El salto digital, el paso necesario

VIDEO

  • Las pymes deben acometer los cambios para la nueva revolución económica
  • Las empresas aún van por delante de la Administración en este campo La tecnología ha de aportar un valor nuevo al producto

La adaptación de las empresas a la nueva economía es un paso aún por dar en gran parte de las empresas. Los expertos reunidos en la jornada sobre la digitalización, organizada por EL MUNDO y el Círculo de Economía de Alicante, apuntaron que la tecnología ya está al alcance y la capacidad para usarla también. El acto, bajo el lema Una oportunidad para el crecimiento de las organizaciones en la industria 4.0, se celebró en el Aula d’Innovació de la Universidad Miguel Hernández y fue patrocinado por Cajamar y AMG Interim Managers.

«España ha avanzado. El problema es que tenemos que dar el paso», apuntó Joaquín Escorza durante el inicio de la mesa redonda. El representante de AMG recalcó en diversas ocasiones que el estrés inicial que pueda suponer el cambio es temporal. Escorza añadió que es necesario que las compañías vean que el futuro será cambiante.

El directivo de Sistel, Manuel Cazorla, señaló que en la gran empresa se está más cerca, por inversión, de culminar ese proceso de cambio, mientras que a la pyme española le queda un largo recorrido. «La buena noticia es que la tecnología está disponible y no tiene un coste enorme», añadió, «es cuestión de querer hacerlo». Eso sí, apuntó que una cosa a corregir es la falta de estándares en esta nueva fase para lo que se ha denominado industria 4.0. En su opinión, los procesos fabriles se acabarán virtualizando de tal forma que se podrá elegir dónde crear una parte de un producto entre una diversa variedad de ofertas.

Fernando Guerrero fue el más contundente al señalar el trecho que queda por recorrer en este reto. «Cuanto más alto en la empresa, menos digital se es. En el consejo de administración, el consejero normal en España quiere el papel ¿cómo asumir la digitalización si no te crees lo digital?», afirmó el creador de SolidQ. Guerrero introdujo en el debate la labor a veces obstaculizadora de la Administración. Desde su experiencia como consultor dedicado al manejo de datos en grandes cantidades, el llamado Big Data, considera que «hay una serie de limitaciones que hoy en día no tienen sentido: ¿qué más me da que los datos estén en Amsterdam, Elche o Japón siempre que estén asegurados? Son artificios que no sé a quién benefician».

En la parte educativa, Fernando Borrás, vicerrector de Planificación de la UMH, recordó que la incorporación de estudiantes a las carreras de ciencias ha descendido un 15% y que las mujeres no están apostando por la digitalización. Para superar esa situación, desde la universidad ilicitana lanzaron la iniciativa Escola de Frikis, con la que imparten ciencias de computación a partir de los siete años «porque a esa edad no hay diferencias de género, esas llegan más tarde». Borrás señaló como fundamental la enseñanza desde la infancia en ciencias en programación, «porque en otros países se están poniendo y, si no nos ponemos, nuestros hijos no serán competitivos».

MUCHO POR HACER

Los ponentes coincidieron en que en el entorno de Alicante y Elche aún falta para estar totalmente preparados ante este proceso. Cazorla y Guerrero empezaron por algo que señalaron como básico, la infraestructura en comunicaciones. «Muchos polígonos no tienen ancho de banda suficiente», criticó el primero. El segundo puso como ejemplo la llegada de su sede a Albatera en 2004 y cómo las operadoras no entendían la necesidad de una mayor conexión.

Escorza apuntó que el lado positivo está en el tremendo interés que encuentra por querer superar la brecha digital. «Tenemos que ponernos las pilas y empujar porque tenemos el camino», añadió. En todo caso, concluyó, estos cambios «no vienen de la nada, no es un corte radical, es transitorio».

Guerrero y Borrás concluyeron hablando de la importancia de la formación en el sudeste español. El primero destacó la capacidad potencial de una zona con cuatro universidades: Alicante, Elche, Murcia y Cartagena, «un nido de talento increíble». Apeló a la climatología y la vivienda barata como factor de atracción en un futuro en el que «la industria que no requiere inmensas fábricas, cualquier europeo haría por venir siempre que tenga infraestructura para trabajar a distancia y talento suficiente».

Borrás cerró pidiendo un cambio al entender que «no tenemos funcionarios emprendedores». Así, a modo de solución, pidió que se quitara la prohibición a los profesores universitarios de participar en empresas porque «en el momento en que estimulen, cada uno movilizará a nuevos emprendedores».

SIGUE LEYENDO EL ARTÍCULO AQUÍ…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *