Reflexión 28.12.11

“Quien piense que sólo él es sabio,
elocuente, juicioso, por encima de los demás,
demuestra su vanidad.
Un hombre, aunque sabio, nunca debería avergonzarse
de aprender más, y de abrir su mente,
Joven como soy, si puedo dar consejo,
diría que sería mejor si los hombres nacieran
perfectos en sabiduría, pero faltando esto
(que falta con frecuencia) no puede ser deshonor
aprender de otros cuando hablan con sentido común”.

(en Antígona, de Sófocles)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *