividad», advierte.

Albert Bosch, fundador de siete empresas agrupadas en el hólding Invergroup.

LO QUE OCURRE HOY ALREDEDOR DE LAS EMPRESAS (Y DE LOS EMPRESARIOS). 2.12.11

Hemos hablado en los últimos días de internacionalización, de impacto de la tecnología en los procesos de negocio, de importancia creciente de la responsabilidad social corporativa en la reputación de las empresas o de la integridad como característica imprescindible de los directivos. Son elementos, todos ellos, que contribuyen a definir ventajas competitivas de la empresa frente a los competidores.

Pero sabemos que para que esas ventajas sean sostenibles en el tiempo, es necesario que se construyan sobre elementos difíciles de copiar y esos son los elementos intangibles vinculados principalmente a las personas que forman la empresa. Conseguir el compromiso real de los empleados con los objetivos de la compañía puede llegar a convertirse, en efecto, en un elemento capaz de definir esa ventaja.

En este punto, es fundamental la delegación, facilitar que los empleados tomen decisiones en sus puestos para mejorar los procesos y el servicio que la empresa presta a los clientes. Eso puede provocar algunos errores que no solo tenemos que aceptar, sino enfocar como oportunidades de mejora y de progreso para todos. Así reforzaremos el mensaje a la organización de que la iniciativa es un valor importante para la empresa. Pero es que, además, en empresas grandes o físicamente dispersas, es imprescindible: en el servicio al cliente, nadie conoce y puede resolver mejor el problema que aquel que lo está viviendo.

La delegación, por tanto, debe ser un valor en alza a promover desde las empresas, como la cualificación y la coherencia son dos valores que tiene que cuidar el empleado si quiere tener éxito en la empresa. Al respecto, son relevantes dos noticias que publican estos días los medios: InfoJobs ha alcanzado un acuerdo de colaboración con el portal de empleo noruego Stavanger Aftenbad para reclutar hasta 5.000 ingenieros españoles dispuestos a trabajar en el sector petrolífero de Noruega; y tal como recoge Cinco Días, el buen profesional deberá vigilar su propia reputación haciendo buen uso de las redes sociales y evitando cualquier tipo de acción que al difundirse pudiera poner en riesgo su propia marca personal o la de la empresa (la consultora Silvia Forés explica que “los consultores en recursos humanos que nos dedicamos a selección de personal ya no solo pedimos referencias antes de contratar a alguien; ahora, además, no olvidamos nunca escribir el nombre del propio candidato en Google para que la red nos cuente quién es y a qué se dedica… por si acaso”).

Con empleados comprometidos, dentro de las dificultades competitivas existentes, el avance de la empresa resulta menos difícil cuando, por ejemplo, tiene que adecuar el precio a las nuevas expectativas y posibilidades de nuestros clientes. La gestión de la calidad y específicamente la mejora continua de los procesos, facilita la posibilidad de reducir precios manteniendo márgenes si somos capaces de simplificar los procesos productivos y, por tanto, reducir los costes de producción.

Este es el caso, por ejemplo, del sector juguetero, que ha reducido sus precios sobre un 5% para hacer frente a la caída de ventas en torno al 6% respecto a 2010, mucho menor que las caídas en otros sectores debido a que el juguete se conceptúa más como un instrumento educativo que como un artículo de lujo, en lo que es claramente un buen posicionamiento de un sector en el mercado.

Y terminamos con una noticia importante, hasta cierto punto sorprendente y creemos que poco favorable: según recogen algunos medios, el Banco de España aplaza la adjudicación de la CAM cuando todo parecía indicar que hoy era la fecha en que se iba a hacer público el nombre del comprador que casi se descontaba que era el Banco de Sabadell. Y aunque pueda haber razones de agenda del FROB –como apunta Cinco Días- o la necesidad de dar una solución global al sector –con bastantes más necesidades de saneamiento que las que presenta CAM- no es, en nuestra opinión, una buena noticia, ya que abre de nuevo todas las posibilidades o, al menos, los rumores: desde el mantenimiento en solitario – opción difícil a estas alturas- hasta el troceo de la entidad y su venta por partes –lo que resulta impensable y conceptualmente incompatible con la trayectoria histórica de la CAM, una entidad de fusiones y de búsqueda de sinergias en el sector-, la creación de un banco malo que recoja las partes más dañadas del sistema financiero, o la venta más adelante. En cualquier caso nos parece que con esto se prolonga una situación de incertidumbre que no beneficia en nada ni a los clientes, ni a los empleados, ni a la propia CAM, ni a la economía de nuestra provincia, cuyo principal instrumento financiero sigue sin un rumbo definido, ni a la imagen del sistema financiero español. Confiamos en que se trate solo de eso, de un aplazamiento puntual –o un error de interpretación y que aún hoy se adopte la decisión- que aporte de inmediato una solución que pase por mantener entero el banco CAM, solo (con absoluta garantía del Banco de España ante los clientes para que CAM recupere la vía de la normalidad), o integrado en una entidad que aporte esas mismas garantías y apoye de nuevo a todo el tejido productivo, a los emprendedores y a los clientes particulares, como ha sido siempre en el ámbito operativo tradicional de CAM.

¿PUEDE TWITTER SER UN BUEN CANAL DE COMUNICACIÓN CON MIS CLIENTES?

 

A estas alturas todos tenemos interiorizada una percepción, un sentimiento o una inquietud referente a las Redes Sociales: están aquí para quedarse y las empresas podemos utilizarlas para nuestro beneficio.

Ahora bien, aterrizar ese concepto dista de ser algo sencillo. Así que, vamos a concretar un poco más, nos vamos a arremangar, y nos vamos a poner manos a la obra a trabajar con nuestros clientes en una de las redes sociales de moda: Twitter

En un mensaje de apenas 140 caracteres la gente es capaz de sintetizar principios filosóficos, o simplemente comunicar a los demás qué está comiendo o, lo que más nos interesa, qué problema o qué duda quiere que nosotros, su proveedor, le resolvamos.

Bien, ya tenemos un perfil en Twitter, somos @miempresa, y empezamos a contar cosas mediante esos cortos mensajes.

Nuestros clientes nos ven y comienzan a seguirnos. Y por supuesto, empiezan a preguntarnos cosas, o a indicarnos una incidencia que han tenido con nuestro producto o nuestro servicio, y claro está, esperan respuesta.

Y la respuesta no puede demorarse. No vale que el compañero que sabe de informática cree el perfil y una vez a la semana lo visite para ver quién ha puesto algo y responderle.

Nuestro objetivo es crear comunidad en Twitter alrededor de nuestra marca, crear relaciones basadas en sentimientos positivos entre nosotros y nuestros clientes. Y para eso tenemos que mantener vivo nuestro perfil, dando constantes mensajes con contenido que pueda resultar de valor añadido para las personas que lo lean. Y por supuesto, muy atentos a cualquier mensaje de un cliente o de un futuro cliente hacia nosotros, para darle cumplida respuesta.

Un buen tweet debe ser:

  •  Conciso, el mensaje debe ser corto
  •  Interesante, competimos con millones de tweets
  •  Claro, no debe dar lugar a dobles interpretaciones
  •  Inclusivo, uso de primera persona del plural
  •  Distendido, tono fresco y sin formalidades
  •  No intrusivo, evitar que nos consideren spam

 

Vale, ya tengo una idea de cómo escribir un tweet, pero, ¿qué hago cuando un cliente me escribe un mensaje? Pues lo primero ha de ser clasificar la tipología de mensaje, que pueden ser:

 

  •  Inadecuados: Insultos, improperios, groseros, etc. Intentaremos ignorarlos. En general a los usuarios de Twitter no les gustan este tipo de mensajes. Si insiste, intentaremos desviarle hacia una conversación privada utilizando Direct Message (Una de las mejores utilidades de Twitter para una comunicación empresa/cliente)
  • Adecuados: Escritos de manera correcta, lo que no impide que puedan ser muy peligrosos para nuestra reputación. Estos mensajes se pueden, a su vez, clasificar en:
  • Sin Riesgo: Preguntas de información, “¿Dónde puedo comprar su producto?”, etc. Estas las contestamos en abierto con la información requerida.
  • Riesgo bajo: Opiniones, más o menos fundadas. Intentamos reconducir al cliente hacia una conversación privada utilizando Direct Message
  • Riesgo elevado: Opiniones y hechos que pueden dañar la reputación de la empresa. Inmediatamente reconducimos al cliente hacia una conversación privada.

 

Cuando dirigimos a un cliente que ha plasmado un mensaje de riesgo en nuestro perfil a una conversación privada, es posible que hayamos actuado como verdaderos desactivadores de bombas, puesto que en abierto, ante el resto de miembros de nuestra comunidad, hemos indicado que queremos ayudarle y que para eso necesitamos solicitarle una serie de datos que es mejor nos comunique en privado, con lo que plasmamos nuestro interés por nuestros clientes, y ya luego en privado seguro podemos encontrar una solución, que por supuesto hay que esforzarse en alcanzar.

Además, si ofrecemos a un cliente que queremos ayudarle y que para eso debemos mantener una conversación en privado, y éste sigue insistiendo mediante mensajes abiertos plasmando su opinión negativa, el resto de usuarios ya no valoran positivamente su actitud, puesto que la empresa se ha ofrecido para solucionar su problema, pero este usuario está empeñado tan solo en atacarnos, sin interesarle que se solucione su diatriba.

Hay casos de mucho éxito utilizando Twitter para atender clientes. Podemos mencionar a AXTEL, un proveedor de telecomunicaciones mexicano, que en un momento dado creó un perfil para dar asistencia técnica a sus clientes y puso a atenderlo a sus mejores técnicos (decenas de ellos). Transcurridos un par de meses les dijo a sus técnicos que abandonaran la atención de su perfil de Twitter, ¡porque los clientes entre ellos se solucionaban los problemas de una manera mucho más eficaz! Y sin que le costara un peso

A partir de ese momento AXTEL se ocupó de “ordenar las ideas” en su perfil, de forma que los clientes que sufran una incidencia tengan fácil encontrar la respuesta de otro cliente que la soluciona. Y sus clientes están encantados con el servicio.

Lo que sí tenemos que tener claro cuando abramos nuestro @miempresa, es para qué queremos estar en Twitter, y planteárnoslo como algo muy serio que hay que seguir, mimar y trabajar. Nuestra presencia en las redes sociales es una maratón. No va de esprintar, sino de ir construyendo comunidad alrededor de nuestra marca poco a poco, sin prisa, pero sin pausa.


Reflexión 1.12.11

“La integridad no es una cuestión baladí. El ser auténticos, la coherencia entre acciones y principios éticos, es indispensable para la sostenibilidad a largo plazo de cualquier sociedad. Actuar de forma íntegra produce satisfacción, reconocimiento, credibilidad, confianza y constituye también una clara ventaja competitiva. Desde mi experiencia profesional, la adopción de programas específicos de integridad y transparencia en las empresas es rentable, mejora la eficiencia y beneficia a todas las partes involucradas. Por eso, me gustaría animar a todos a comprobarlo”.

Francisco Belil, CEO de Siemens Suroeste de Europa.

LO QUE OCURRE HOY ALREDEDOR DE LAS EMPRESAS (Y DE LOS EMPRESARIOS). 1.12.11

Hoy hablamos de integridad, de cumplir con la palabra dada, de confianza sin la cual es imposible plantear relaciones a largo plazo. Relaciones sociales y, sobre todo, relaciones comerciales sólidas. Y esa confianza en las empresas está muy condicionada por la integridad de sus directivos que es muy importante siempre, pero especialmente en épocas de crisis, que no dejan de ser, lo hemos reiterado muchas veces, etapas en que la confianza se resquebraja: no nos creemos los precios, no confiamos en nuestro interlocutor, lo que ayer estaba muy claro, hoy se vuelve oscuro. Y en la desconfianza, los negocios se paran.

Algunos comportamientos poco explicables ocurridos en los últimos años con gran repercusión en los medios han extendido la hipótesis de que los directivos, en general, no son personas especialmente íntegras, y aunque esta es una conclusión muy precipitada que extiende a la categoría de general lo que son comportamientos puntuales, es cierto que esta imagen machaca la confianza y actúa como combustible a favor de la crisis, que es necesario corregir.

Sobre este tema trata un documento, “Integridad del Directivo. Argumentos, reflexiones y dilemas”, publicado recientemente por la Fundación CEDE, que ha tenido amplia repercusión en medios especializados, y que nos parece especialmente relevante. En opinión de la directora general de Esade, Eugenia Bieto, «conseguimos aproximarnos a la integridad cuando aquellos con los que nos relacionamos ven en nosotros una cierta congruencia entre lo que pensamos, lo que decimos y lo que hacemos»; esto en la práctica, agrega, es realmente difícil de conseguir, porque «cada incidente crítico, cada nueva situación, pone a prueba nuestras convicciones», según consta en el informe referido.

La integridad de los directivos es, por tanto, una condición necesaria para la evolución positiva de las empresas pero, claro, no es suficiente. Con nuestra gestión, tenemos que ser capaces de corregir los importantes problemas que pesan sobre nuestra economía.

Y uno de los principales problemas sigue siendo la situación del sector de la construcción y promoción inmobiliaria, que sigue sin arrancar y hemos reiterado muchas veces que de espaldas al sector, es prácticamente imposible que salgamos a corto/medio plazo.

Al respecto, las seis grandes inmobiliarias cotizadas, Colonial, Martinsa Fadesa, Metrovacesa, Reyal Urbis, Realia y Quabit solo han logrado cerrar 1.329 preventas durante los nueve primeros meses del año, muy alejadas, por tanto, de los años de boom inmobiliario. Y aunque se venden más viviendas tanto a través de inmobiliarias más pequeñas como desde los bancos, la realidad es que a este ritmo tardaríamos muchos años en reducir considerablemente el stock, lo que exige tomar medidas que faciliten la promoción, el crédito, el suelo y los precios razonables que dinamicen el sector de la vivienda.

Eso es lo que trata de hacer la Generalitat Valenciana con la creación de una comisión de trabajo con las Cámaras de Comercio y los colegios de registradores y notarios, con el objetivo de impulsar la venta de viviendas en Europa como vía para la reactivación de la actividad productiva y el empleo, según manifestaba ayer la Consellera de Infraestructuras, Territorio y Medio Ambiente.

Y como todos los días, aparecen ejemplos de internacionalización de empresas españolas que han entendido bien que ese sí es un camino para avanzar. Famosa se ha marcado el objetivo de que EEUU –donde ya ha abierto oficina-  ocupe el 25% de su cifra de negocios, sumándose así a los más de 50 países a los que exporta ya compañía. O la empresa CAF (Construcciones y Auxiliar de Ferrocarriles), que se ha adjudicado el contrato de suministro de 16 trenes para el metro de Bucarest por 100 millones de euros.

Terminamos con una buena noticia para la necesaria reactivación económica: El Banco Central Europeo (BCE), el Banco de Canadá, el Banco de Inglaterra (BoE), el Banco de Japón (BoJ), la Reserva Federal de EEUU y el Banco Nacional de Suiza han anunciado una serie de medidas coordinadas para garantizar el suministro de liquidez al sistema financiero global, lo que ha tenido un efecto inmediato en la bajada de la prima de riesgo que en el caso español se ha situado por debajo de los 400 puntos básicos. Es una medida que debe otorgar confianza a los mercados (la palabra mágica con la que iniciábamos el post) y facilitar el flujo del crédito tanto a particulares como a las empresas, que es una condición para la reactivación de la actividad empresarial y, por tanto, para avanzar por la senda de la normalización progresiva de la situación económica y social.